Presentado y adaptado por: Pastor Marcelo Machuca
Iglesia Pentecostal Unida Hispana 8ª
Bibliografía: Libro "Un dios falso llamado trinidad"
Autor: Julio Cesar Clavijo Sierra
Capítulo 8, paginas 275-284

1 JUAN 5:7 ADULTERADO

Hombre con taza de café leyendo la Biblia

1 JUAN 5:7-8 Porque tres son los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan


(También te puede interesar: Finalidad de la Revelación Bíblica)

El texto original de la biblia dice en 1 juan 5:7-8 lo siguiente:

7 porque tres son los que dan testimonio: 8 el espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. Entonces ¿De dónde salió el añadido que siglos después se les hiciera a esos textos sagrados? ¿Cuál añadió? Pues el siguiente 7 porque tres son los que dan testimonio: en el cielo: el padre, el verbo, y el espíritu santo; y estos tres concuerdan en uno.

8 y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. Esa añadidura, es una inclusión de palabras espurias que hizo la iglesia católica a la versión oficial que ellos usaban la biblia, versión conocida como la Vulgata Latina en alguna parte del siglo trece.

(Quizás te pueda interesar: Idiomas Bíblicos, Introducción)

Recordemos que el nuevo testamento fue escrito en el idioma griego, no es latín. Para que hubiera una versión en latín se necesitó que esta se hubiera traducido del griego. No hay ni un solo texto griego antiguo que contenga esas palabras, pero curiosamente la versión oficial en idioma latín usada por la iglesia católica romana, a saber la Vulgata Latina (aunque en un principio no contuvo esas palabras) más tarde si las llego a contener. En las actas de concilio de latera celebrado por la iglesia católica en el año 1215, se encuentra el primer registro documental en idioma griego que contiene esas palabras apócrifas.

La biblia dice: “Yo testifico a todo aquel que oye La palabra de la profecía de este libro: si alguno añadiere a estas cosas. Dios traerá sobre el las plagas que están escritas en este libro, y si alguno quitare las palabras del libro de esta profecía, Dios quitara su parte del libro de la vida, y de la santa cuidad y de las cosas que están escritas en este libro.” (Apocalipsis 22:18-19) Además existen otros textos que nos advierten sobre el peligro de añadir a lo que está escrito en la palabra de Dios, al punto que llama a los que le añaden a la palabra mentiroso.

El que añade a la palabra de Dios para con esos pretende enseñar doctrinas ajenas a las sagradas escrituras no está esperando sino la reprensión del señor. “Toda la palabra de Dios es limpia; él es escudo a los que en el esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso.” (Proverbios 30:5-6). 

Aún hay tiempo de salir de la contaminación de Babilonia para creer en Dios que es uno, único, solo e indivisible, o que fue manifestado en carne para darnos salvación. Usualmente cuando se le pide a algunos creyentes en la trinidad que demuestre “la verdad” de dicha enseñanza con las escrituras, mencionan inmediatamente esa cita, pero no como originalmente fue escrita, sino con el texto adulterado al cual nos estamos refiriendo.

En realidad no hay ni un solo texto bíblico que diga de manera exacta lo que el dogma de la trinidad enseña. Ningún texto bíblico dice de manera exacta que Dios existía en tres personas, o que hay tres personas distintas y un solo Dios verdadero. Solo eso sería trinidad y la biblia nunca dice eso. Las escrituras no enseñan la trinidad de personas. 

Además la doctrina de la trinidad utiliza terminología no usada en la escritura. Mitos inventados por la “teología” Trinitaria, especialmente la sección titulada: Terminología ilegitima y anti bíblica. La biblia habla acerca del hijo de Dios, enseña que es totalmente diferente “Dios el Hijo” ensenado por la trinidad. La doctrina de la trinidad enseña y acentúa la pluralidad en la deidad mientras que la Biblia acentúa la unicidad de Dios.

Si la trinidad fuera algo realmente cierta, debería por lo menos, haber una porción bíblica que se dedicara a explicar lo concerniente a la trinidad. La verdad es que ningún texto bíblico lo hace. Todo lo contrario, los textos que hablan sobre el Dios que es único e indivisible, sin ninguna pluralidad dentro de él son en gran manera abundantes, de la misma forma los textos sagrados que nos enseñan la verdad de que Dios fue manifestado en carne también abundan en las sagradas escrituras. Si la trinidad fuera cierta, debería haber por lo menos un texto sagrado que asociaran la palabra “tres” o el “número tres” con Dios.

