¿Qué significa la frase Bienaventurados los pacificadores?

Bienaventurados los pacificadores, Mateo 5:9

Mateo 5:9 "Bienaventurados los pacificadores", significado bíblico


Mateo 5:9 es parte del Sermón del monte de Jesús en el que dice: "Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios". La palabra griega traducida como "pacificador" se usa solo en otro lugar en el Nuevo Testamento, en una forma ligeramente diferente. 

(También te puede interesar: Bienaventurados los que lloran)

Jesucristo hizo la paz.


Colosenses 1:20 dice: "Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz".

Al llevar el mensaje de paz se cumple también bienaventurados los pacificadores


Jesús entregó Su vida para hacer la paz entre Dios y los pecadores, y cuando podemos llevar ese mensaje de paz a otros, somos pacificadores. Dios se deleita en aquellos que reconcilian a otros consigo mismo; aquellos que llevan el evangelio son “hermosos” (Isaías 52:7), y bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios. 

(Puede que te interese: No solo de pan vivirá el hombre)

Dios “nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación” (2 Corintios 5:18). Aquellos que traen reconciliación a las relaciones rotas están llevando a cabo la obra de Jesús, el Príncipe de la Paz. Aquellos que se dan a sí mismos como lo hizo Jesús para que otros puedan conocer a Dios son llamados "bienaventurados"; pues se nos dice "bienaventurados los pacificadores". No hay paz real fuera de una relación con Dios (Romanos 5:1). 

Lo que puede disfrazarse de paz mundana es simplemente una pausa temporal en el caos (Juan 14:27). La verdadera paz se encuentra solo en una relación restaurada con Dios. “No hay paz para los malos, dijo Jehová” (Isaías 48:22).

Los hijos de Dios traen esa paz a los demás


Solo los hijos de Dios pueden traer la paz de conocer a Dios a los demás. Una persona debe tener una relación real con Dios antes de poder ayudar a otra persona a conocer a Dios. Aquellos que dan testimonio de Cristo, comparten su fe con sus amigos y sirven a los demás en el nombre de Cristo, son los embajadores de paz que identifica este versículo (ver también Mateo 10:41-42). 

Aquellos que traen el maravilloso mensaje de la paz de Dios al mundo son "pacificadores", y Jesús los llama "hijos de Dios"; pues bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios.

(También puedes visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Bienaventurados los pacificadores, ¿Qué nos dice la Biblia sobre los pacificadores?, significado bíblico


Bienaventurados los pacificadores


En el Sermón del monte, Jesús enumera las bendiciones que esperan a aquellos que viven sus vidas de cierta manera. Jesús se dirige a los pacificadores en particular diciendo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5:9).

(Puede que también te interese: Dios está contigo en los momentos difíciles)

Un “pacificador” es alguien que reconcilia a las personas con Dios y entre sí. La pacificación, como tal, requiere tomar la iniciativa de involucrarse en los conflictos con la intención de construir puentes entre las partes enfrentadas.

¿Qué dice la Biblia sobre la paz y los pacificadores?


1. Bienaventurados los pacificadores: Alcanzar la paz requiere actuar para promover la armonía. 


Las Escrituras nos enseñan que, para lograr la paz, debemos participar en acciones que fomenten la armonía futura. El último ejemplo de actuar para cultivar la armonía futura es la elección de Dios de reconciliar a la raza humana consigo mismo al enviar a su Hijo para que sirva como el sacrificio final por nuestros pecados (Colosenses 1:20; Juan 3:16).

Bienaventurados los pacificadores que reconcilian al oyente con el Señor


Asimismo, la palabra griega traducida como “pacificador” en Mateo 5:9 es una palabra que se usa para describir a alguien que proclama activamente la Palabra de Dios para reconciliar al oyente con el Señor. En ambos ejemplos, vemos que la pacificación implica tomar alguna medida para unir a las partes que alguna vez estuvieron enfrentadas.

(Podría interesarte: Prédicas Escritas)

Como creyentes, la Biblia nos instruye a hacer todo lo posible por vivir en paz (Hebreos 12:14). Los pacificadores deben vivir en paz ellos mismos haciendo cosas tales como: Honrar a los demás por encima de sí mismos, compartir con los necesitados, regocijarse con los que se regocijan, llorar con los que lloran, y constantemente apartarse del mal y hacer el bien ( Romanos 12:10, 13,15; 1 Pedro 3:11).

2. Bienaventurados los pacificadores: Al trabajar por la paz, los pacificadores reconcilian a las personas con Dios y entre sí. 


En el evangelio, Cristo declara que toda la Escritura se puede resumir en dos mandamientos: Amar a Dios con todo tu corazón, alma y mente y amar a tu prójimo como a ti mismo (Mateo 22:34-40).


Entonces, no debería sorprender que un pacificador sea alguien que emula a Jesús, llamado el Príncipe de la Paz, al trabajar para reconciliar a las personas con Dios y entre sí (Isaías 9: 6).

3. Bienaventurados los pacificadores, quienes construyen puentes entre los incrédulos y Dios 


Los pacificadores construyen puentes entre los incrédulos y Dios a través del ministerio de la reconciliación. La raza humana estuvo separada de Dios debido a nuestra naturaleza pecaminosa hasta que Jesús expió nuestros pecados y restauró nuestra relación con Dios a través de Su sacrificio en la Cruz (Colosenses 1:21-22).

