EL ALTAR DEL INCIENSO DEL TABERNÁCULO DE MOISÉS

El altar del incienso del tabernáculo de Moisés

El altar del incienso, uno de los objetos sagrados en el lugar santo


El último de los objetos sagrados en el Lugar Santo del tabernáculo de Moisés fue el Altar del Incienso, descrito en Éxodo 30. El Altar del Incienso fue construido con madera de acacia. Éxodo 30:2 describe sus dimensiones.

(Te puede interesar: Para el que cree todo es posible)

"Su longitud será de un codo, y su anchura de un codo; será cuadrado, y su altura de dos codos; y sus cuernos serán parte del mismo".

El altar del incienso recubierto de oro puro


El Altar del Incienso también estaba recubierto de oro puro, incluidos los cuatro cuernos en cada esquina. El altar del incienso también debía tener una "moldura alrededor" de oro. El Altar del Incienso tenía, pues, 1,5 pies de largo por 1,5 pies de ancho por 3 pies de alto. Se desconoce su forma exacta, sin embargo, el altar del incienso poseía cuatro cuernos y anillos para los postes utilizados para transportarlo.

Ubicación del altar del incienso


El versículo 6 de Éxodo 30 , describe el lugar del altar del incienso dentro del tabernáculo de Moisés:

"Y lo pondrás delante del velo que está junto al arca del testimonio, delante del propiciatorio que está sobre el testimonio, donde me encontraré contigo".

El Altar del Incienso se colocó en medio del muro occidental del Lugar Santo del tabernáculo de Moisés. El muro occidental del Lugar Santo fue creado por el velo que colgaba y separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo, donde estaba "el propiciatorio que está sobre el arca del testimonio". Cuando uno entraba en el tabernáculo de Moisés, el Altar del Incienso habría estado directamente enfrente, apoyado contra el velo.

Instrucciones específicas sobre el altar del incienso


Al igual que con el tabernáculo de Moisés en general, Dios dio instrucciones específicas sobre el Altar de oro del incienso. Lo que es fascinante es que la Biblia también registra un ejemplo de Israel violando un mandato específico que Dios le dio a Moisés con respecto al Altar. El incienso que quemó Israel cumplió varias funciones. La función práctica era enmascarar el olor que surgía de todos los sacrificios.


El tabernáculo de Moisés fue establecido como un sistema que le permitía a Dios habitar entre su pueblo. Se requerían sacrificios de animales a diario por varias razones diferentes. En el Día de la Expiación, los sacrificios duraron continuamente durante todo el día. El olor asociado con la sangre y los cadáveres de estos animales debe haber sido muy fuerte. El incienso sirvió para aliviar el olor.

El incienso del altar representaba las oraciones del pueblo de Dios


Representaba simbólicamente las oraciones del pueblo de Dios. El incienso del Altar de Incienso de Oro produjo un aroma agradable al Señor. El rey David escribió sobre sus oraciones como incienso en el Salmo 141:2 "Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde".

En el Nuevo Testamento, las oraciones también se representan como incienso. Apocalipsis 5:8 lo describe de la siguiente manera:

"Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos".

(Podría interesarte: Preguntad por las sendas antiguas)

El altar del incienso, su humo representaba las oraciones del pueblo de Dios


Este incienso, por tanto, cumplió una función sumamente importante. Su humo representaba las oraciones del pueblo de Dios que ascendió a Su trono. Por lo tanto, Aarón y sus hijos debían quemar incienso durante todo el día, como se describe en Éxodo 30:7-8:

"Y Aarón quemará incienso aromático sobre él; cada mañana cuando aliste las lámparas lo quemará. Y cuando Aarón encienda las lámparas al anochecer, quemará el incienso; rito perpetuo delante de Jehová por vuestras generaciones"

QUEMAR INCIENSO EN EL ALTAR DEL INCIENSO ERA EL PRIVILEGIO DE AARÓN Y SUS DESCENDIENTES


No se debía quemar incienso extraño en el altar del incienso


Quemar incienso fue el honor y privilegio especial que se le dio a Aarón y sus descendientes. Como tal, debían mantener el incienso encendido al menos dos veces al día como lo describe la Escritura. Sin embargo, debía haber un incienso específico que debía quemarse. Cualquier otro incienso cayó bajo una terrible advertencia dada en el versículo nueve de Éxodo 30:

"No ofreceréis sobre él incienso extraño, ni holocausto, ni ofrenda; ni tampoco derramaréis sobre él libación".