1 Juan 5:7-8, texto apócrifo en estos versículos


En realidad ningún texto sagrado presenta esa relación. Todo lo contrario, los textos sagrados que asocian el número uno con Dios son abundantes. El número que más aparece asociado con Dios es el uno. Antes de que los evangelios trinitarios existieran, como la iglesia católica no había encontrado nada dentro de las sagradas escrituras que hiciera referencia al número tres con respecto Dios, o algo que fuera aun legítimamente parecido a lo que la trinidad enseña, introdujeron un texto apócrifo a los versículos localizados en la primera carta de Juan 5:7-8. 

Así aparentemente habían subsanado el problema de la falta de relación del número tres con Dios, con reinterpretar los textos sagrados de acuerdo al dogma, si no que introdujeron una herejía en la propia Biblia acarreando para si la destrucción debida a su extravío.

NO SE INCLUYE EL APÓCRIFO DE 1 JUAN 5:7-8 EN LA PUBLICACIÓN DEL NUEVO TESTAMENTO DE ERASMO


La Vulgata Latina no contó originalmente con el texto adulterado de 1 Juan 5:7-8


La Vulgata Latina, versión oficial de la biblia, utilizada por la iglesia católica romana, fue elaborada por medio de la traducción de manuscritos griegos al idioma latín. Este trabajo fue realizado por un monje católico llamado Jerónimo (c. 345-419 d.C). 

Dicha versión fue conocida como la Vulgata, precisamente porque fue traducida del griego al idioma del pueblo de Roma, que en ese entonces hablaba latín. Dado que para esa época ningún manuscrito griego poseía la porción adulterada en 1 Juan 5:7-8, es por esa misma razón que la Vulgata no conto originalmente con ese texto espurio que se le hiciera siglos después. 

(También puedes leer más en la sección de Bibliología)

La Vulgata Latina fue la primera gran obra impresa, y este trabajo fue realizado por Johann Gutenberg. Dicha impresión fue realizada por el año de 1456 d.C. Después de esto, se realizan algunas impresiones de la biblia a otros idiomas, pero durante mucho tiempo nadie se atrevió a imprimir la biblia en idioma griego.

Existe una razón importante para que esto sucediera: “Por ejemplo, si se tomaba la decisión de imprimir un texto de la biblia en francés.” Ese texto en francés era traducido de la vulgata de Jerónimo al francés y no cuestionaba la autoridad de la Vulgata. Pero si uno editaba un texto griego, estaba sacando el texto del cual nació la Vulgata

O sea estaba yendo a las fuentes mismas de la Vulgata de jerónimo y esto si era crítico. ¿Por qué? Porque era cuestionar la autoridad de la Vulgata “Y por ende, la autoridad de la iglesia católica.” Entonces, nadie se atrevía a cuestionar la autoridad de este teólogo, y el texto griego no fue impreso

El texto griego fue impreso en una y otra porción del Nuevo Testamento, pero nunca un Nuevo Testamento completo. De Gutenberg, un humanista llamado Desiderio Erasmo de Rotterdam (1466-1536 d.C) humanista y teólogo holandés, se dio a la tarea de realizar una edición del Nuevo Testamento griego y latino. Ese trabajo lo hizo en cinco meses (Desde el 2 de octubre de 1515 hasta el 1 de marzo de 1516)

Erasmo rectifico su primer trabajo por medio de una segunda edición publicada en el año 1519. Es importante anotar que ni en la (1516) ni en la segunda edición (1519) Erasmo incluyó el texto apócrifo de la Juan 5:7-8 a pesar de la fuerte presión que ejercía la iglesia católica romana. 

Por el año 1520 Erasmo se encontraba trabajando en su tercera edición del Nuevo Testamento griego y latino y en ese momento la inquisición católica ya había puesto sus ojos sobre él. Así tuvo muchos problemas ¡Su vida corría peligro! 

Erasmo afirmo que la razón que lo había llevado a tomar la decisión de no incluir el apócrifo en la Juan 5:7-8 era porque sencillamente no lO encontraba el manuscritos griego que contuviera las tan discutidas palabras, las incluiría en su tercera edición. 

Curiosamente apareció el tal manuscrito, que supuestamente fue escrito por un monje franciscano anónimo. Todo esto se hizo para engañar a Erasmo (Debemos tener en cuenta que por ese tiempo los criterios arqueológicos se encontraron todavía en una etapa primitiva) ¡El tal manuscrito resulto ser del siglo XVI! Es decir del mismo siglo en que vivió Erasmo. ¡Ese manuscrito fue elaborado más de 1400 años después de los manuscritos originales!

Luego de la aparición del mencionado manuscrito, Erasmo cedió y procedió a incluir el texto espurio dentro de su tercera edición de 1522. Sin embargo no lo hizo de muy buena gana, pues procedió a realizar un extenso comentario a pie de página donde expresa su desconfianza y manifiesta sus sospechas de que dicho escrito pudo ser preparado para confundirlo. 

