Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero conducen a muerte y destrucción

Hay caminos que al hombre le parecen derechos, pero su fin es camino de muerte, Proverbios 14:12

Versículo: “Hay caminos que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 14:12).


Muchos intentan hacer lo correcto, pero hay caminos que al hombre le parecen rectos. Desde una edad temprana, se nos enseñan habilidades de razonamiento lógico para resolver problemas y se nos anima a ser pensadores independientes. ¿Y por qué no? El cerebro humano contiene más de cien mil millones de células nerviosas, produce miles de pensamientos por hora y genera suficiente electricidad para encender una bombilla. ¿Por qué no querría Dios que usemos este increíble cerebro que nos dio para averiguar qué es lo correcto?

(También te puede interesar: Por fe andamos no por vista)

La serpiente en el Jardín del Edén le planteó la misma pregunta a Eva cuando le pidió que repensara el mandato de Dios sobre el fruto prohibido. Es fácil ver en retrospectiva cómo Satanás usó la estratagema para socavar la confianza de Eva en Dios, pero ¿Con qué frecuencia podemos reconocer la antigua táctica del enemigo en nuestras propias vidas?, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos.

Por los conceptos modernos nos olvidamos que hay caminos que al hombre le parecen rectos


En El antídoto perfecto, el Dr. Michael Youssef explica cómo Satanás a menudo aplica una nueva capa de pintura para encubrir su antiguo esquema: “Y así sigue hoy; Satanás neutraliza el poder de la Palabra de Dios con los mantras del pensamiento posmoderno: 'La verdad es relativa'. 'La moralidad es obsoleta.' 'La autoridad como concepto está pasada de moda.' La honestidad es para tontos. 'La búsqueda de la verdad no tiene sentido'”. Muchos quieren seguir este tipo de pensamientos modernos, pero se olvidan que hay caminos que al hombre le parecen rectos.

(Puede que te interese: No solo de pan vivirá el hombre)

Hay que reconocer los peligros, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos


A medida que abundan las oportunidades del hombre para aprender, el atractivo de volverse autónomo se vuelve más fuerte. El intelecto humano puede ser una fuerza destructiva si la verdad no lo controla. Ahora más que nunca es importante reconocer los peligros de vivir según nuestras propias costumbres, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero su fin es camino de muerte.

Hay caminos que al hombre le parecen rectos ¿Cuál es el significado?


Lo que significa que hay caminos que al hombre le parecen rectos


Desde la caída de la humanidad hasta ahora, los humanos han poseído una inclinación natural hacia el mal (Génesis 6:5, Jeremías 17:9, Mateo 15:18-19), y muchas veces creen que hacen lo correcto, pero hay caminos que al hombre le parecen rectos, sin embargo, su fin es camino de muerte.

(Podría interesarte: Predicas cristianas escritas)

Podríamos pensar que las intenciones son buenas, pero recuerda que hay caminos que al hombre le parecen rectos


Las formas que nos parecen naturalmente correctas están contaminadas por perspectivas sesgadas, conciencias cauterizadas y motivos pecaminosos. Podemos sentir que nuestras intenciones son buenas e incluso creer con todo nuestro corazón que nuestros motivos son puros, pero nuestra vieja naturaleza no tiene capacidad para nada eternamente bueno o correcto (Romanos 3:10); por lo tanto, hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero su fin es camino de muerte.

Cualquier decisión que tomemos, la sabiduría que compartimos o el fruto que produzcamos, aparte de una conexión permanente con Cristo, es inútil (Juan 15:5). Y si dependemos de nuestro propio camino para la salvación, seguramente nos llevará directamente al Infierno (Juan 14:6, Juan 10:8-9); pues hay caminos que al hombre le parecen rectos.

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, ¿Cómo ha sesgado esto nuestra conciencia?


Discernir entre al bien y el mal, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos


Cuando fueron colocados por primera vez en su jardín paradisíaco, Adán y Eva compartían una comunión perfecta con Dios. Hablaban con el Todopoderoso diariamente y confiaban en Él para cada necesidad. Su confianza en la suficiencia de Dios los protegió de la carga de tener que discernir entre el bien y el mal por sí mismos. Mientras se aferraban a Él, inevitablemente daban el fruto de Su justicia. Llegando así a ser “sabios en lo que es bueno e inocentes en lo que es malo” (Romanos 16:9).