No se profundiza en la naturaleza exacta del "incienso extraño" . La palabra hebrea traducida como extraño es Zuwr (pronunciado zoor ), y significa apartarse, ser un extranjero, extraño, profano. En algunos casos se usa para denotar adulterio. 

(Quizás podría interesarte: Dios pelea mis batallas)

Más evidencia de en qué consistía el "incienso extraño" puede desprenderse del conocimiento de lo que no es. El Señor le dio a Moisés ingredientes específicos con los que se haría el incienso usado en el tabernáculo de Moisés.

Incienso puro según Éxodo 30:34-38


Éxodo 30:34-38 entra en gran detalle sobre de qué estaba hecho este incienso. Los ingredientes específicos mencionados se encuentran en el versículo 34. Este versículo nombra "especias aromáticas, estacte y uña aromática y gálbano aromático e incienso puro..."; sin embargo, la Biblia no dice nada en cuanto a la porción exacta de cada uso.

El incienso del altar, un perfume bien mezclado, puro y santo


Incienso puro, bien mezclado, santo


La Escritura dice que el incienso debía ser hecho "un perfume según el arte del perfumador, bien mezclado, puro y santo". La santidad está íntimamente asociada con todo en el tabernáculo de Moisés. Dios es Santo, por eso Su Casa también debía ser Santa. 

Dios instruye a Moisés a batir la sustancia en un producto muy fino para usarlo como incienso ante el Señor. Dios es específico, el incienso debe usarse solo en el tabernáculo de Moisés. La Escritura advierte que cualquiera de las personas que intente hacer la mezcla para su uso personal "será separado de su pueblo" .

Curiosamente, la Biblia da un ejemplo de desobediencia a los mandamientos relacionados con el Altar de oro del incienso dentro del Tabernáculo de Moisés. Como solo Aarón y sus parientes podían servir en el tabernáculo de Moisés, el incidente involucra a su familia. Dos hijos de Aarón, Nadab y Abiú, fueron declarados culpables por el Señor por violar sus mandamientos de Levítico 10, el versículo uno registra su transgresión contra Dios en el tabernáculo de Moisés:

"Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó".

La palabra inglesa extraña se traduce de la misma palabra hebrea discutida anteriormente. Cualquiera que fuera el fuego extraño, está claro que el Señor no lo había ordenado. Por lo tanto, parecería que los dos estaban a la altura de su propia agenda, en lugar de la de Dios. Sin embargo, como la Escritura guarda silencio en cuanto a la naturaleza y la razón de su transgresión, es mejor no especular demasiado, pero también hay que considerar las intenciones y que fue algo que Dios no les mandó.

Para poder servir dentro del tabernáculo de Moisés, y más tarde en el Templo de Jerusalén, la obediencia y la pureza de corazón eran una necesidad de los sacerdotes. Dios descubrió que Nadab y Abiú faltaban, y aunque su castigo puede parecer duro para la sensibilidad moderna, debe tenerse en cuenta que el juicio de Dios siempre triunfa sobre el hombre. El versículo dos registra su destino al decir: "Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová".

Esto incluso claramente tuvo lugar dentro del Lugar Santo del tabernáculo de Moisés. La Presencia de Dios descansaba justo al otro lado del velo, que separaba el Altar del Arca. Sin embargo, Dios manifestó Su fuego, su efecto fue fatal para Nadab y Abiú cuando fueron consumidos. 

El mensaje de Dios a los israelitas en esta primera parte de su pacto con Él era que la obediencia tenía que ser absoluta. La obediencia a Dios era un problema grave y, como tal, requería graves consecuencias por la transgresión.