El Apóstol Pablo nos dice que cuando Dios se reconcilió con nosotros por medio de Cristo, Dios nos llamó a ser “embajadores de Cristo” dándonos el “ministerio de la reconciliación” (2 Corintios 5:18-20). El ministerio de la reconciliación implica difundir el mensaje del evangelio de que todas las personas pueden tener una relación restaurada con Dios a través de Jesucristo.

Bienaventurados los pacificadores quienes viven este llamado a ser embajadores de Cristo instando a otros a recuperar el favor de Dios mediante el arrepentimiento de sus pecados y mediante la aceptación de Jesús como su Señor y Salvador.


Este intento de reconciliar a un incrédulo con Dios a través de Cristo hace eco de la afirmación de Jesús de que todos deben arrepentirse, porque el reino de Dios se ha acercado (Mateo 4:17), y Su afirmación de que nadie puede ir al Padre sino por Él (Juan 14:6).

4. Bienaventurados los pacificadores, quienes construyen puentes entre personas en discordia entre sí. 


Además de promover la reconciliación con Dios, los pacificadores trabajan para fomentar la reconciliación entre las personas. En particular, las Escrituras nos dicen que animemos a otros a vivir en armonía.

Los pacificadores alientan la vida pacífica entre los demás haciendo cosas como: Razonar francamente con los vecinos, reprender a los que persisten en el pecado, advertir a los que son ociosos y perturbadores, y disuadir a las personas de ser vengativos unos con otros (Levítico 19:17; 1 Timoteo 5:20; 1 Tesalonicenses 5:14-15).

Fomentar una actitud pacífica


Al tratar de fomentar una actitud pacífica entre las personas de esta manera, es aconsejable recordar el viejo adagio de que atrapas más moscas con miel que con vinagre. Si esperas que las partes en disputa te escuchen cuando intercedes con palabras duras, solo provocarás más ira.

(Puede que te interese: Bendiciones de la obediencia)

En cambio, si media calmadamente en un conflicto con una “respuesta suave” arraigada en las Escrituras, es más probable que sofoque con éxito la disputa entre las personas en cuestión (Proverbios 15:1 ; 2 Timoteo 3:16-17).

5. Bienaventurados los pacificadores; sin embargo, a veces los intentos de pacificación a menudo fracasan. 


La Biblia afirma que una persona es responsable de sus esfuerzos para promover la paz solo “si es posible, en cuanto dependa de vosotros” (Romanos 12:18). Estas sabias palabras reflejan la realidad de que hay personas que insisten en vivir en conflicto sin importar el esfuerzo que haga un pacificador para fomentar el acuerdo.

En los casos en que el pacificador no logra la reconciliación entre las personas (incluido él mismo y otra persona), el pacificador puede consolarse con el hecho de que obedeció el mandato de la Biblia de buscar la paz y seguirla (1 Pedro 3:11). Además, vale la pena señalar que esperar que los demás acepten tus consejos no deja lugar a la hipocresía.

(Podría interesarte: Temas de evangelismo)

Esto significa que antes de que puedas fomentar la paz entre los demás, debes dar ejemplo reconciliándote con aquellos con quienes tienes discordia (Mateo 5:23-24).

Siempre hay quienes rechazan a Cristo


De manera similar, hay personas que rechazan a Cristo a pesar de los esfuerzos dedicados del pacificador para reconciliar a una "oveja perdida" con Dios. En esta situación, un pacificador no debe imponer sus creencias a los demás o predicar a personas que muestran una falta de respeto evidente por la Palabra.


Jesús mismo nos dice que hacerlo corre el riesgo de profanar el evangelio (Mateo 7:6). Más bien, un pacificador debe compartir las Buenas Nuevas con respeto a aquellos que estén dispuestos a escucharlas con respeto (1 Pedro 3:15).

Viviendo como pacificador, porque bienaventurados los pacificadores


En nuestra vida diaria, podemos comenzar a servir como pacificadores en el nombre de Jesús al estudiar la Palabra para fortalecer nuestra comprensión de la justicia bíblica para que estemos listos para servir como pacificadores cuando surja la ocasión; pues se nos dice bienaventurados los pacificadores.

Hacer la paz requiere acción


Hacer la paz requiere tomar alguna acción para promover la buena voluntad, y esto significa hablar con amor. Podemos hacer esto siendo los primeros en extender una rama de olivo a alguien con quien nos enfrentamos. También podemos hacer esto defendiendo a alguien de quien vemos que se aprovechan en nuestra familia, lugar de trabajo o comunidad.

(Puede que también te interese: Estudios Bíblicos)

Además, podemos establecer un legado de pacificación enseñándoles a nuestros hijos a resolver los desacuerdos a través de la consideración y el compromiso en lugar de los gritos y la mano dura.

El pacificador es bendecido


Llamados hijos del Dios de paz... bienaventurados los pacificadores


En última instancia, sin importar los resultados de los esfuerzos de un pacificador, Jesús promete que el pacificador será bendecido al ser específicamente llamado hijo de Dios (Mateo 5:9). La palabra griega traducida como “bendito” en este contexto se refiere a alguien que se hace feliz al recibir el favor de Dios.

En otras palabras, los pacificadores serán bendecidos por su trabajo al ser identificados explícitamente en el Cielo como hijos del “Dios de paz” (Romanos 15:33). Bienaventurados los pacificadores.