¿Qué significa “diga el débil fuerte soy” en Joel 3:10?

Diga el débil fuerte soy, Joel 3:10. Hombre con las manos en el rostro preocupado

Diga el débil fuerte soy


Hay varios pasajes de las Escrituras que nos alientan a vernos fuertes en el Señor, incluido 2 Corintios 12:10: "Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte", pero en Joel 3:10 se nos dice también "diga el débil fuerte soy".

(También te puede interesar: Contradicciones en la Biblia)

Diga el débil fuerte soy, Joel 3:9–13, versículo:


"Proclamad esto entre las naciones, proclamad guerra, despertad a los valientes, acérquense, vengan todos los hombres de guerra. Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy. Juntaos y venid, naciones todas de alrededor, y congregaos; haz venir allí, oh Jehová, a tus fuertes. Despiértense las naciones, y suban al valle de Josafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor. Echad la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended, porque el lagar está lleno, rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos"

(También puedes leer: La mujer del flujo de sangre)

Diga el débil fuerte soy. Cuando pensamos en tener fuerza en la debilidad desde un punto de vista bíblico, nuestras mentes probablemente escuchan las palabras de Pablo en 2 Corintios 12:10: "...me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte"

Digo el débil fuerte soy (Joel 3:10), contexto


El pasaje de Joel (Diga el débil fuerte soy), aunque comparte un tema de fortaleza y debilidad, tiene un contexto muy diferente para que lo consideremos.

El pasaje de Joel es un llamado más corporativo que el escenario de Pablo. La proclamación de Joel tiene que ver con el Fin de los Tiempos y se trata de la obra del reino de Dios. Las palabras de Pablo, "diga el débil fuerte soy", son más personales y tienen una aplicación individual y cotidiana que está a la vista.

Si bien el pasaje de Joel, "diga débil fuerte soy", trata sobre misterios escatológicos que aún no se han entendido completamente, hay algunas cosas que tienen aplicaciones muy personales y presentes para que cada uno de nosotros tome en serio el pasaje.

Diga el débil fuerte soy, aplicación


1. Diga el débil fuerte soy, porque Dios llama a todos a su obra


Diga el débil fuerte soy. Este pasaje de Joel llama a todos, desde los más débiles hasta los más fuertes, desde los soldados hasta los agricultores, a cumplir la comisión de Dios y ocupar su lugar en Su historia.

(Puede que te interese: Para el que cree todo es posible)

Entonces, este pasaje nos desafía a mirar nuestras vidas y preguntarnos si estamos escuchando y prestando atención al llamado de Dios en nuestras vidas. 

2. Diga el débil fuerte soy, porque Dios nos llama a pelear nuestras batallas con todo el corazón


En este momento, la mayoría de nosotros no estamos llamados a pelear una batalla física, pero todos estamos llamados a “pelear la buena batalla” todos los días. Esta buena batalla implica pelear por la fe y las cosas de Dios y contra nuestras propias luchas personales con el pecado. Pablo se refiere varias veces a una lucha por/de fe (1 Timoteo 6:12; 2 Timoteo 4:7). Aun en debilidad debemos luchar, porque diga el débil fuerte soy.

Sobre el tema de la lucha contra el pecado, Jesús dijo que si nuestro ojo nos hizo pecar, más nos valdría quitarlo de nosotros (Marcos 9:47). Incluso tomado espiritual o metafóricamente, no hay malentendidos aquí. Jesús espera que eliminemos el pecado y las cosas que nos tientan a pecar (las cosas que aún no son pecado pero que podrían convertirse en pecado) con una severidad apasionada.

(También podría interesarte: Dios está contigo en los momentos difíciles)

En el valle de la decisión, diga el débil fuerte soy


Cuando el mundo se encuentra en el Valle de la Decisión (de Joel 3, lugar donde se nos dice diga el débil fuerte soy), la lucha es por los propósitos del reino de Dios. Cuando se produzca esa batalla, todas las herramientas se pondrán al servicio de Dios. Nada quedará sin usar. Ninguna persona y ninguna herramienta estarán sin una tarea en la batalla. 

De todo esto aprendemos que debemos hacer que nuestras pasiones se agiten de nuevo para llevarnos por completo a la batalla contra el pecado. Deberíamos preguntarnos: "¿Somos tan diligentes en nuestra vida diaria para usar todas las herramientas posibles para pelear las batallas contra el pecado y por la fe que tenemos frente a nosotros?"