La quema de incienso se trasladó al Nuevo Testamento y al culto del Templo en Jerusalén. Un claro ejemplo tanto de la práctica de quemar incienso como de la asociación con la oración se ve en los Evangelios. Lucas 1:10 describe la práctica, iluminando el hecho de que un tiempo específico durante el día fue reservado para la ofrenda del incienso: "Y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora del incienso"

El tabernáculo de Moisés dominó la vida de los antiguos israelitas a lo largo del Antiguo Testamento. Esta tradición dio origen al sistema de adoración del Templo, como se ve en las descripciones de la vida del Nuevo Testamento en la Canaán del siglo I d.C., y las narraciones de Jesús en Jerusalén. 

Lucas demuestra cuánta vida en el Nuevo Testamento también giraba en torno al Templo de Jerusalén. Se asignaron horas específicas del día para ciertas oraciones y ofrendas. Todo esto se remonta a su origen en el tabernáculo de Moisés.

EL ALTAR DE INCIENSO Y SU SIGNIFICADO


Recordemos siempre hacer lectura de Éxodo 30:1-7, 34-38; 37:25-28. 

El altar del Incienso es un tipo de Cristo


El Altar dorado de Incienso es un tipo de Cristo como nuestro intercesor (Juan 171-26; Hebreos 7:25).

A. Los materiales y la construcción del Altar de Incienso:


1. El altar del incienso fue hecho de madera de acacia y cubierto con oro (Éxodo 30:1-3). Otra vez vemos la humanidad de Cristo (la madera) y Su pura Divinidad (el oro).

a. Otra vez vemos al “Varón de dolores” “desechado y despreciado entre los hombres” (la madera) glorificado (oro) en el poder del Espíritu (I Corintios 1:18; 1 Pedro 1:11).

2. La altura del altar del incienso (Éxodo 30:2), fue hecho de dos codos de altura, medio codo mas alto que cualquier otro mueble en el Tabernáculo.

(Podría interesarte: La armadura de Dios)

a. La altura del altar del incienso habla de Cristo “exaltado a lo sumo” para ser la cabeza de un pueblo nuevo (Efesios 1:20-23; Colosenses 2:9-10).

3. La ubicación del altar del incienso (Éxodo 30:6; 40:5). El altar de incienso fue ubicado delante del velo, directamente delante del propiciatorio en el Lugar Santo.

a. El altar del incienso estaba cerca del Lugar de reunión. En nuestra oración estamos cerca al lugar de reunión con Dios en nuestra vida espiritual. Estamos tan cerca como es posible sin ser como Él y verle a Él tal como Él es.

(1) El incienso (oración) habla de Cristo como nuestro medio de acceso al Padre, como hijos (Juan 14:6; Efesios 2:18; Hebreos 9:24).

4. Las varas del altar del incienso (Éxodo 30:4). Habían dos anillos y varas para llevar el altar. Formaron una parte del altar del incienso y por lo tanto siempre estaban junto con el altar.

a. Las varas del altar del incienso representan nuestro privilegio continuo como creyentes de venir a Dios para Su ayuda en el tiempo de necesidad (Hebreos 4:16).

b. Le tenemos a Él siempre presente para levantarnos por Su Espíritu, así como las varas estaban siempre con el altar como instrumentos para levantarlo (Mateo 28:18-20; Hebreos 13:5-6).

5. Los cuernos del altar del incienso. Había un cuerno en cada esquina superior hechos de oro y fueron rociados con sangre una vez cada año para expiación (Éxodo 30:10).

a. Los cuernos del altar del incienso hablan del valor de la sangre y el poder para perdonar a través de la intercesión (lea 1 Reyes 1:50).

(Quizás te interese leer: En Cristo somos más que vencedores)

b. Como los cuernos del altar del incienso fueron rociados con sangre una vez cada año, así las heridas de Jesús están siempre a la vista de Dios en esta era del evangelio (Apocalipsis 5:6).

c. La intercesión por el pecado es perpetua y poderosa porque Él “permanece para siempre” (Hebreos 7:25). Siendo que la muerte no podía y no le venció, Su intercesión es perpetua.

