El que halla esposa halla el bien, reflexión, Proverbios 18:22

El que halla esposa halla el bien, Proverbios 18:22

¿Dónde aparece la frase "el que halla esposa halla el bien" en la Biblia?


Esta frase viene de Proverbios 18:22 y dice: “El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová”.


Su estima sobrepasa largamente a la de las joyas preciosas


Un hombre no puede alcanzar nada mejor que una buena esposa, pues "el que halla esposa halla el bien", porque "su estima sobrepasa largamente a la de las joyas preciosas" (Proverbios 31:10). Una esposa tan buena es difícil de encontrar.

¿Qué es una buena esposa?


El que halla esposa halla el bien (Proverbios 18:22), y alcanza la benevolencia de Jehová


La Biblia dice que una buena esposa es una ayuda idónea, una compañera, una mujer virtuosa con la gracia de Dios sobre ella. Ella es la joya de la corona de su marido, su amante, su confidente, la madre de sus hijos y tantas cosas más, razón por la cual "el que halla esposa halla el bien".

(También puedes visitar la sección de Devocionales Cristianos)

¿Por qué el que halla esposa halla el bien y obtiene el favor del Señor (Proverbios 18:22)?


El libro de Proverbios aparece en la “Literatura sapiencial” de la Biblia. Contiene pautas prácticas y principios morales para desarrollar un carácter sólido y tomar decisiones sabias y beneficiosas en la vida. Se exploran varios temas en Proverbios, incluidos el matrimonio y la familia. Uno de esos principios para los sabios sugiere que “el que halla esposa halla el bien y alcanza el favor de Jehová” (Proverbios 18:22).

(Puede que te interese: El matrimonio según la Biblia)

Es importante entender que los proverbios no son promesas o garantías divinas. Estas máximas son principios generales. Tanto las afirmaciones positivas como las negativas acerca de las esposas aparecen en Proverbios. Por ejemplo, Proverbios 19:13 dice que “Dolor es para su padre el hijo necio, y gotera continua las contiendas de la mujer”. Proverbios 25:24 advierte sabiamente que es “Mejor es estar en un rincón del terrado, que con mujer rencillosa en casa espaciosa”. Para enfatizar aún más el punto, Proverbios 21:19 dice que es "Mejor es morar en tierra desierta que con la mujer rencillosa e iracunda". 

La mujer prudente es de Jehová


Por otro lado, “la casa y las riquezas son herencia de los padres; mas de Jehová la mujer prudente”, dice Proverbios 19:14. Entonces, podemos estar seguros de que Proverbios 18:22 implica que el que halla una buena esposa alcanza el favor del Señor. Proverbios 12:4 confirma: “La mujer virtuosa es corona de su marido; mas la mala, como carcoma en sus huesos”.

(También puedes leer: Características de una mujer sabia)

En hebreo, la redacción de Proverbios 18:22 es sorprendentemente similar a la de Proverbios 8:35: “Porque el que me halle, hallará la vida, y alcanzará el favor de Jehová” En este versículo se refiere a la sabiduría, sugiriendo que, después de la sabiduría misma, la mejor de las bendiciones de Dios es una esposa excelente. Proverbios 31:10 hace una analogía paralela: “Mujer virtuosa, ¿Quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas” (cf. Proverbios 8:11).

Obtendrá el favor del Señor


No debe ser cualquier esposa para alcanzar la benevolencia de Jehová


Entonces, el que halla esposa halla el bien y obtiene el favor del Señor, pero la inferencia es que no cualquier esposa traerá el favor de Yahweh. Eclesiastés, otro libro bíblico de literatura sapiencial, deja muy claro este punto: “Y he hallado más amarga que la muerte a la mujer cuyo corazón es lazos y redes, y sus manos ligaduras. El que agrada a Dios escapará de ella; mas el pecador quedará en ella preso” (Eclesiastés 7:26).

