¿Cuáles son los Diez Mandamientos en la Biblia? 

Los diez mandamientos: Las tablas de la ley de Moisés

Significado e importancia de los diez mandamientos 


Dios le dio los Diez Mandamientos a Moisés para que los compartiera con todos los israelitas. Moisés reiteró los diez mandamientos 40 años después en Deuteronomio 5:1-22, cuando los israelitas se acercaban a la Tierra Prometida. Aunque los Diez Mandamientos datan de hace miles de años, todavía influyen en nuestra sociedad actual.

(También te puede interesar: Glotonería según la Biblia)

Dios escribió los 10 mandamientos en tablas de piedra


Dios escribió los Diez Mandamientos en tablas de piedra y los dio a Moisés para que este los entregara a los israelitas poco después de que salieron del cautiverio en Egipto (Éxodo 20:1-26). Después de muchos años desde que Moisés recibió estas leyes directamente de Dios, todavía influyen y guían los principios morales de la humanidad actual.

(También puedes leer: La oración de fe)

¿Cuáles son los diez mandamientos según la Biblia?


Los diez mandamientos en la Biblia los encontramos en el libro de Éxodo capítulo 20, son los siguientes: 

1. No tendrás dioses ajenos delante de mí (Éxodo 20:3)

2. No te harás un ídolo (Éxodo 20:4-6)

3. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano (Éxodo 20:7)

4. Acuérdate del día de reposo para santificarlo (Éxodo 20:8-11)

5. Honra a tu padre y a tu madre (Éxodo 20:12)

6. No matarás (Éxodo 20:13)

7. No cometerás adulterio (Éxodo 20:14)

8. No hurtarás (Éxodo 20:15)

9. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio (Éxodo 20:16)

10. No codiciarás (Éxodo 20:17)

(También puedes leer: Los 9 dones del Espíritu Santo)

¿Cuál es la importancia de los diez mandamientos?


Los diez mandamientos son el fundamento de la ley moral de Dios


La ley dada a Moisés sentó las bases para una nueva sociedad israelita. Proporcionaron la base de los derechos personales y de propiedad que se encuentran en nuestro sistema legal moderno. La tradición judía sostiene que las 613 leyes que se encuentran en la Torá se resumen en los Diez Mandamientos.

¿Cómo ven los cristianos los diez mandamientos?


Los cristianos ven los Diez Mandamientos como el fundamento de la ley moral de Dios. Jesús llamó a las personas a un estándar aún más alto al obedecer los mandamientos, no sólo en sus acciones sino también en sus corazones. Por ejemplo, Jesús citó el mandamiento de no cometer adulterio (Éxodo 20:14, Deuteronomio 5:18).


“Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:27-28).

¿Por qué hay sólo diez mandamientos en la Biblia?


En los rollos hebreos, el texto suele estar escrito en un formato justificado en columnas. Los Diez Mandamientos se destacan porque no están justificados por los lados derecho e izquierdo, sino que hay grandes espacios en blanco en el medio del texto. Este espacio de “parashá setumá” en el texto resalta la importancia de estas palabras.

(Puedes también visitar la sección de Estudios Bíblicos)

En las traducciones al inglés, se comienza un nuevo párrafo después de cada mandamiento. El espaciado inusual en hebreo ha dado lugar a diferencias a la hora de contar los Diez Mandamientos en las tradiciones judía, protestante y católica. 

¿Qué más podemos decir de los diez mandamientos?


Los primeros de los diez mandamientos nos hablan de una relación con Dios


Los primeros mandamientos mantuvieron al Señor, nuestro Dios, como el centro de atención. Dios creó el mundo y todo lo que hay en él. Sabía lo que se requería para una vida santa y exitosa.

(También puedes leer: El tiempo de Dios es perfecto)

Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano” (Éxodo 20:2-7).

Los mandamientos iniciales comienzan hablando de nuestra relación con el Señor. Dios le dijo a su pueblo que él era su Señor, Maestro y Dios Creador. No deberían tener otros dioses ni hacerse ídolos. No deberían hacer mal uso de su nombre. Estos mandamientos supusieron un cambio dramático con respecto a la visión egipcia de una deidad. 

Los diez mandamientos también nos orientan sobre nuestra relación con otras personas


Dejar el cautiverio en Egipto significó establecer una nueva sociedad. La ley (Los diez mandamientos) estableció límites saludables basados ​​en el respeto a Dios y a otras personas en lugar de la fuerza bruta. Lea estas leyes e imagine cómo ayudarían a desarrollar una comunidad saludable.