(También te puede interesar: La mujer del flujo de sangre)

Pero Adán y Eva cayeron presa de las mentiras de Satanás. Por el deseo de obtener sabiduría propia como la de Dios, desobedecieron la orden protectora de Dios y comieron del Árbol del Conocimiento, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos y terminaron siendo engañados. 

Los efectos posteriores de este pecado original les compraron un boleto de ida fuera del paraíso y hacia el trabajo duro que viene con la elección de la autosuficiencia sobre la dependencia de Dios (Génesis 3:22-24). Además de la muerte espiritual de la pareja, una sentencia de muerte física entró en sus ahora cuerpos mortales y se propagó a través de la simiente de Adán como un virus insidioso a todo el mundo (Romanos 5:12). En ellos se cumplió que hay caminos que al hombre le parecen rectos pero su fin es camino de muerte.

Adán y Eva pensaron que habían hecho lo correcto, pero hay caminos que al hombre le parecen rectos


¿Adán y Eva realmente obtuvieron del fruto el conocimiento que tanto habían deseado? Ese conocimiento no los “hizo como Dios” como había prometido la serpiente. En cambio, los llenó de un conocimiento sobrenatural demasiado complejo para la comprensión humana, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos pero su fin es camino de muerte.


Para manejar tal conocimiento, uno debe ser omnisciente, poseer la capacidad de comprender todas las opciones y contingencias posibles. También poseer la capacidad integral y la determinación de elegir el curso de acción correcto basado en la omnisciencia combinada con la justicia y la sabiduría perfectas. 

El hombre no ha descifrado el código del bien y del mal... por tal razón, hay caminos que al hombre le parecen rectos


La humanidad todavía soporta el peso de ese conocimiento aplastante hoy. Tan sabios como somos a nuestros propios ojos, el hombre todavía no ha descifrado el código del bien y del mal. Nuestros intentos naturales de bondad son fugaces en el mejor de los casos y contraproducentes en el peor, mientras que nuestro valor predeterminado sigue siendo el mal. “Necedad o tontedad” es como la Biblia describe este conocimiento de Dios mal manejado que el hombre llama sabiduría; sin embargo, hay caminos que al hombre le parecen rectos. 

Profesando ser sabios se hicieron necios, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos


“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios” (Romanos 1:21-22). Hay caminos que al hombre le parecen rectos. 

(Puede que te interese: La armadura de Dios)

“¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?” (1 Corintios 1:20)

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero ¿Dónde se puede encontrar el camino correcto?


Tenemos control sobre nuestra voluntad, pero hay caminos que al hombre le parecen rectos


Una de las razones por las que Dios colocó el Árbol del Conocimiento en el Jardín del Edén fue para darles a Adán y Eva una opción. Él no diseñó a los humanos para que fueran marionetas sin sentido. Él nos dio control sobre nuestra voluntad para que pudiéramos expresar nuestro amor por Él libremente. Podemos elegir nuestro camino, pero siempre hay caminos que al hombre le parecen rectos. 

(Podría interesarte: Reflexiones Cristianas)

No abusemos del libre albedrío, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos


Con ese libre albedrío, Dios nos dio la capacidad de pensar por nosotros mismos; sin embargo, nuestra sabiduría, intelecto y entendimiento humanos están incompletos sin Su guía divina. Sin la guía o dirección de Dios siempre hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero su fin es camino de muerte.

Cuando Adán y Eva se rebelaron contra Dios, el fruto abrió sus ojos físicos a la realidad del pecado, mientras que la ceguera espiritual veló su entendimiento (Isaías 44:18, 2 Corintios 4:4). Sin su conexión íntima con Dios, no tenían forma de saber cómo agradar a Dios. Su voluntad se convirtió en un misterio que ellos y las generaciones futuras nunca entenderían por completo ni tendrían el poder de obedecer.

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, ¿Cómo encontrar el camino de regreso a Dios?


Hay caminos que al hombre le parecen rectos. Entonces, ¿Se ha perdido toda esperanza? Si nuestra sabiduría es necedad, nuestro entendimiento oscurecido e incluso nuestra propia conciencia es esclava de la maldición del pecado, ¿Cómo encontraremos el camino de regreso a la verdad, de regreso a Dios?