Tal vez somos un poco tibios o fríos en cuanto a luchar contra el pecado. Un pasaje que nos habla sobre este asunto es Apocalipsis 3:15-16:

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. 

Diga el débil fuerte soy, estando enfocados, apasionados y fuertes buscando a Dios


Si bien abundan los debates sobre el fin de los tiempos, una cosa que es un tema absolutamente claro en la mayoría de los pasajes del fin de los tiempos es un llamado a estar enfocados, apasionados y fuertes en nuestra búsqueda del Señor y Su camino a medida que se acercan los días. Recuerda que para decir diga el débil fuerte soy hay que estar enfocado y apasionado.

Lo anterior, Pedro lo expresa en 2 Pedro 3:11-13. No podemos leer estos pasajes y no sentir el aliento del Espíritu en las páginas, flotando sobre nosotros en las palabras, tal como lo hizo sobre las aguas en la Creación. Estos pasajes nos conmueven y energizan nuestros corazones para ser soldados espirituales.

3. El llamado de Dios cuando nos sentimos débiles; pues diga el débil fuerte soy


La palabra en este pasaje de Joel acerca de los débiles diciendo que son “poderosos” es la misma palabra hebrea cuando el ángel llamó a Gedeón, a quien el Señor le dijo: “Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿Con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre” (Jueces 6:14-16). Es cuando Dios está con nosotros que podemos decir diga el débil fuerte soy.

(Podrías también visitar la sección de devocionales cristianos)

El Señor instruyó a Gedeón, quien se sentía el más pequeño de los más pequeños, pero diga el débil fuerte soy, para que fuera el héroe valiente del pueblo. Gedeón no solo lucharía para liberar a su pueblo, sino que también derribaría los ídolos de los dioses falsos que habían atrapado a su propia familia. 

A veces sentimos nuestra debilidad mas grande que la fuerza de Dios, pero diga el débil fuerte soy


Mientras luchamos para encontrar nuestros lugares y llamados en la historia de Dios, es fácil terminar escondiéndose como Gedeón cuando el Ángel lo llamó, pero recuerda que se nos dice diga el débil fuerte soy.

Es fácil sentirse atado por limitaciones circunstanciales, tal como los madianitas habían oprimido a los israelitas. Y sentir nuestra debilidad más grande que la fuerza de Dios. Sin embargo, al igual que Gedeón y Pablo, todos estamos llamados a vivir en la verdad de que cuando Dios nos llama a una tarea, nos fortalece para ello; por lo tanto, diga el débil fuerte soy.

(También te puede interesar: Muchas son las aflicciones del justo)

En el pasaje de Joel, diga el débil fuerte soy, los agricultores serán llamados a la batalla. En la antigüedad, los soldados y los agricultores eran dos extremos opuestos de la mano de obra y el mundo socioeconómico. Los soldados eran como deportistas de fútbol y los granjeros eran los niños del club de ajedrez.

Diga el débil fuerte soy, dejemos a un lado la visión de nosotros mismos


Lo que eso nos dice es que Dios requiere que dejemos de lado nuestra visión de nosotros mismos, tal vez incluso la visión que otras personas tienen de nosotros, y aceptemos Su definición de nosotros y Su llamado a nuestras vidas porque como nuestro Señor y Hacedor, Él es el único con derecho a definirnos. Él es quien nos insta y debemos tener presente las palabras "diga el débil fuerte soy".

Diga el débil fuerte soy, pero ¿Cómo podemos ser fuertes en nuestra debilidad?


A pesar de nuestras debilidades, diga el débil fuerte soy


¿Alguna vez se sentó en una entrevista en la que el jefe potencial le preguntó cuáles son sus debilidades? Es una pregunta de entrevista estándar; sin embargo, el entrevistador realmente no quiere saber cómo afectará negativamente a la empresa, sino si es lo suficientemente humilde como para reconocer las áreas que necesitan crecimiento y cómo planea rectificar esas áreas.

(También te puede interesar: Jesucristo calma la tempestad)

Vayamos a la palabra de Dios para encontrar la respuesta bíblica a una pregunta tan contradictoria.

2 Corintios 12:9-10 lo resume perfectamente: “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. Una vez más, a la luz de esta escritura, diga el débil fuerte soy.

