Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

¿POR QUÉ JESÚS USA LA EXPRESIÓN PERRILLOS CON LA MUJER SIROFENICIA?


Por: Jason Dulle 

¿QUÉ PASA CON JESÚS LLAMANDO A UNA MUJER SIROFENICIA UN PERRO?

La Mujer Sirofenicia

La mujer Sirofenicia en la Biblia


La mujer sirofenicia es una figura única en los evangelios, porque desafía con éxito a Jesús con su fe y él la elogia por ello (Marcos 7: 24-30). Esta narrativa contrasta marcadamente con la forma habitual de los relatos del Nuevo Testamento, que destacan uno de los dichos de Jesús y le dan a Jesús la última palabra. 

(También podría interesarte: La mujer encorvada es sanada por Jesús)

La mujer sirofenicia le pide a Jesús que sane a su hija de la posesión demoníaca; él inicialmente la rechaza con un dicho: "Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos", que la mayoría interpreta como un desaire debido a su a ser gentil. 

Sorprendentemente para los evangelios, la mujer Sirofenicia responde a Jesús con su propio argumento: "Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos". Jesús responde positivamente, diciéndole: "Porque has dicho esto [literalmente" por esta palabra ( logos )], el demonio ha salido de tu hija". La propia enseñanza de la mujer parece cambiar el rumbo y provocar la curación de Jesús para su hija.

Jesús y la mujer Sirofenicia en la Biblia


Si alguna vez has leído el intercambio entre Jesús y la mujer sirofenicia en Marcos 7: 24-30, estoy seguro de que has hecho la misma pregunta que la mayoría de nosotros tenemos: "¡¿Jesús realmente dijo eso?!"

(También puedes leer una reflexión sobre La Fe De La Mujer Sirofenicia)

¿Que dijo él? En respuesta a la solicitud de la mujer de que Jesús expulsara a un demonio de su hija, Jesús dijo: "Dejen que los hijos se alimenten primero, porque no es correcto tomar el pan de los hijos y arrojarlo a los perros". ¡Qué grosero! Parece fuera de lugar que Jesús humille a una mujer, comparándola con un perro

Larry Hurtado tiene un útil artículo sobre este pasaje que explica el punto de Jesús en su contexto original. Él menciona los siguientes puntos: 

La palabra griega que Jesús usó para "perro" se refiere a perros domesticados, no a perros salvajes, y por lo tanto no se debe tomar de manera despectiva. 

Jesús apelaba a una práctica común que toda madre conocía: primero alimentas a los hijos y luego a las mascotas de la casa. 

El evangelio de Marcos fue escrito para una audiencia gentil. ¿Por qué Marcos elegiría incluir esta historia si Jesús menospreciaba a los gentiles y decía que no eran dignos del reino? Eso es contra-intuitivo, y sugiere que estamos malentendiendo el intercambio.

(Te puede interesar leer más Estudios Bíblicos)

El público original de Marcos no habría entendido que Jesús menospreciaba a la mujer, ni a los gentiles en general. El punto de Jesús era simplemente que su ministerio se limitaba específicamente al pueblo judío. 

El problema no era que la mujer no fuera digna de un milagro porque era gentil, sino que el momento no era el correcto. Jesús deja en claro que los gentiles también recibirían la misma comida que los judíos estaban comiendo en el futuro. Esto está implícito en su declaración de que los hijos deben ser alimentados "primero". [1] 

(Te puede interesar: Prédicas Cristianas Escritas)

Y, sin embargo, a la mujer se le concedió su pedido porque ella respondió sabiamente: “Sí, Señor; sin embargo, incluso los perros debajo de la mesa comen las migajas de los hijos ”. Así como los hijos a menudo les dan porciones de comida a los perros antes de que terminen de comer, aun así esta mujer quería recibir los beneficios del ministerio de Jesús antes de que se expandiera a Un mundo gentil más grande en el futuro.

[1] Incluso el gran misionero de los gentiles, Pablo, continuó con esta práctica. Primero fue a los judíos, y luego a los gentiles (Hechos 13: 14,44; 17: 1-5,10,16-17; 18: 4-5,18-19).