Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS


¿POR QUÉ FUE TAN IMPORTANTE LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS?

La transfiguración de Jesús y la aparición de Moisés y Elías

La transfiguración de Jesús, Lucas 9:28-36)


Una de las doctrinas de las sagradas escrituras es que Jesús es Dios manifestado en carne. Durante la mayor parte de su ministerio en la Tierra, parecía ser un un hombre normal. ¿Cómo sabríamos que él era diferente si estuviéramos allí con él antes de que fuera crucificado?

(También podría interesarte: Las 7 palabras de Jesús en la Cruz)

Por un lado, estaban los milagros que Jesús realizó. Estos son fuertes indicadores de la identidad de Jesús. Sin embargo, hubo un evento que estuvo fuera de de lo normal para un hombre común y corriente. Cualquiera que lo viera no habría podido negar que algo divino estaba pasando con Jesús de Nazaret. Ese evento fue llamado la Transfiguración de Jesús.

En él, Jesús, presenciado por sus amigos más cercanos, se transformó de un hombre normal a un ser que emanaba una luz blanca intensa que también estaba hablando con dos de las principales figuras del judaísmo antiguo, Moisés y Elías.

HEMOS OÍDO DE LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS PERO ¿QUÉ SIGNIFICA TRNSFIGURACIÓN?


La transfiguración significa cambio de forma


Una transfiguración es cuando algo cambia de manera muy notable, generalmente de un estado inferior a un estado mucho mayor. De los pasajes que discuten el evento de la Transfiguración de Jesús, dos de ellos (Mateo 17:2 y Marcos 9:2) usan la palabra griega koiné “metamorphoo”, que significa cambiar de una forma a otra. Es de donde obtenemos la palabra "metamorfosis".

(Puede que te interese: La historia de Barrabás y Jesús)

Para darle una idea de cuán completo es el cambio, esta es la palabra que usan los científicos para describir el proceso que convierte a una oruga en mariposa. Las otras dos instancias de esta palabra en el Nuevo Testamento normalmente la traducen como “transformar”.

Todo sobre este evento, la transfiguración de Jesús, había sido sorprendente. El cambio completo, el poder evidente que emana de Jesús, el encuentro con Moisés y Elías, y la voz del cielo. La transfiguración de Jesús fue un evento absolutamente sobrenatural sin otro origen posible que Dios.

La transfiguración de Jesús nos recuerda el rostro resplandeciente de Moisés


Comprender el contexto bíblico es difícil sin ciertas normas culturales. Todas las versiones comparten que este evento comenzó cuando Jesús llevó a sus discípulos más cercanos a una montaña para orar, entonces Jesús se transfiguró y vieron a Moisés y Elías conversando con él

Randal Niles observa que las señales culturales se inclinan hacia el momento en que Moisés desciende de la montaña después de recibir los diez mandamientos. Moisés había estado en un contacto tan intenso con la presencia de Dios que irradiaba luz al descender del monte Sinaí (Éxodo 34:29-35).

(También puedes leer: La ascensión de Jesús)

La respuesta de Pedro nos da una pista sobre esto. Al ver la transfiguración de Jesús, Pedro le dice que deben construir “tabernáculos” o enramadas, uno para cada figura que habían visto. Una de las cosas para las que Moisés recibió instrucciones en su tiempo con Dios fue sobre construir el Tabernáculo, una tienda para la adoración de Yahweh mientras el pueblo hebreo viajaba por el desierto. 

Pedro solo estaba tratando de responder de una manera que pensó que era apropiada para el momento, y su único marco de referencia para una entidad que emanaba luz sagrada, como en la transfiguración de Jesús, habría sido la historia de Moisés bajando de la montaña.

En el tiempo de Jesús había religiones reclamaron momentos de transfiguración para sus figuras fundadores de su religión; sin embargo, debido al lenguaje específico incluido en el evento bíblico, los lectores judíos se habrían centrado en los claros paralelos entre la transfiguración de Jesús y el evento similar que le sucedió a Moisés, cuando su rostro resplandecía después de que hubo hablado con Dios (Éxodo 34:29-35).

El asunto de la transfiguración se originó en la cultura hebrea, pero encontró un público comprensivo en la cultura grecorromana que contaba con héroes transfigurados de otras religiones.

