LECCIONES DEL MANÁ DEL CIELO EN EL DESIERTO

El maná del cielo. Recogiendo el maná en el desierto

Lo que aprendemos del maná del cielo en el desierto


El maná del cielo fue el regalo de Dios para el pueblo de Israel mientras vagaban por el desierto antes de entrar en la Tierra Prometida. La historia de su provisión se cuenta en Éxodo 16. 

(También te puede interesar: 4 Claves para la sanidad del alma)

Descripción del maná del cielo en Éxodo 16


Dios le dice a Moisés: "He aquí yo os haré llover pan del cielo" (versículo 4). El "pan" resulta ser "una cosa menuda, redonda, menuda como una escarcha sobre la tierra" (versículo 14). "Era como semilla de culantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel" (versículo 31).

La gente debía salir a comer el maná del cielo y recolectar lo suficiente para ese día. El sexto día debían recolectar el doble de maná del cielo, para no tener que trabajar en sábado, pero no debían recolectar más de lo que necesitaban. Aquellos que pensaron que podían guardarlo para el día siguiente, se encontraron con que se pudrió.

¿Hay alguna forma de identificar el maná del cielo con las sustancias que se conocen hoy? 


Ha habido varias sugerencias. Una es que el maná es la resina del árbol tamarisco, que una vez se extendió por el sur del Sinaí. Es similar a la cera, se derrite al sol y huele dulce. 

(Puede que te interese leer: Amémonos unos a otros)

Otra es que el maná del cielo es melaza secretada por insectos, que se seca rápidamente para formar una sustancia dulce y pegajosa. 

Otra más es que el maná del cielo es una especie de hongo como el Psilocybe cubensis , que puede producir experiencias espirituales.

Es poco probable que lo sepamos alguna vez, pero además del contexto histórico del maná del cielo, hay algo de significado más perdurable: El significado espiritual del maná del cielo.

LECCIONES Y EL SIGNIFICADO ESPIRITUAL DEL MANÁ DEL CIELO 


Dios les dice a los israelitas que deben juntar lo suficiente para un día a la vez. Hay tres cosas en las que podemos reflexionar sobre esto.

1. El maná del cielo mostró una continua dependencia de Dios  


Los israelitas en ese momento eran un pueblo viajero, que dependía de encontrar pastos y suministros donde pudieran. No pudieron almacenar grandes reservas de alimentos. La vida era precaria y es posible que solo hayan estado a unos pocos días de morir de hambre en cualquier momento. 

Entonces, cuando Dios les da comida a los israelitas, que no se puede almacenar para un día lluvioso, los está animando a depender de él diariamente. Después de 40 años de vagar, entrarían en la Tierra Prometida y se asentarían, pudiendo almacenar grano en graneros; pero sus experiencias en el desierto serían una lección espiritual duradera.

(Podrías también visitar: Prédicas Escritas)

El maná era recogido diario, no se podía almacenar, debían creer de que Dios les dará porción el día siguiente, debían depender de Dios. De igual forma debemos depender de Dios, cada día debemos buscar nuestro alimento espiritual y confiar en nuestro Dios.

2. El maná del cielo era una forma de advertirles que no se aferraran a las cosas buenas por mucho tiempo 


Muchos de nosotros enfrentamos esta tentación: Nos gustan las cosas como son y somos resistentes al cambio. Pero aferrarse a las cosas en lugar de dejarlas ir, pueden volverse muy amargas. A veces es correcto seguir adelante en el trabajo o en un ministerio de la iglesia. El hecho de que siempre hayamos hecho algo de esta manera no significa que siempre debamos hacerlo. 

3. El maná del cielo era un presagio del verdadero "pan del cielo"


Jesús se refirió al maná del cielo en su discurso a sus discípulos en Juan 6. El verdadero pan de Dios, dijo, es "aquel que descendió del cielo y da vida al mundo" (versículo 33), es decir, él mismo. Él les dice que sus antepasados ​​comieron el maná y murieron: "Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera" (versículo 50).


Hay un gran contraste entre el maná que comieron los israelitas en el desierto y el verdadero pan del cielo, Jesús. Uno satisface por un día, el otro satisface eternamente. Mientras que un don tiene que renovarse perpetuamente, el otro se da de una vez por todas. 

EL MANÁ DEL CIELO: 4 VERDADES PRINCIPALES EN ÉXODO 16


1. Dios te lleva a lugares de necesidad para que lo mires a Él para satisfacer esas necesidades.


Éxodo 16:1-2: "Partió luego de Elim toda la congregación de los hijos de Israel, y vino al desierto de Sin, que está entre Elim y Sinaí, a los quince días del segundo mes después que salieron de la tierra de Egipto. Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto".