Diga el débil fuerte soy, pero ¿Quién te define?


Detente y pregúntate ¿Quién o qué te define? Es decir, si tuvieras que preguntarte algo por lo que la gente te conoce y de lo que te enorgulleces, ¿Cuál sería? ¿Es tu título de trabajo o tu cartera financiera? ¿Qué tal tus niños? ¿Tu destreza atlética, tal vez? ¿O es Jesús, el Mesías, el Salvador y amante de tu alma?

(Puede que te interese: Instruye al niño en su camino)

Diga el débil fuerte soy, deja de enfocarte en tus fortalezas, pues de Dios depende todo 


Si estamos tan enfocados en nuestras fortalezas, corremos el riesgo de ser cegados por el orgullo. Eso puede resultar en una mentalidad autosuficiente. Entonces, ¿Por qué necesitaríamos siquiera al Salvador? Pablo se dio cuenta de que donde abundan las debilidades, hay espacio para que el Espíritu de Dios nos acerque a Jesucristo; pues diga el débil fuerte soy; sin embargo, en la cultura de la iglesia de hoy, vemos a aquellos entusiastas con fortaleza mental siendo elogiados como superiores.

Hoy en día, demasiados cristianos inmaduros están siendo apartados de la sólida enseñanza bíblica para perseguir a los líderes que promueven la herejía de la salud y la riqueza como evangelio. Estos líderes, o lobos, pueden tener más éxito según los estándares del mundo: encantadores, elocuentes, ricos, encajando tan perfectamente en el mundo que no se pueden diferenciar, pero ¿Es así como vivió Jesús? ¿Es eso lo que enseñó?...

El apóstol Pablo sabía que jactarse de sí mismo era una tontería, así que cuando llegó el momento de ofrecer las credenciales de su apostolado, presentó un extenso resumen de las debilidades circunstanciales que había soportado a manos de la oposición por causa de Cristo (2 Corintios 11:23-30); sin embargo, también dijo diga el débil fuerte soy, porque el poder de Dios se perfecciona en la debilidad.

Todos tenemos debilidades humanas, pero diga el débil fuerte soy


Más adelante en 2 Corintios 12:7, vemos que incluso recibió un “aguijón en la carne” que el Señor no le quitó. Si fue físico, mental o un adversario externo que provocó un dolor molesto similar al de una espina literal dentro de la carne, no lo sabemos. El punto de Pablo fue conectar que todos tenemos debilidad humana y experimentaremos una variedad de sufrimiento; por lo tanto, gloriarse en cualquier cosa que no sea Jesús es, en esencia, necedad y pecado de orgullo. Debemos mejor aprender a decir diga el débil fuerte soy, pero buscando la presencia y respaldo de Dios.

(Podría interesarte: Dones del Espíritu Santo)

Ser fuertes en nuestras debilidades, porque diga el débil fuerte soy


"Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas" (2 Corintios 4:17-18).

Una vida entregada a Cristo no va a ser fácil. Se requiere disciplina y sacrificio, pero amigos no hay mayor alegría que vivir totalmente amados y salvados por Jesús. Entonces, ¿Cómo podemos ser fuertes en nuestras debilidades?

Diga el débil fuerte soy, solo Jesús puede darnos esa fortaleza en nuestra debilidad


La respuesta es: cuando soy débil, Jesús es fuerte en mí. Si soy fuerte en mí mismo, entonces no he dejado espacio para que Jesús actúe. Revienta esa burbuja de orgullo y haz espacio para el Rey de Reyes y Señor de Señores, dale la gloria y el honor en todas las cosas porque sin Él no somos nada. Se nos dice diga el débil fuerte soy, pero solamente lo podemos lograr teniendo a Jesús dentro de nosotros.

Diga el débil fuerte soy, porque cuando más frágiles somos más dependemos de Dios


Los cristianos deben confiar más en Dios en los aspectos de sus vidas donde son más frágiles o donde experimentan más sufrimiento. El poder de Dios nunca es más persuasivo que cuando un punto de vista humano no da una respuesta sobre cómo superar lo que nos desafía.

(Podría también interesarte: Prédicas Cristianas)

En lo que puede parecer una manera inversa, los cristianos que ponen su confianza en Dios son más impresionantes que cuando son autosuficientes. El poder de Dios es mucho más efectivo que cuando estamos solos.