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero Dios proveyó el camino


La buena noticia es que no tenemos que andar a tientas en la futilidad de nuestro propio pensamiento para resolver el misterio. Dios, en Su infinita misericordia, proveyó El Camino. Jesucristo es el puente que llena la brecha entre Él y el hombre caído. Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero Jesucristo es nuestro camino.

(Puedes también visitar Devocionales Cristianos)

“En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo” (Efesios 1:7-9).

Cuando elegimos dejar el fruto prohibido de nuestra propia autonomía y nos aferramos a la redención de la cruz, Dios restaura nuestro camino a la vida, a través de Él (Lucas 3: 5-6).

Hay caminos que al  hombre le parecen rectos, pero Jesucristo es el camino correcto, el único camino


Para algunos en este mundo, la cruz no tiene sentido. Es una tontería para sus mentes. Ellos no lo entienden. No lo aceptarán. Viven cegados a su poder y gracia donde se encuentra la verdadera libertad. Es por eso que la Biblia nos advierte categóricamente acerca de confiar en nuestros propios caminos y sabiduría; pues hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero su fin es camino de muerte.

(También puedes leer: Instruye al niño en su camino)

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos” (1 Corintios 1:18-19)

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero hay que elegir el camino de la cruz


Así como el primer hombre y la primera mujer en el Jardín del Edén tuvieron que elegir entre la vida y la muerte, nosotros también. Podemos elegir los caminos sabios de este mundo y nuestra vieja naturaleza pecaminosa. O podemos elegir el camino vivificante de la cruz, que parece una locura a este mundo.


“Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Corintios 1:26-30).

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero su fin es camino de muerte, Proverbios 14:12


Podríamos ir a la muerte, por lo tanto, recuerda que hay caminos que al hombre le parecen rectos


Dios quiere decir cada palabra que dice. Éste, entonces, como alguien dijo, es uno de los versículos más aleccionadores de las Escrituras: Hay un camino que a una persona le parece derecho, pero su fin es camino a la muerte. 

(Puede que también te interese: Puede que te interese: Mi casa y yo serviremos a Jehová)

En el libro de Jueces, Israel estaba en un período oscuro y desastroso porque “cada uno hacía lo que bien le parecía” (Jueces 21:25). Esto resalta el problema con la sabiduría humana mundana: ¡Parece correcto! Y sin comparación con la perspectiva divina, se ve bastante bien. Las estrategias humanas y las filosofías sobre la vida, de hecho, tienen a mucha gente convencida porque apelan a nuestras propias nociones egocéntricas de lo que es mejor. Pero aquellos que no busquen la opinión de Dios sobre el camino correcto pagarán un alto precio al final. Confía únicamente en la lógica humana para trazar el curso de tu vida, y te llevará por un camino al infierno

Escuchar la verdad duele, pero es mejor obedecerla; pues hay caminos que al hombre le parecen rectos


Esto tocará la fibra sensible de muchos, y escuchar la verdad duele incluso si es necesario. La Palabra de Dios es final y verdadera. La Palabra de Dios descubre, traspasa, corrige y consuela (2 Timoteo 3:16-17).

Sin la Palabra de Dios guiándonos y equipándonos, la vida sería muy difícil de transitar. Se como es la vida sin Dios y Su Palabra. Puede parecer mucho más fácil, pero es una fachada. Es humo que te impide creer verdaderamente lo que Dios tiene para ti. No todos podemos ver lo que está por venir, pero ahí es cuando Dios nos pide que confiemos en Él y caminemos por fe y no por vista (2 Corintios 5:7).

Otro comentario sobre 'Hay caminos que al hombre le parece rectos'?


El imprudente siente que su camino es derecho, pero hay caminos que al hombre le parecen rectos


El comentario aplicado del Antiguo Testamento nos dice: "Una persona imprudente puede sentir que su camino es correcto (ver Proverbios 12:15), pero de hecho conduce a la muerte (ver Proverbios 7:21-27; Mateo 7:13-14). Ejemplos de tales personas insensatas incluiría a los que adoran a Dios con los labios pero no con el corazón, aquellos cuya religión consiste sólo en observancias externas, y aquellos cuyo primer deseo es agradar a los hombres en lugar de a Dios; tales personas suponen que su camino es correcto, pero están equivocados".