(Puede que te interese: Jesús sana a la suegra de Pedro)

En Elim, Israel disfrutó de doce manantiales de agua y setenta palmeras datileras (éxodo 15:27). La Biblia no reporta ninguna queja allí, pero Israel no estaba necesitado en ese momento, así que no necesitaban confiar en Dios; sin embargo, tan pronto como se dirigieron al desierto de Sin toda la congregación se quejó de nuevo. Esta vez su necesidad no era agua, sino comida. Acusaron a Moisés de llevarlos al desierto para matarlos de hambre. Note cuatro verdades prácticas:

A. Cuando reconoces una necesidad en tu vida, tus opciones son quejarte o acudir al Señor en oración de agradecimiento.


Claramente, Dios guio a Israel a este desierto donde no había comida, tal como los había estado guiando en cada paso desde su salida de Egipto (Éxodo 13:17, 18, 21; 14:15). Pero los israelitas culparon a Moisés de haberlos traído al desierto (v. 3). Así que les dijo (v. 6) que cuando Dios supliera su necesidad de comida esa noche, sabrían que fue el Señor, no Moisés, quien los sacó de Egipto.

Cuando enfrentamos una necesidad en nuestra vida, podemos culpar a alguna persona o circunstancia por nuestro problema, tal como Israel culpó a Moisés. O podemos reconocer que el Señor nos trajo a esta situación de necesidad e ir a Él en oración agradecida, pidiéndole que sea nuestra suficiencia para satisfacer nuestra necesidad.

(Quizás te interese leer: Las cargas de la vida)

Filipenses 4:6-7 dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” 

En el versículo 6 me llama la atención: “con acción de gracias”. Debemos agradecer al Señor por la oportunidad de confiar en Él para suplir mis necesidades

B. La murmuración revela la condición interna de tu corazón.


Si tienes una taza llena de café y la taza se golpea, ¿Qué se derrama? ¡Café! Si tienes el corazón lleno de descontento y una persona o situación difícil golpea tu vida, ¿Qué sale? Descontento o queja. En otras palabras, sus quejas son sintomáticas de un problema más profundo, a saber, que no está aprendiendo a estar contento ya sea que esté satisfecho o pasando hambre (Fil. 4:11-12). 

C. La murmuración tiene una forma de esparcirse entre el pueblo de Dios, así que debes estar en guardia.


El versículo 2 dice que “toda la congregación” se quejó contra Moisés y Aarón. Eso no significa que todas las personas se quejaran, pero sí significa que la mayoría lo estaba. La murmuración tiene una forma de esparcirse entre el pueblo de Dios. Alguien comparte una queja sobre algo en la iglesia y te recuerda algo más que no te gusta. Le pasas a otra persona la queja de la primera persona y luego le agregas la tuya. Muy pronto las quejas crecen como una bola de nieve y toda la iglesia se queja.

(Podría interesarte: Dios es nuestro sanador)

Aunque la queja suele ser contra algún individuo o especialmente contra los líderes, en realidad es contra el Señor (éxodo 16:2, 7, 8), que lo escucha todo (cuatro veces: éxodo 16:7, 8, 9, 12). Por supuesto, hay una forma adecuada de presentar preocupaciones legítimas a los líderes de la iglesia. No hay líderes perfectos y esta no es una iglesia perfecta, así que si hay un problema, deben saberlo los líderes. 

Los quejumbrosos, como dije, revelan el estado de sus corazones. No están buscando soluciones; solo se están desahogando. En Éxodo 15, su queja fue agua amarga. Dios satisfizo esa necesidad. En el capítulo 16, su queja fue por comida. El Señor hizo llover pan del cielo, el maná del cielo. En el capítulo 17, nuevamente no había agua. El Señor provee agua de la roca. Pero la gente siguió refunfuñando. Así que si estás tentado a refunfuñar, revisa tu corazón y mantente en guardia porque se propaga y contamina a muchos.

D. Los quejumbrosos a menudo exageran lo buena que era la vida cuando estaban esclavizados por el pecado y no ven los beneficios eternos de confiar en Dios.


Los quejumbrosos compararon su falta de alimentos en el desierto con las ollas de carne y pan con la plenitud que disfrutaron en Egipto (Éxodo 16:3). ¿Hola? ¡Eran esclavos en Egipto, pero lo hacen parecer como si las cosas fueran geniales en ese entonces! ¡Pero la vida no era tan idílica como parece!

