¿QUÉ SIGNIFICA NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE?

Pan, Biblia, trigo. No solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Mateo 4:4)

No solo de pan vivirá el hombre (Deuteronomio 8:3; Mateo 4:4)


Después del bautismo de Jesús, justo antes de comenzar Su ministerio terrenal, el Espíritu lo llevó al desierto para ser tentado por el diablo. El Señor había ayunado cuarenta días y cuarenta noches cuando Satanás vino a tentarlo para que convirtiera las piedras en hogazas de pan. Jesús respondió al diablo con estas famosas palabras: “Escrito está: 'No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios'” (Mateo 4:4).

(También te puede interesar: Dios está contigo en los momentos difíciles)

Jesús citó Deuteronomio 8:3: "...No solo de pan vivirá el hombre..."


Para combatir la tentación del diablo, Cristo se basó directamente en Deuteronomio 8:3: “Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre

LO QUE SIGNIFICA NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE


¿Qué significa cuando Jesús dijo que no solo de pan vivirá el hombre?


El significado de no sólo de pan vivirá el hombre se entiende mejor en el contexto de la experiencia errante de Israel en el desierto. Después de años de vivir como peregrinos en el desierto, la gente se preparó para establecerse en su propia tierra. Dios se dirigió a ellos a través de Moisés en los primeros capítulos del libro de Deuteronomio. En los primeros seis capítulos, el Señor le recordó a Su pueblo todo lo que había hecho para cuidar de ellos en el pasado. Luego comenzó a advertir a los israelitas de los peligros potenciales en su futuro. En el capítulo 8, Dios se enfocó en la prosperidad como una amenaza severa que podría adormecerlos en un sentido de autosatisfacción.

(Puede que te interese: No dejando de congregarnos)

Israel nunca olvidaría que no solo de pan vivirá el hombre


Israel nunca olvidaría los cuarenta años del cuidado de Dios en el desierto cuando Yahweh solo había provisto comida para comer, ropa para vestir y sandalias que nunca se gastaban. En su estado nuevo y próspero en la “tierra que mana leche y miel” (Éxodo 3:8; Números 14:8; Deuteronomio 31:20; Ezequiel 20:15), podrían comenzar a sentirse satisfechos de sí mismos, como si de alguna manera habían obtenido todas estas bendiciones con sus propias fuerzas.

En el desierto Israel aprendió que no solo de pan vivirá el hombre


En el desierto, Dios había humillado a los israelitas dejándolos pasar hambre. Luego los alimentó con maná para que tuvieran que depender solo de Él para la provisión diaria. El maná era un tipo de alimento que antes se desconocía, nadie había tenido maná antes (Éxodo 16:15). 

(También podría interesarte: Prédicas cristianas escritas)

El maná era el alimento que simbolizaba la intervención divina de Dios para sustentar sus vidas. Si trataban de mantenerse acumulando maná para el día siguiente, la comida siempre se echaba a perder. 

No solo de pan vivirá el hombre sino que Israel dependía de cada palabra que sale de la boca de Dios


Cada día y cada paso del camino, el pueblo tenía que ser alimentado por Yahvé. A través de esta prueba en el desierto, el pueblo de Israel llegó a comprender que su supervivencia no dependía solo de uno de los dones de Dios, ya sea pan o maná, sino de cada palabra que salía de la boca de Dios. Su existencia dependía de obedecer cada uno de los mandamientos de Dios.

NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS


No es la comida lo que da vida a las personas, pues no solo de pan vivirá el hombre


No es sólo la comida lo que da vida a las personas. Sin la Palabra divinamente dada por Dios, es posible que no haya comida disponible. No es solo de pan que vivimos, sino de todo lo que sale de la boca del Señor, es decir, cualquier cosa y todo lo que Dios decide darnos. Solo Dios es la verdadera fuente de vida y de todo lo que hay en esa vida para Su pueblo (Juan 15:1–5; Juan 14:6). Él es nuestro todo en todo.


La Palabra de Dios, las Escrituras, es dadora de vida y sustentadora de vida. Jesús dijo: “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” ( Juan 6:63; véase también Hebreos 4:12; 2 Timoteo 3:16–17).

Satanás quiso que Jesús confiara en su propia provisión, pero respondió diciendo que no solo de pan vivirá el hombre


Cuando Jesús tuvo hambre en el desierto, Satanás trató de hacer que confiara en su propia provisión, para convertir las piedras en pan, en lugar de esperar en la provisión de Dios. Pero Jesús no hizo nada por su propia voluntad: “Mi comida”, dijo Jesús en otro momento, “es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Juan 4:34). Confió en cada palabra de Dios y se negó a actuar de forma independiente. Jesús fue obediente hasta la muerte en la cruz (Filipenses 2:8).

(También te puede interesar: El beso de Judas)

Moisés le recordó al pueblo que no solo de pan vivirá el hombre


Como Moisés le recordó al pueblo de Israel que dependiera del Señor para satisfacer todas sus necesidades, pues no solo de pan vivirá el hombre; por lo tanto, esto debería recordarnos que hagamos lo mismo. 