(Podría interesarte: Temas para mujeres cristianas)

Una mujer prudente y temerosa de Dios, porque la mujer sabia edifica su casa


Proverbios 14:1 advierte que “La mujer sabia edifica su casa; mas la necia con sus manos la derriba”. Una esposa prudente y temerosa de Dios es un tesoro, algo excelente para que un hombre la encuentre.

(También te puede interesar: Temas para la familia)

Proverbios 31:10–31 profundiza en las bendiciones de una esposa de carácter noble. Este pasaje es un poema acróstico que exalta el valor de una esposa virtuosa. La pregunta de apertura del poema enfatiza la rareza de una mujer virtuosa e implica que, si un hombre encuentra una esposa así para sí mismo, habrá obtenido un gran favor del Señor, porque “su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas” (versículo 10). La mujer descrita en Proverbios 31 es digna de confianza, capaz, inteligente, diligente, generosa y amable, y le brinda bondad y bendiciones a su esposo durante toda su vida (versículos 11–15).

Una esposa virtuosa, sabia, humilde, fuerte y gentil


La esposa virtuosa, que trae el favor del Señor, es a la vez sabia y humilde, fuerte y gentil; por lo tanto, el que halla esposa halla el bien. A través de sus tratos comerciales juiciosos, visión de futuro, competencia, trabajo incansable y fortaleza de carácter, realza la dignidad de la familia, agrega estima a la reputación de su esposo y es profundamente amada por toda su casa (Proverbios 31:16–28). 


Por todo lo anterior, sus hijos la llaman bienaventurada y su marido la alaba diciendo: “Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas” (versículo 29). Por encima de todo, esta es una mujer que ama y teme al Señor (versículo 30). Un hombre que encuentra una esposa de tan extraordinario valor ciertamente obtiene el favor del Señor. "El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová"

3 Razones para decir que el que halla esposa halla el bien (Proverbios 18:22)


1. El que halla esposa halla el bien (Proverbios 18:22), porque ella te apoya


Una de las mejores cosas de estar en un matrimonio es saber que tu pareja te apoya en los altibajos que inevitablemente traerá la vida. Cuando se trata de tener una esposa, los hombres han dicho que no hay nada mejor que el conocimiento y la confianza que surge cuando saben que sus esposas los apoyan.

(Puede que te interese: Dios da y Dios quita)

Dios no creó a Eva para estar bajo los pies de Adán o para ser inferior a él. Eva fue creada para apoyar a Adán. Este fue uno de los propósitos del primer matrimonio.

Porque ella es su ayuda idónea


“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él” (Génesis 2:18). La palabra ayudante significa uno que ayuda a otro. Así, la mujer fue creada porque el hombre necesitaba la ayuda de alguien que pudiera auxiliarlo en sus responsabilidades. El que halla esposa halla el bien, porque ella es la ayuda idónea para él.

(Puede que te interese: Toma tu cruz y sígueme)

Esta misma palabra ayudante se usa en referencia al Señor mismo. David dijo acerca de Dios: “Tú lo has visto; porque miras el trabajo y la vejación, para dar la recompensa con tu mano; a ti se acoge el desvalido; tú eres el amparo del huérfano” (Sal. 10:14), el amparo o ayuda del huérfano. Jesús también llamó al Espíritu Santo nuestro Ayudador que sería enviado para ayudarnos en nuestro servicio a Dios (Juan 14:16).

Una casa es solo una casa hasta que el uso de sus talentos, alma, personalidad y crianza la convierten en un hogar. Se ha dicho que una esposa es el corazón del hogar. Eso es porque las esposas ven a sus esposos e hijos y los conocen. Siendo así, el que halla esposa halla el bien.

El que halla esposa halla el bien, porque las esposas tienen la capacidad de agregar calidez en la rutina del día a día. Las esposas, más que nadie ni nada, tienen el mayor impacto en el futuro de su esposo, hijos y hogar. Su desarrollo, carácter y destino están en sus manos porque una esposa está ahí para apoyar a su esposo.