(También podrías leer: Las bodas del cordero)

Pero, supongamos por el bien del argumento, que la vida era más tranquila cuando eras incrédulo. Tal vez tu trabajo iba bien, pero cuando te convertiste en cristiano, te despidieron y ahora tienes un trabajo pésimo o no tienes trabajo. Tal vez tu vida romántica fue satisfactoria, pero ahora no puedes encontrar una chica o chico cristiano adecuado para salir. Tal vez tu relación con tus padres estaba bien en ese entonces, pero ahora es tensa. ¡Sientes que la vida era mucho mejor en ese entonces y estás tentado a “regresar a Egipto”!

¿Aborda la Biblia esa situación? Leer Salmo 73. El salmista se desesperaba al ver la prosperidad de los impíos, mientras se encontraba con nuevos problemas cada día desde que había comenzado a seguir al Señor. Dice que casi tropezó, hasta que entró en el santuario de Dios. Allí obtuvo el enfoque eterno: Se dio cuenta de que Dios arrojaría a los impíos a la destrucción, pero recibiría al salmista en la gloria eterna

Así que si estás refunfuñando y estás tentado a volver al mundo, ve al “santuario”. ¡A solas con Dios y Su Palabra y recupera la perspectiva eterna! Dios te lleva a lugares de necesidad para que lo mires a Él para satisfacer esas necesidades.

2. Cuando mires al Señor, verás que Su gracia y gloria son tu suficiencia.


El Señor respondió a las quejas del pueblo con Su maravillosa gracia: Prometió hacer llover pan del cielo, el maná del cielo sobre ellos y proveer comida esa noche (Éxodo 16:4, 6, 8). Entonces, mientras Aarón hablaba a la congregación, todos miraron hacia el desierto y vieron la gloria del Señor en la nube (éxodo 16:10). 

El Señor le dijo a Moisés que le dijera al pueblo que al atardecer comerían carne y en la mañana se saciarían de pan. Y el objetivo de esto no era simplemente satisfacer su necesidad de alimento (Éxodo 16:12), fue para decirles: “sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios”. Más grande que tu necesidad de comida es la necesidad de saber que el Señor es tu Dios.

(Puede que te interese: Vida Cristiana)

El hecho de que Dios satisfaga las necesidades de esta congregación que se queja, sin que siquiera se lo pidan, muestra la importancia de saber por experiencia que Él trata contigo en Su gracia . Pablo escribió a Timoteo (2 Timoteo 2:1): “Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús”. Para ser fuerte en Su gracia, debes ser claro y mantenerte firme en el evangelio de la gracia de Dios: Que Él nos da gratuitamente la vida eterna sin importar lo que seamos o hagamos. No es merecido. De hecho, Dios da Su gracia a enemigos impíos que no la merecen (Romanos 4:5; 5:6-10;1 Timoteo 1:13-15) Y debes vivir diariamente en Su gracia, sin caer en la trampa del legalismo, donde basas tu relación con Dios en tu desempeño externo de las reglas hechas por el hombre.

Pero Dios no solo fue increíblemente misericordioso con estas personas que se quejaban, sino que también les mostró Su gloria (Éxodo 16:10). Esta era probablemente una luz en la nube, más brillante que la luz habitual que brillaba en ella. La gloria de Dios fue una revelación de Su grandeza y poder. 

Cada vez que en la Biblia las personas vislumbraban la gloria de Dios, la respuesta uniforme era el miedo. Cuando Jesús se transfiguró ante Pedro, Santiago y Juan, “se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor” (Mate. 17:6). 

Cuando Juan más tarde vio al Salvador resucitado en Su gloria, informa (Apocalipsis 1:17), “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies”. En su Evangelio, escribió (Juan 1:14), “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”. Jesús nos revela la gracia y la gloria de Dios. Cuando vemos todo lo que Él es para nosotros, es suficiente. Tenemos en Él todo lo que necesitamos.

Éxodo 16 enfatiza repetidamente la suficiencia de la provisión de Dios para estas personas necesitadas y quejumbrosas. Haría llover pan del cielo sobre ellos (El maná del cielo v. 4). Él les daría “pan hasta saciaros” (v. 8). Estarían “saciados de pan” (v. 12). 

(También puedes visitar la sección de Temas evangelísticos)

Debían recoger “cada uno según lo que pudiere comer” (v. 16). “cada uno recogió conforme a lo que había de comer” (v. 18). Mañana tras mañana cada uno recogía “cada uno según lo que había de comer” (v. 21). Aparentemente, el maná era suficiente desde el punto de vista nutricional, como la leche materna para un bebé. Las codornices solo vinieron dos veces, pero el maná del cielo cubrió sus necesidades nutricionales durante 40 años (v. 35).

