Dios no puede ser burlado, Gálatas 6:7

Dios no puede ser burlado, Gálatas 6:7

No os engañéis; Dios no puede ser burlado, Gálatas 6:7


Burlarse de Dios es faltarle el respeto, deshonrarlo o ignorarlo. Es una falta grave la que cometen los que no temen a Dios o niegan Su existencia. La forma de burla más fácilmente reconocible es la falta de respeto tipificada por insultos verbales u otros actos de desdén. Se asocia con el ridículo, la burla y el desafío. La burla es una actitud deshonrosa que muestra baja estimación, desprecio o incluso abierta hostilidad; sin embargo, se nos dice que "Dios no puede ser burlado" (Gálatas 6:7)

(También te puede interesar: David y Betsabé)

A pesar que la Biblia menciona a burladores, no os engañéis Dios no puede ser burlado


En la Biblia la burla es un comportamiento y una actitud mostrada por el necio (Salmo 74:22), el malvado (Salmo 1:1), el enemigo (Salmo 74:10), el que odia el conocimiento (Proverbios 1:22; 13: 1), los orgullosos (Salmo 119:51; Isaías 37:17), y los indóciles (Proverbios 15:12). Un burlador va más allá de la mera falta de juicio para tomar una decisión consciente por el mal. Los burladores no tienen un espíritu de obediencia, capacidad de enseñanza, discernimiento, sabiduría, adoración o fe, pero recordemos Gálatas 6:7.


Quienes dicen burlarse de Dios, les gusta burlarse de su pueblo


La burla más peligrosa proviene de los que estamos en la iglesia, pero Dios no puede ser burlado


Los que se burlan de Dios también se burlarán del pueblo de Dios. El profeta Jeremías se convirtió en "escarnio a todo mi pueblo, burla de ellos todos los días" y fue objeto de burla (Lamentaciones 3:14). La burla de los profetas de Dios era algo común (2 Crónicas 36:16). 

Nehemías fue burlado por sus enemigos (Nehemías 2:19). Eliseo fue burlado por los jóvenes de Betel (2 Reyes 2:23). Y, por supuesto, nuestro Señor Jesús fue burlado por Herodes y sus soldados (Lucas 23:11), por los soldados romanos (Marcos 15:20; Lucas 23:36), por un ladrón en una cruz (Lucas 23:39), y por los líderes judíos que pasaron por la cruz (Mateo 27:41). 

(También puedes leer: Has dejado tu primer amor)

Es fácil para nosotros como creyentes señalar con el dedo a aquellos fuera de la iglesia que se burlan de Dios. Pero la burla más sutil de Dios, y la más peligrosa, proviene de los que estamos sentados en la iglesia. Somos culpables de burla cuando nos comportamos con una demostración externa de espiritualidad o piedad sin un compromiso interno o un cambio de corazón; sin embargo, Dios conoce nuestro corazón, Dios lo ve todo.

Carlos G Finney, un predicador en la década de 1800, escribió sobre los efectos de burlarse de Dios: "Burlarse de Dios es pretender amarlo y servirlo cuando no lo hacemos; actuar de manera falsa, ser insincero e hipócrita en nuestras profesiones, pretender obedecerle, amarle, servirle y adorarle, cuando no lo hacemos... Burlarse de Dios entristece al Espíritu Santo y cauteriza la conciencia, y así las ligaduras del pecado se hacen más y más fuertes en el proceso"; sin embargo, "no os engañéis Dios no puede ser burlado" (Gálatas 6:7).

La burla será castigada, porque Dios no puede ser burlado


Quien se burla será castigado


Dios advierte que el burlarse de lo santo será castigado. Sofonías predijo la caída de Moab y Amón, diciendo: " Esto les vendrá por su soberbia, porque afrentaron y se engrandecieron contra el pueblo de Jehová de los ejércitos" (Sofonías 2:10). Isaías 28:22 advierte que la burla hará que las cadenas del pecado de Judá se vuelvan más fuertes y que la destrucción seguirá. Proverbios 3:34 dice que Dios se burlará del escarnecedor pero dará favor a los humildes y oprimidos. 2 Reyes 2:24 registra el castigo que cayó sobre los jóvenes que se burlaron de Eliseo. 

(Puede que también te interese: De la abundancia del corazón habla la boca)

Un principio universal: No os engañéis Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará (Gálatas 6:7)


Hay repercusiones por ignorar las directivas de Dios y elegir deliberadamente el pecado. Adán y Eva lo intentaron y trajeron dolor y muerte al mundo (Génesis 2:15–17; 3:6, 24). El engaño de Ananías y Safira provocó un juicio rápido y público (Hechos 5:1–11). Gálatas 6:7 establece un principio universal: "No os engañéis Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará".