B. El significado del Altar de Oro, el altar del incienso:


1. El Altar habla del único medio de comunicarnos con Dios, i.e., por la oración. 


El altar fue el lugar donde se encontraron con Dios (Éxodo 30:6), el único medio de comunicación con Dios por la oración. 

a. Se habla de las oraciones como semejantes al incienso en la Palabra de Dios (Salmos 14:1:2; Apocalipsis 5:8; 8:3-4).

b. El altar estuvo delante del Señor. La oración nos trae ante el Señor en el Espíritu que mora adentro (Mateo 6:6; Hechos 4:24).

c. La oración es eficaz sólo cuando es ofrecida en el nombre de Jesús (Juan 14:13-14; 16:24).

d. Significa más que la frase “pedimos en el nombre de Jesús.” Permanecer en El y obedecer son vitales y necesarios (Juan 15:7). Recordemos que Dios no oye a los pecadores (Juan 9:31).

2. La oración tiene que ser acompañada por la pureza (1 Timoteo 2:8).


C. El incienso en el altar. 


El Incienso aromático fue ofrecido sobre el altar diariamente por el Sumo Sacerdote (Éxodo 30:7-8).

1. Fue un tipo de Cristo en oración por los que creen en El (Juan 17:9,15, 20).

2. El incienso fue un incienso perpetuo ante el Señor (Éxodo 30:7-8). Fue ofrecido cada mañana y cada noche y muestra que la oración y alabanza deben ser ofrecidos perpetuamente.

3. Tenían que pasar el altar con su incienso para llegar adentro del Lugar Santísimo en la presencia de Dios. Para entrar en la presencia de Dios ahora, hay que acercarse con alabanzas y acción de gracias (Salmos 100:4).

(Podría interesarte visitar la sección de Estudios Bíblicos)

LOS INGREDIENTES DEL INCIENSO (ÉXODO 30:34-38).


a. “Estacte” para el incienso 


El estacte, según un autor, esta especie era obtenida de un árbol en los montes de Gilead y corría del árbol sin traspasarlo. Es un tipo de la oración espontánea y alabanzas continuas a Dios:

(1) La necesidad extrema impulsa la oración voluntaria (Hechos 12:5).
(2) La plenitud del Espíritu produce la oración y alabanzas espontáneas (Efesios 5:18-19).

b. “Uña aromática” para el incienso 


Según algunos escritores, la uña aromática para el incienso, es una especie tomada de un cangrejo del Mar Rojo que emitía perfume. La oración verdadera tiene que ser eficaz y ferviente, “de la profundidad” del corazón.

c. “Gálbano aromático.” 


El Gálbano aromático para el incienso del altar era obtenido de una zarza que crecía en las montañas de Siria. Llegaba a una altura de casi tres metros y tenía hojas en cada nudillo, de las cuales, si eran quebradas, emitía un jugo de color crema que era grasoso y resistente. 

La oración viene de un corazón quebrantado y contrito y es inspirada por el Espíritu Santo (Salmos 51:17; Romanos 8:26-27). (Estos tres ingredientes hablan de la oración y adoración y el siguiente habla del Espíritu en el cual son cumplidos).

(También te puede interesar: Un corazón Contrito y humillado)

d. Incienso Puro.” 


El incienso puro del altar se distingue del incienso compuesto de los cuatro ingredientes. Algunos piensan que fue obtenido al hacer pequeños cortes en un cierto arbolito en la tarde y la goma salía durante la noche. Cristo, al ser inmolado, ahora nos ayuda en oración para interceder por nosotros con gemidos indecibles (Romanos 8:26).

(También podría interesarte la sección de Prédicas Escritas)

Tomaron de cada uno en igual peso (Éxodo 30:34) y molieron parte de él en polvo fino (versículo 36). Habla de las proporciones perfectas de todas las perfecciones de Cristo.