(Podría interesarte: Has dejado tu primer amor)

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. No matarás. No cometerás adulterio. No hurtarás. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” (Éxodo 20:12-17).

Honra a tu padre y a tu madre. Nuestra relación con nuestros padres es la base de nuestras relaciones y elecciones futuras. Así es como Pablo explicó a los nuevos creyentes en Efesios que elegir honrar a tus padres tiene consecuencias como disfrutar de una larga vida (Efesios 6:1-3).

Los padres son los primeros maestros de sus hijos. Los niños aprenden a honrar a sus padres al verlos honrar a Dios y Sus mandamientos.

Los siguientes mandamientos trataban de las relaciones con los demás después de establecer relaciones sanas con Dios y la familia. Vivir en una comunidad sana significaba respetar los límites de los demás. 

Al pueblo de Dios también se le ordenó no robar. En una época en la que “el poder hace el bien”, debían respetar los derechos de propiedad de cada uno.

(También puedes leer: Mi paz os dejo mi paz os doy)

También se les dijo no matarás. Entonces Dios ordenó a su pueblo que no asesinara. Debido a que las personas están hechas a imagen de Dios, la vida tiene valor. El asesinato es un acto intencional que dice que la vida de una persona no tiene valor en comparación con las prioridades de otra persona.

No cometerás adulterio. Dios ordenó a su pueblo ser fiel en el matrimonio y respetar los votos de otras personas como modelo de fidelidad en su relación con Dios. El adulterio devalúa el compromiso hecho entre marido y mujer y con Dios. Curiosamente, el mandato de Dios de no cometer adulterio era una norma igual para hombres y mujeres.

En el Nuevo Testamento, Jesús llamó a sus seguidores a la fidelidad en el matrimonio (Mateo 5:27-28, Marcos 10:11-12). Pablo explicó a los corintios cómo evitar la inmoralidad sexual siendo fiel al cónyuge (1 Corintios 7:2).

(Puede que te interese: Lo que siembras cosechas)

Dios también dio instrucción sobre no codiciar nada de nuestro prójimo (Éxodo 20:17).

Dios sabía que codiciar al siervo, al buey o a la esposa de un prójimo era un trampolín hacia la ingratitud y el descontento, incluso la mentira, el robo, el asesinato y el adulterio. Centrarse en lo que otros tienen disminuye nuestra capacidad de apreciar las cosas buenas de nuestras vidas.

Los diez mandamientos fueron escritos en dos tablas


Según Éxodo 32:15, Dios grabó ambos lados de las tablas. Muchos se preguntan qué palabras estaban escritas en las tablas de piedra y si la primera tabla contenía los mandamientos 1-5 y la segunda contenía los mandamientos 6-10. Otros eruditos dividen la lista de los diez mandamientos entre los dos primeros mandamientos y los ocho siguientes según la longitud de las palabras del texto.

(Puede que te interese: La mujer del flujo de sangre)

Los Diez Mandamientos son evidencia de un pacto entre Dios y su pueblo. Algunos estudiosos piensan que ambas tablillas contenían copias idénticas de las mismas órdenes, sólo que tenemos dos copias de un documento legal.

¿Cuál es el mayor de los diez mandamientos en la Biblia?


Podrías resumir los Diez Mandamientos dados a Moisés en los dos "mandamientos más importantes" dados por Jesús: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas" (Mateo 22:40; Marcos 12:28-34)

Los diez mandamientos, conclusión


El autor de los diez mandamientos es Dios


Debemos entender quién es el autor de los diez mandamientos, y ese, por supuesto, es Dios. Y aquí es donde ahora volvemos a nuestra teología y entendemos a Dios y sus atributos

Debemos dar un paso atrás y recordar la ley natural. Si Dios es el autor tanto de los 10 mandamientos como de la ley natural, esas leyes no pueden contradecirse entre sí, o de lo contrario el Dios perfecto tiene dos leyes separadas y distintas. 

(También puedes leer: El tabernáculo de Moisés)

Lo que debemos recordar es que la ley natural es esa ley que no salva, que toda la humanidad, cada hombre, mujer, niño o niña, tiene escrita en su corazón o lo que llamaríamos la conciencia. Y así todos saben que hay un Dios.

Los Diez Mandamientos son la encarnación de la ley mosaica.