¿DÓNDE SE REGISTRA LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS EN LA BIBLIA?


Los evangelios sinópticos son Mateo, Marcos y Lucas. Se denominan así porque comparten muchos hechos comunes, aunque desde diferentes perspectivas. Todos los evangelios sinópticos tienen una versión de la Transfiguración de Jesús (Mateo 17:1-8; Marcos 9:2-8; Lucas 9:28-36).

Como la transfiguración de Jesús aparece en tres de los relatos de los testimonios del Evangelio,  y Pedro lo menciona en una de sus cartas (2 Pedro 1:16-18), la transfiguración de Jesús es claramente un evento muy importante

Debido a que la mayoría de los cristianos de hoy son gentiles y no culturalmente judíos, perdemos la importancia del momento de la transfiguración de Jesús. Por extraño que parezca, Juan no registró la transfiguración de Jesús en su relato del evangelio a pesar de que estuvo presente.

Patrones que nos brindan un contexto sobre la transfiguración de Jesús


A menudo hay patrones interesantes que ocurren en la Biblia que nos brindan contexto. Esto nos puede decir cosas importantes sobre un evento como la Transfiguración de Jesús. Si lees los tres relatos, este evento ocurre en algún momento después de un milagro de alimentación masiva, después de que Pedro confiesa que Jesús es el Cristo, después de que Jesús predice su muerte/ resurrección, y antes de que Jesús libere a un niño de un demonio. Todo esto ocurre en las tres versiones del Evangelio sinóptico sobre la transfiguración de Jesús.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos Cristianos)

Los eventos de este patrón caen en una categoría: Todas estas fueron cosas que solo Dios pudo lograr o causar. Los escritores de los Evangelios estaban proporcionando evidencia que respaldaba que Jesús era quien decía que era.

En cuanto a cuándo ocurrió la transfiguración de Jesús, la mayoría de las fuentes de la línea de tiempo lo ubican a fines de la primavera o principios del verano de su segundo año completo en el ministerio (30 d.C.).

¿QUÉ PASÓ EN LA TRANSFIGURACIÓN DE JEÚS?


Una versión condensada de la Transfiguración de Jesús se vería así: Jesús y sus discípulos habrían estado en un tiempo de ministerio muy activo. Habrían estado ocurriendo muchos milagros e interacciones públicas. Como era su costumbre, Jesús llevó a sus discípulos a una montaña a orar. Probablemente asumieron que este era uno de sus actividades normales y que no iba a pasar mucho.

Sin embargo, cuando llegaron al lugar donde ocurrió la transfiguración, Jesús comenzó a cambiar su apariencia. Su ropa se volvió deslumbrantemente blanca y su apariencia cambió. Cuando Jesús se transfiguró, aparecieron Moisés y Elías y tuvieron una conversación con Jesús, cuyo contenido completo no está registrado, solamente se menciona que "...hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén" (Lucas 9:31). 


Pedro siempre fue una persona de rápida acción y respuesta. Este momento fue sorprendente y dijo que necesitaban construir un tabernáculo para cada personaje del diálogo de la transfiguración de Jesús. Entonces se escuchó una voz del cielo diciendo "este es mi Hijo amado; a él oíd"

Moisés y Elías, en la transfiguración de Jesús, representan la ley y los profetas


Moisés y Elías tienen un propósito deliberado en esta narración. El maestro y comentarista bíblico Don Stewart comparte que Moisés representa la Ley que Dios le dio al pueblo hebreo en su reunión en el Monte Sinaí. Elías representa los profetas. Dios intervino al final de la vida de Moisés y Elías; Él mismo enterró a Moisés y se llevó a Elías en un carro de fuego mientras aún vivía.

Debido a las intervenciones divinas de Dios con Moisés y Elías, el pueblo judío creía que tanto Moisés como Elías regresarían cuando ocurriera el fin de la era. La narración de Mateo del evento incluye una pista sobre la conexión, al menos para Elías. Aquí Jesús comparte que Juan el Bautista era el Elías que regresó y su mensaje de arrepentimiento no solo no fue escuchado, sino que Juan había sido asesinado (Mateo 17:9-13). Esta es la señal de que el fin de la era estaba sobre ellos según la tradición judía.