Diga el débil fuerte soy, porque su poder se perfecciona en la debilidad


Cuando nos vemos a nosotros mismos como poderosos en nuestras propias capacidades o en nuestros bienes, nos sentimos tentados a administrar el trabajo de Dios solos, y eso hace que se instale el orgullo. Sin embargo, cuando somos deficientes y débiles, y permitimos que Dios nos use inculcando dentro de nosotros su poder, entonces, en ese momento, somos más poderosos de lo que seríamos si estuviéramos solos; pues diga el débil fuerte soy, pero buscando a Dios para inculcar ese poder y fortaleza dentro de nosotros.

Dios no quiere que seamos frágiles, indiferentes o ineficaces. La vida proporciona suficientes disuasivos y dificultades sin que nosotros los generemos. En el momento en que los obstáculos aparecen a la vista, debemos confiar en Dios. Su poder es lo que nos hace productivos para él. 

(Puedes también ir a la sección de Devocionales Cristianos)

Diga el débil fuerte soy, pues la fuerza de Dios se perfecciona en nuestras faltas


La fuerza de Dios se perfecciona en nuestras faltas. Es en nuestras faltas o debilidades donde se perfecciona el poder de Dios y por lo cual se dice diga el débil fuerte soy. En consecuencia, la gracia de Dios se muestra y se amplifica. En el momento en que somos frágiles en nosotros mismos, tenemos fortaleza en la gracia de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Cuando sentimos que somos impotentes en nosotros mismos, debemos ir a Cristo y recibir fuerza de él. Al hacerlo, podemos participar de la gracia y la fuerza provistas por lo Divino.

Diga el débil fuerte soy...fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza


"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo" (Efesios 6:10-11).

Debemos confiar en el poder de Dios, pues diga el débil fuerte soy


Mientras seguimos a Cristo durante nuestro caminar en esta vida, lucharemos contra los poderes malignos de este mundo. Para resistir los ataques de estas detestables criaturas, no debemos confiar en nuestras propias fuerzas, sino que debemos confiar en el poder de Dios para triunfar y tener la victoria en la guerra de la vida.


El coraje y la fuerza espiritual son lo que se necesita para soportar los sufrimientos espirituales de las batallas que enfrentaremos. Nuestro coraje y fuerza vienen del Señor. “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” (Salmo 46:1).

Diga el débil fuerte soy, porque nuestro Dios es nuestro refugio y fortaleza


Dios es nuestro refugio... Diga el débil fuerte soy


La palabra refugio viene de una palabra hebrea que implica cobijo. Hoy en día refugio se aplica con frecuencia a estructuras que brindan seguridad contra cosas como el clima, eventos naturales catastróficos o ataques de un enemigo. Dios ha proporcionado refugio a los hijos de Israel en numerosas ocasiones y, al hacerlo, demostró que Él era el fundamento de su refugio.

Diga el débil fuerte soy, pues Él es nuestro pronto auxilio en las tribulaciones


La expresión “nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” también podría significar que Dios es digno de confianza, alguien con quien podemos contar, porque Jehová tu Dios no te dejará, no te desamparará (Deuteronomio 31:6). Porque él ha dicho: Nunca te dejaré, ni te desampararé (Hebreos 13:5). Y con un Dios que jamás nos deja y desampara podemos decir diga el débil fuerte soy, porque nuestro Dios está con nosotros. Y si Dios con nosotros ¿Quién contra nosotros?

(Puede que también te interese: El principio de la sabiduría)

Lleva tiempo practicar, estudiar, orar y deleitarse con la Palabra de Dios. A medida que el nuevo cristiano, como cualquier cristiano, permanece en la Palabra de Dios, él o ella se vuelve más fuerte en su fe. La obra de Cristo se hace más evidente. Podemos decir con mayor seguridad diga el débil fuerte soy.

De Dios viene la verdadera fortaleza... Diga el débil fuerte soy


Cuando demostramos que por nuestra cuenta no podemos lograr tanto como pensamos, y demostramos que se necesita confiar plenamente en Dios, nuestra debilidad se ve eclipsada por la fuerza del Señor. Sólo en Cristo soy fuerte, no en nada de lo que hago, sino en Él. De Dios viene la verdadera fuerza, por lo tanto, diga el débil fuerte soy.