(Te podría interesar: Ama a tu prójimo como a ti mismo)

Una esposa está ahí para apoyar a su esposo cuando el trabajo es exigente. Una esposa está ahí para apoyar a su esposo cuando se enfrenta a situaciones difíciles. Para recordarle sus habilidades y talentos. Para recordarle quién es él como hombre de Dios.

Una esposa está allí para apoyar a su esposo y darle la capacidad de lograr más. Para convertir su imprudencia en audacia. Para reemplazar su inseguridad con confianza. Por todo esto, el que halla esposa halla el bien.

Qué maravilloso es tener una mujer piadosa que está ahí para apoyarte, por tanto, el que halla esposa halla el bien.

2. El que halla esposa halla el bien (Proverbios 18:22), porque le da paz al esposo


Cuando un hombre anhela volver a casa, es porque su esposa se ha convertido en su hogar. Sus palabras, su tono, su sonrisa y su conocimiento de quién es él, le hablan de paz a su esposo.

(Podría interesarte: La mujer del flujo de sangre)

Pablo nos recuerda: “Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo” (1 Timoteo 3:11). En otras palabras, esta es una mujer que no es demasiado orgullosa, sabe cuándo hablar y cuándo callar, y es capaz de tomar su lugar al lado de su marido en confianza.

El que halla esposa halla el bien (Proverbios 18:22), porque la paz que ella le da es el resultado de la confianza


La paz es el resultado de la confianza. Es la tranquila seguridad que proviene de saber que se puede contar con su pareja. 

La esposa permite que su cónyuge se sienta seguro, profundiza su amor y hace que florezca la amistad, la intimidad emocional, física y espiritual. Ella da paz a su esposo porque lo abraza con los brazos abiertos, sus labios se llenan de risa y sus palabras se llenan de paz.

(También puedes leer: Instruye al niño en su camino)

Cuando falta la confianza en un matrimonio, la sospecha y el miedo empiezan a dominar haciendo que la relación se sienta muy insegura; sin embargo, el que halla esposa halla el bien, pero cuando ella le da esa paz que el esposo necesita.

Una de las palabras del Antiguo Testamento para confianza (batach) tiene el significado de “confianza que hace que uno se despreocupe”. Tu esposo confía en ti porque eres su apoyo, su seguridad, su lugar de seguridad. Cuando está cerca de ti, puede bajar la guardia. Sabe que es aceptado y amado.

3. El que halla esposa halla el bien (Proverbios 18:22), porque ella cumple los deseos del esposo


Una buena esposa satisface los deseos de su esposo. Es posible que sus pensamientos se hayan desviado hacia el dormitorio y, si bien esto es una gran parte de un matrimonio saludable, estamos hablando de todos los deseos.

(Te puede interesar: Estudios Bíblicos)

Ella satisface los deseos del esposo


El deseo de ser respetado.
El deseo por su lealtad.
El deseo de que ella nutriera a sus hijos.
El deseo de que ella cuidara su salud y apariencia.
El deseo de que ella lo dejara liderar.
El deseo de que ella sea feliz con todo lo que él le proporciona.
El deseo de compañía recreativa con ella.

El que halla esposa halla el bien (Proverbios 18:22), conclusión


El corazón del marido está en ella confiado


Proverbios 31:10-11 nos recuerda: “Mujer virtuosa, ¿Quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias”. 

(También te puede interesar: Vida Cristiana)

El esposo busca a su esposa para satisfacer los deseos de su corazón. Puede conseguir el respeto de su lugar de trabajo, la compañía de sus amigos, puede admirar a otras mujeres, pero quiere y necesita estas cosas de ella, su esposa. 

Mujeres, realmente son el tesoro de su esposo. Eres lo bueno de su vida. Eres valiosa para él. Cuando te encuentra como esposa obtiene el favor del Señor. Eres su bendición. Eres el amor de su vida.

Continúa siendo algo bueno en su vida: cortéjalo, ámalo, sonríe a menudo. Se su ayuda idónea, se su animadora y presume de él a menudo. Que él pueda decir que el que halla esposa halla el bien.