Este énfasis repetido muestra que Dios no es tacaño con sus recursos. Él “es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (Ef. 3:20)! Él “nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Ef. 1:3)! “Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder” (2 Pedro 1:3).

Además, Moisés nos dice a qué sabía el maná del cielo (Éxodo 16:31): Su sabor era “como de hojuelas con miel”. Esa descripción satisface nuestra curiosidad, pero también nos enseña una lección importante: Salmo 19:10 dice que la Palabra de Dios es “dulce más que miel, y que la que destila del panal”. 

Salmo 34:8 dice: “Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él”. Salmo 119:103 también nos dice: “¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca” Moisés luego explicó en Deuteronomio 8:3: 

“Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre”. Continuó prometiéndoles que el Señor los llevaría a una buena tierra de abundancia, donde comerían y estarían satisfechos. ¡La palabra de Dios es suficiente y satisfactoria para la vida y la piedad!


Entonces, el maná del cielo nos enseña que debemos buscar al Señor para satisfacer todas nuestras necesidades y que cuando saboreamos Su gracia y gloria, estamos satisfechos con Su bondad. 

3. El maná del cielo apunta a Jesucristo, el verdadero pan de vida que bajó del cielo para saciar nuestra alma.


Después de la alimentación de Jesús de los 5.000,Juan 6 informa que los judíos desafiaron a Jesús a que les diera una señal para que pudieran creer en Él (¡como si Él no les hubiera dado ya una señal lo suficientemente grande!). Refiriéndose a Éxodo 16, ellos dijeron en Juan 6:31: “Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer". Jesús respondió:

“Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo” (Juan 6:32-33)


Por la razón equivocada respondieron “Señor, danos siempre este pan” (Juan 6:34). Jesús respondió  “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás” (Juan 6:35).

¡No se pierda la asombrosa magnitud de esa afirmación! ¡Quien viene a Jesús no tendrá hambre y el que cree en Él nunca tendrá sed ! ¡Ningún simple hombre podría hacer una afirmación tan asombrosa! ¡Él satisface a todos los que vengan a Él y crean en Él! Pero los judíos respondieron refunfuñando. Jesús los reprendió y añadió:

Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo” (Juan 6:48-51)

No estaba hablando de comer el pan de la comunión, sino de confiar personalmente en Él y en Su muerte en la cruz para obtener la vida eterna. Y estaba señalando la verdad de que mientras verdaderamente nos alimentamos de Él para todas nuestras necesidades diarias, disfrutamos de un pan dulce y nutritivo incluso mientras caminamos en un desierto árido. ¿Conoces la satisfacción de alimentarte diariamente de Jesús como tu pan de vida?

Por lo tanto, Dios te lleva a lugares de necesidad para que lo mires a Él para satisfacer esas necesidades. Cuando miras al Señor, ves que Su gracia y gloria son tu suficiencia. El maná apunta a Jesucristo, el verdadero pan de vida que baja del cielo para saciar tu alma. 

4. Diariamente debéis esforzaros por echar mano de Cristo como pan de vuestra alma.


El maná del cielo, no solo flotó hacia la boca de todos, era gratis y abundante, pero la gente tenía que levantarse y recogerlo todos los días antes de que el sol lo derritiera. Era una prueba de fe para ver si obedecerían a Dios o no (Éxodo 16:4, 19-20, 27-29). Era una prueba para ver si Israel obedecería el mandato de Dios y confiaría en Él para proveer cada día y el doble para el día de reposo, pues debían descansar en día de reposo (Éxodo 16:29-30).

Dios le ordenó a Moisés que pusiera un poco del maná en una vasija frente al Arca del Testimonio después de que se construyó el Tabernáculo para que las generaciones posteriores recordaran cómo Él las alimentó con el maná (Éxodo 16:32-34). Por supuesto, la gente no podía entrar al lugar santísimo y ver la vasija de maná, pero el sumo sacerdote podía decirles que estaba allí. 

El Arca era donde se rociaba la sangre expiatoria. De manera similar, debemos presentarnos ante el Señor a menudo para recordar Su provisión para nosotros en la cruz mientras comemos el pan que representa Su cuerpo y bebemos el vino que representa Su sangre derramada.

(También puedes leer: Espada de dos filos)

Además, no puedo pensar en un hábito más importante como el de alimentarte diariamente del Señor Jesucristo a través de Su Palabra. Como Pedro exhortó en 1 Pedro 2:2-3:

“Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor”. Esfuércense cada día por alimentarse del Señor Jesucristo, el pan vivo que descendió del cielo.

El significado del maná es que todo lo que necesitamos es a Jesús. Dios tiene provisiones ilimitadas de gracia en Cristo, pero usted debe hacer el esfuerzo diario para aferrarse a él.