(También te puede interesar: Temas para mujeres cristianas)

A lo largo del último año, todos tuvimos que navegar esta vida durante lo que parecía la temporada más difícil de nuestras vidas. En el pasado, la humanidad ha soportado mucho más de lo que hemos tenido en los últimos años.

Podemos comparar y contrastar lo que ha sucedido desde la caída de la humanidad, pero esto no nos ayudará a guiarnos en el presente. Las personas crecen a través de diferentes estilos de vida, familias y culturas. Las personas van por diferentes caminos ya sea con Dios o no.

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero esos caminos anchos conducen a la muerte


La vida verdaderamente no es fácil. De hecho, la Biblia dice en Mateo 7:13-14 que muchos van por el camino más ancho en lugar del más angosto porque el camino ancho parece más fácil. Lo cual, al final, conduce a la muerte.

Lucas 17:33 dice: “Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará”. Buscamos lo que sabemos. Si Dios no es lo que conoces entonces siempre estarás buscando ser satisfecho.

(También puedes leer: Lámpara es a mis pies tu palabra)

También creo que tendemos a llevar nuestras cargas tan bien que nos sobrecargamos. Los pagos vencidos del automóvil, la hipoteca, la enfermedad, etc. lo abrumarán si lo permite.

La Biblia dice muchas veces que echéis vuestras cargas sobre Él (Salmo 55; Mateo 11; 1 Pedro 5). A veces olvidamos en el momento que aquello con lo que nos estamos sobrecargando nunca estuvo destinado a que lo llevemos.

Pueden ser caminos tentadores, pero hay caminos que al hombre le parecen rectos


El camino que elegimos para nosotros puede ser más tentador de lo que esperábamos. La vida que soñamos está llena de posibilidades. Pero a veces la vida te golpea en la cara y el control trata de convertirse en una parte de ti que te olvidas de que Dios todavía tiene el control (Salmo 27).

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero Dios nos ha dado autocontrol sobre acciones, emociones y pensamientos 


Dios nos ha dado autocontrol de nuestras acciones, emociones y pensamientos. No solo nos arrojó a esta tierra y no nos mostró cómo vivir. 


"Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová  permanecerá" (Proverbios 19:21).

'Hay un caminos que al hombre le parecen rectos' - ¿Cómo evitar este camino?


"Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre" (Salmo 16:11).

¿Tu fe ha sido probada? Bien. Santiago 1:2-4 dice que la prueba de vuestra fe produce paciencia. En otras palabras, probar tu fe te da la resistencia para continuar pasando estas pruebas para que puedas recibir la corona de la vida (Santiago 1:12).

Reconócelo en todos tus caminos y él enderezará tus veredas, porque hay caminos que al hombre le parecen rectos


La fe se relaciona con creer en Dios que Él te está guiando por el camino que tiene para ti. Proverbios 3:5-6 dice: “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas”. Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero Dios endereza tus veredas.

Deja que Dios te guíe. Deja que Dios esté en tu vida como si lo vieras todos los días. Él no te dejará ni te desamparará incluso en los momentos más difíciles.

Jonás regresó de su camino, porque Dios tenía un plan


Si Dios realmente te está guiando, entonces no hay necesidad de entrar en pánico ni temer. Jonás temió y literalmente trató de evitar el camino que Dios tenía para él, pero hay caminos que al hombre le parecen rectos. Mira dónde lo llevó. Jonás fue dirigido de regreso a donde huyó porque Dios tenía un plan.

Entonces, incluso si te desvías del camino, Dios dejará el 99 para encontrar el uno (Lucas 15). Dios nos dio Su Palabra por una razón. 

(Puede que te interese: Por nada estéis afanosos)

Dios nos dio la vida porque nos ama. Su amor es lo que nos salvó de la muerte por medio del sacrificio de Jesucristo. Su amor es lo que nos atrae a Él. Así que, de nuevo, confía en Sus caminos y esfuérzate por seguir el camino angosto, difícil pero gratificante; porque recuerda que hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero su fin es camino de muerte.