(Te podría interesar: Los siete pecados capitales)

Dios no puede ser engañado


Dios no puede ser burlado, Dios conoce nuestras obras


No os engañéis Dios no puede ser burlado (Hebreos 4:12–13). El pecado de Acán (Josué 7) y la huida de Jonás (Jonás 1) no eran desconocidos para Dios. Las palabras repetidas de Jesús a cada iglesia en Apocalipsis 2—3 fueron: "Conozco tus obras". Solo nos engañamos a nosotros mismos cuando pensamos que nuestras actitudes y acciones no son vistas por un Dios todopoderoso y omnisciente.

(Puedes también leer: Dios da y Dios quita)

La Biblia nos muestra el camino para vivir una vida bendecida, a veces por los buenos ejemplos de hombres y mujeres piadosos y a veces por los ejemplos negativos de aquellos que eligen seguir otro camino. 

Dios no puede ser burlado: Pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará


Un hombre cosecha lo que siembra


Cosechar y sembrar es una analogía agrícola común. Sembrar es el acto de esparcir o arrojar. Cosechar es el acto de cosechar o recolectar. Cualquier cosa que esparzas o o arrojes, eso es lo que cosecharás o recogerás.


No te desvíes de la verdad ni te dejes engañar. No puedes ignorar lo que Dios ha dicho. Cualquier cosa que esparzas, disperses o alimentes es exactamente lo que obtendrás a cambio. 

Entonces, cuando piensas en lo que significa Dios no puede ser burlado, hay una explicación muy simple. Dios tendrá la última palabra y su justicia siempre triunfará al final. Incluso si intentas luchar contra él o ignorarlo, eso no importa. Una vez que Dios ha establecido un principio, siempre estará en funcionamiento.

¿Cómo se relaciona "Dios no puede ser burlado" con la siembre y cosecha?


El quid de lo que significa que Dios no será burlado se centra en el principio de sembrar y cosechar. Como dije antes, cuando pensamos en la justicia de Dios, a menudo pensamos de manera negativa, pero tiene connotaciones tanto positivas como negativas. Los versículos que Pablo usa después de eso reflejan este punto de vista:

"Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna". – Gálatas 6:8

En este principio vemos el por qué Dios no puede ser burlado


En el lado positivo, si siembras para agradar al Espíritu, si buscas obedecer lo que Dios ha dicho, si encomiendas tu camino al Señor y buscas honrarlo en todo lo que haces, cosecharás vida eterna. Aquí están las buenas noticias.  

(Puede que te interese: La fe sin obras es muerta)

Sembrar para agradar a Dios trae consigo la recompensa de la vida eterna. Esto no tiene nada que ver con cómo sientes que sucederá porque es lo que Dios ha establecido. Dios bendice lo que se siembra, especialmente lo que se siembra en justicia. Recuerda estas palabras de Jesús: "...Tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público". – Mateo 6:4.

En el otro lado de la moneda o el lado negativo, si siembras para complacer tu naturaleza pecaminosa, cosecharás destrucción. Una vez más, Dios no será burlado. Hay consecuencias que vienen de buscar servir los deseos de tu naturaleza pecaminosa. Esto no solo significa consecuencias eternas, hay consecuencias en esta vida. Estoy seguro de que todos pueden recordar las cosas que han hecho en el pasado que les trajeron consecuencias por sus acciones. Si pudiera volver atrás y deshacerlos, estoy seguro de que aprovecharía la oportunidad. 

(Puedes también leer: Despiértate tu que duermes)

Lo anterior es importante porque Pablo estaba escribiendo estas palabras a los cristianos de la iglesia de Galacia. Si bien a menudo queremos aplicar este principio a los que no son creyentes, esta es una advertencia para los creyentes. Hay un precio a pagar por vivir un estilo de vida pecaminoso. Así que no pienses que puedes vivir en pecado y salirte con la tuya. 

Nuevamente aquí hay más palabras de Jesús: "Porque nada hay oculto, que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de ser conocido, y de salir a luz". – Lucas 8:17.

Ya sea que siembres para el Espíritu o para tu naturaleza pecaminosa, recibirás según cómo hayas sembrado.

Dios no puede ser burlado, conclusión


Algunos piensan que se pueden salir con la suya, pensando que escaparán del principio bíblico de que lo que se siembra se cosecha; sin embargo, todo lo que el hombre siembra eso cosecha. 


Sabiendo que Dios no será burlado, ¿Qué debes hacer con esta verdad? Creo que lo que Pablo dice en este mismo capítulo es el mejor curso de acción:

"No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe" – Gálatas 6:9-10

(También puedes visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Esto es lo que debería ser tu respuesta. Permaneced fieles y comprometidos a hacer el bien a todos y no os canséis de hacerlo. Reconoce que serás recompensado por tu trabajo mientras no te rindas. Tu seguridad de recompensa proviene de la realidad de esta verdad, Dios no puede ser burlado.