En el año de 1527 Erasmo público por cuarta vez su Nuevo Testamento, y esta última edición es la que se hizo verdaderamente reconocida. En el año 1535 poco antes de morir, publico una última edición, el trabajo de Erasmo también conocido por algunas personas por el Textus Receptus (o texto recibido) es supremamente importante, pues sirvió como base de traducción del Nuevo Testamento a la mayoría de los principales idiomas de Europa. 

En 1522, Martin Lutero utilizo la segunda edición del Nuevo Testamento preparado por Erasmo para traducir la biblia al alemán. De hecho en esa traducción de Lutero al alemán no se incluyó el pasaje espurio, pues como ya hemos mencionado, dicho texto fue incluido solo hasta la tercera edición del Nuevo Testamento editado por Erasmo. Fue solo hasta el año de 1596 que dicho pasaje apareció en copias impresas en la versión alemana de Lutero.

Casiodoro de Reina al realizar su traducción de la biblia al idioma español, traducción que fue terminada en el año de 1569, incluyó ese texto espurio. Hoy en día la edición Reina Valera, revisada en 1960 por las sociedades bíblicas unidas, puede leerse en esa parte así: (las palabras resaltadas son apócrifas): 7 porque tres son los que dan testimonio: en el cielo: el padre, el verbo, y el espíritu santo: y estos tres concuerdan con uno. 8 y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. 

Curiosamente, las llamadas versiones modernas de la escritura, que son trabajos elaborados especialmente por académicos trinitarios, han eliminado las palabras espurias por considerarla sin ninguna base bíblica.

1 Juan 5:7-8 EN LA OPINIÓN DE LOS ERUDITOS BÍBLICOS


Hay acuerdo prácticamente unánime entre los eruditos de la biblia de que las palabras subrayadas son espurias. 7 porque tres son los que dan testimonio: en el cielo: el padre, el verbo, y el espíritu santo: y estos tres concuerdan en uno. 8 y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.

A estas alturas debemos ratificar que jamás estamos negando la infalibilidad de la palabra de Dios, pues los pentecostales apostólicos del nombre, creemos con toda convicción que la palabra de Dios es santa y que no contiene errores. Pero también tenemos que denunciar públicamente que la iglesia católica romana añadió unos textos apócrifos dentro de los versículos 7 y 8 de la primera carta de Juan, y que por causas muchas personas están perdiendo en el mundo entero a causa de esa alteración efectuada al texto sagrado

Pero miremos lo que dicen los eruditos: L. Bornet y A Schroeder (autores trinitarios) en su libro “Comentarios del Nuevo Testamento” dicen: “En el texto recibido en el tenor de los versículos 7 y 8 es acrecentado por una interpolación celebre en la historia del texto del Nuevo Testamento “porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el padre, la palabra y el espíritu. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el espíritu, el agua y la sangre, y estos tres concuerdan en uno “Las bastardillas no son auténticas. Tiene su origen en una falsa interpretación de los versículos 6 y 7A

Algunos escritores antiguos (Cipriano) vieron en los tres que dan testimonio una alusión a la trinidad. Esta interpolación, primero escrita al margen de un manuscrito habrá sido admitida en el texto por un copista ignorante. Esas palabras no se encuentran en ningún manuscrito griego, excepto uno que data del siglo XVI, y en uno grecolatino del siglo XV. Faltan igualmente en casi todas las versiones antiguas.”

David K. Bernard, en su libro la unicidad de Dios, dice: “Sin embargo, ¡Hay un acuerdo prácticamente unánime entre los eruditos bíblicos de que este versículo realmente no forma parte de la biblia! Todas las traducciones mayores en el inglés desde la versión King James (KIV) lo han omitido, incluso el Revised Standard Versión, The Amplifield Bible, y el New International Versión. 

También lo omite el texto griego generalmente aceptado (el texto Nestlé) El New International Versión (La Nueva Versión Internacional) presenta 1ª Juan 5:7-8 así: “Porque hay tres que testifican: el espíritu, el agua y la sangre; la KIV incluyo el versículo 7 solamente porque la edición del texto griego de 1522, compilado por Erasmo, la incluida.

Originalmente, Erasmo había excluido este pasaje de sus ediciones de 1516 y 1519 porque no se hallaba en cualquiera de 5000 manuscritos griegos, sino solamente en manuscritos resientes en la Vulgata-la versión en latín que usaba en ese entonces la iglesia católica presionó a Erasmo a incluir este versículo, el prometió hacerlo si ellos pudieran hallar un solo manuscrito griego que lo tuviera. Por fin produjeron uno, y entonces Erasmo con renuencia incluyo el versículo, aunque el manuscrito producido fechaba desde 1520.