(Podría interesarte: Escatología Bíblica)

Otra idea con respecto a lo que estaba sucediendo en la Transfiguración es compartida por Matthew Kent. Nos pide que recordemos que Moisés y Elías fueron las únicas dos personas en el Antiguo Testamento que experimentaron y vieron toda la gloria de Dios, ambos en el Monte Sinaí (Éxodo 33:18-23) (1 Reyes 19:9-13). En ambos encuentros, a Moisés y Elías se les impidió ver el rostro de Dios. En la transfiguración de Jesús habrían llegado a ver el rostro de Dios en Jesús por primera vez.

Lo que significa Moisés y Elías en la transfiguración de Jesús


Este es un hermoso momento de cierre que representa a Jesús como el cumplimiento de la Ley y los Profetas.

Moisés y Elías están representando la ley y los profetas respectivamente. La voz de Dios que se escuchó en el cielo diciendo "a Él oíd" significa que la ley y los profetas tienen que cederle el paso a Jesucristo. Jesús es es nuevo camino vivo que vino a reemplazar el antiguo. Jesucristo es el cumplimento de la ley y de las profecías del Antiguo Testamento. En la transfiguración de Jesús se pudo ver lo que sería la futura glorificación de Jesucristo. 

(Puede que te interese: Cristología Bíblica)

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS?


Para los discípulos, este momento se convierte en un momento crítico. En los días de Jesús, la creencia era que debido a que Moisés fue sepultado por Dios mismo y porque Elías fue llevado por Dios aún vivo, cuando llegara el fin de la era, Moisés y Elías aparecerían como indicadores de ese tiempo.

El antiguo pacto estaba a punto de ser completado y un nuevo pacto iba a ser puesto en su lugar. Para los discípulos judíos, esta sería una de las cosas más trascendentales que podrían concebir. La Ley Mosaica era la base en la cual habían definido sus vidas. 

(También puedes leer: ¿Quién era Moisés en la Biblia?)

Agreguemos a esto una capa de entendimiento que se revela a los discípulos en este momento. En Mateo 17:5 una voz del cielo reclama a Jesús como su hijo e instruye a los discípulos a escucharlo. Esto es después de que en la transfiguración de Jesús se le ve a conversando con Moisés y Elías. Ahora tenemos los indicadores del fin de la era que representan la Ley y los Profetas. 

Los discípulos han estado viviendo por la instrucción de la Ley y los Profetas toda su vida y la voz audible de Dios desde el Cielo les dice que escuchen a Jesús. En general, esto reordena su comprensión de quién es Jesús, no solo por una transfiguración visual sino por mandato divino, que Jesús es el Hijo de Dios y tiene prioridad sobre la Ley y los Profetas.

(Podría interesarte: Elías viene otra vez)

En nuestro tiempo y lugar, este evento también se vuelve importante como una forma de abordar la capacitación bíblica deficiente que a menudo se presenta cuando los cristianos solo estudian el Nuevo Testamento. No podemos entender el mensaje completo del Evangelio a menos que busquemos entender lo que Dios ha estado tratando de lograr desde el principio. El antiguo pacto siempre apuntaba a un Mesías venidero.

Moisés y Elías en la transfiguración de Jesús representaban la ley y los profetas


De eso se trataba Moisés representando la Ley y Elías representando a los Profetas. Dentro de él, el antiguo pacto contenía el hermoso mensaje de Dios hablándole al pueblo que quería volver a amarlo. Si solo lee el Nuevo Testamento, escuchará el mensaje del Evangelio, pero se perderá muchos de los pilares fundamentales que hacen que los seguidores de Cristo también sean hijos espirituales de Abraham (Gálatas 3:7-9).

Jesús es Dios manifestado en carne. Su ministerio en la Tierra fue mostrar la venida del reino de Dios y revelar el camino a la ciudadanía en ese reino. Para hacer esto, reveló su naturaleza divina a la humanidad en formas muy reales. 

El evento de la Transfiguración de Jesús fue probablemente la revelación más definitiva de Jesús como divino. Aquí se muestra que Jesús es más grande que la Ley y los Profetas y que él fue el comienzo del nuevo pacto de gracia que lleva a la humanidad a la salvación y la gloria de Dios.