Debemos nuestras bendiciones y prosperidad a la provisión divina de Dios. La obediencia confiada que demostró Jesús, y que Israel fracasó una y otra vez, hacemos bien en imitar. Cuando tenemos hambre o experimentamos algún tipo de privación, debemos depender de Dios para satisfacer nuestras necesidades diarias y recordar obedecer Su Palabra

Cuando la vida es buena y nos sentimos prósperos y bendecidos, damos gracias al Señor nuestro Dios, porque es Él quien nos da la capacidad de obtener riquezas (Deuteronomio 8:18). Dios nuestro Padre da todo don bueno y perfecto (Santiago 1:17) y toda bendición espiritual en Cristo (Efesios 1:3).

NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE, NECESITAMOS MÁS QUE COMIDA


Es bien sabido que el pan es el alimento más consumido en el mundo. Es una fuente importante de carbohidratos esenciales para la energía diaria. Pero si es tan importante, ¿Por qué diría Jesús que no solo de pan vivirá el hombre?

¿Por qué dijo Jesús que no solo de pan vivirá el hombre?


Porque Jesús está hablando más allá de las necesidades del cuerpo humano. Se refiere a las necesidades de un ser humano como un todo. Compuesto por un cuerpo, alma y espíritu.

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2:7).

(También podría interesarte: El justo florecerá como la palmera)

Según el versículo anterior, somos más que simples seres materiales. Lo que nos hizo cobrar vida fue la vida que Dios nos infundió. Dado que nuestra fuente de vida proviene de Dios, el pan (o el alimento físico) por sí solo no es suficiente para sustentarnos.

Necesitamos más que comida, pues no solo de pan vivirá el hombre


Necesitamos más que comida. Necesitamos la misma palabra de Dios como nuestra fuente dadora de vida, porque no solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

“El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63).

Lo que debemos entender es que el diablo quería que Jesús saciara su carne. Si el diablo lograba fortalecer la carne, sabía que debilitaría el espíritu.

Jesús entendió que la carne no aprovecha. Su respuesta nos muestra que lo que importa es el espíritu. Sus palabras son espíritu y vida. A medida que vivimos del alimento físico para sustentar nuestros cuerpos, también estamos llamados a sustentar nuestra alma con la palabra de Dios.

MATEO 4, NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE


Jesús dijo escrito está: No solo de pan vivirá el hombre


Imagina estar en un desierto ayunando durante 40 días sin comer. ¿Qué tan hambriento y sediento estarías? Imagina la fatiga que experimentarías. Para muchos de nosotros, en estas circunstancias, no tomaríamos las mejores decisiones.

(Puede que te interese: El tiempo de Dios es perfecto)

Jesús, por otro lado, estaba cumpliendo un propósito mayor que él mismo. Miremos más de cerca:

“Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:1-4).

Lo primero que debemos saber es que fue llevado por el Espíritu al desierto. Había un propósito detrás de todo esto.

Mateo 4 y Deuteronomio 8 nos dice que no solo de pan vivirá el hombre


Comparemos Mateo 4 con Deuteronomio 8:

"Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres. Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre" (Deuteronomio 8:1-3).

(Podría interesarte: Personajes de la Biblia)

¿Notas las similitudes? Los israelitas fueron guiados por Dios al desierto y resistieron durante 40 años. Durante esos 40 años, Dios les proveyó, pero también en el desierto pasaría lo siguiente: 

Que serían humillados
Para probar lo que había en su corazón para saber si obedecerían a Dios
Iban a entrar a su tierra prometida

¡Jesús en Mateo 4 es una imagen y cumplimiento de este mismo evento!

Jesús soporta 40 días de ayuno en el desierto y el diablo viene a tentarlo para evitar que obedezca, pero falla. El Espíritu lo llevó allí para ser probado y resistir para cumplir lo que los israelitas no pudieron cumplir, y también se convertirlo en nuestro redentor perfecto. Como Jesús soportó, ejerció autoridad cuando reprendió al diablo.

NO SOLO DE PAN VIVIRÁ EL HOMBRE, ¿CÓMO APLICARLO A NUESTRA VIDA?


La aplicación bíblica es crucial para nuestro caminar cristiano. Para que apliquemos este versículo, debemos tratar lo que Jesús dijo como literal.

Así como tendrías hambre de comida y no ignorarías tus antojos, lo mismo debe hacerse con nuestra alma. Sumergiéndonos en la palabra de Dios diariamente es la clave para el crecimiento espiritual.

Así es como se vive la palabra de Dios, no solo de pan vivirá el hombre:


“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1:22).

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

(Podría interesarte: Vida Cristiana)

“Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios” (1 Juan 3:9).

Vivir en la palabra de Dios produce el carácter que Jesús quiere que tengamos. En esta breve historia, Jesús va más allá del pensamiento humano. Nos muestra que la vida es más que el cuerpo físico. Lo que debemos sacar de esto es perseguir siempre las cosas que beneficiarán al espíritu.

Recuerda que no solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios


Tener nuestras necesidades físicas satisfechas es importante y no debe ser ignorado, pero lo mismo es cierto para el espíritu. Los animo hoy a buscar a Dios con todo su corazón. Cuando lo hagas, lo encontrarás y recuerda que no solo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.