Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

¿CUÁNTAS VOLUNTADES TIENE JESÚS?: LO HARÉ O LO HAREMOS


Por: Jason Dulle

¿CUÁNTAS VOLUNDADES TIENE JESÚS?


Introducción

Entendemos por las Escrituras que Jesucristo es a la vez completamente Dios y completamente hombre simultáneamente en una sola existencia. Como se establece en la Definición de Calcedonia, Cristo es una persona que subsiste en dos naturalezas (divina, humana) y, por lo tanto, comparte todos los atributos propios tanto de la deidad como de la humanidad.

(Te puede interesar la sección de Doctrina pentecostal)

Si bien las dos naturalezas están en unión, permanecen distintas e inalteradas, y las propiedades de cada una se conservan por completo. La pregunta a la que nos enfrentamos es si la capacidad de voluntad es inherente a una naturaleza, ¿Cómo debemos entender la (s) voluntad (es) de Cristo? Si posee las naturalezas divina y humana, ¿Se deduce que tiene dos voluntades?

Si bien a primera vista esta conclusión parece ser tan lógica como la simple aritmética, debemos preguntarnos si realmente representa al Jesús que encontramos en las Escrituras. ¿La confesión de dos voluntades para Cristo refleja una teología de la encarnación?

¿Hace a Cristo un esquizofrénico que quiere en un sentido un segundo, y en otro al siguiente, o lo hace de dos maneras simultáneamente? ¿Cuántas voluntades posee Cristo? La respuesta a estas preguntas depende en última instancia de la manera en que entendemos la encarnación y las funciones de una "naturaleza".

(Quizás te interese: La unicidad de Dios)

En lo que respecta a la capacidad volitiva, debemos confesar que Cristo posee la capacidad de querer tanto de manera divina como humana debido a la realidad y la integridad de sus dos naturalezas. Sin embargo, en lo que respecta a la función de su persona, debemos confesar que la voluntad de Cristo es una voluntad única: una voluntad humana. Este artículo buscará exponer los fundamentos teológicos para tal conclusión.

LA REALIDAD DE LA VOLUNTAD HUMANA DE CRISTO


La Escritura es clara en cuanto a que Jesús tiene una voluntad que es de naturaleza humana, y distinta de la voluntad del Padre (Lucas 22:42). Jesús incluso podría querer algo contrario a la voluntad del Padre (al menos hipotéticamente).

(También puedes leer: Cristología)

Por ejemplo, Jesús deseaba que la copa de ira que enfrentaría pasaría de Él, pero luego declaró "sin embargo, no se haga mi voluntad sino la tuya" (Mateo 26: 39-42; Lucas 22:42). Para dar sentido a tal fenómeno, debemos confesar que la voluntad de Cristo es distinta de la voluntad del Padre.

Si el Padre con quien Jesús habló posee una voluntad, y la identidad personal divina de Jesús es la del Padre, ¿Se deduce que tanto una voluntad divina como una voluntad humana residen y operan en Cristo simultáneamente? Si Cristo tiene dos voluntades internas para su ser, la voluntad humana que trabaja y se somete a la voluntad divina, ¿No divide esto a Cristo en dos?

Soluciones inadecuadas


Los teólogos a lo largo de la historia de la iglesia han ofrecido cinco soluciones básicas para resolver este dilema:


1. Cristo posee dos voluntades. La voluntad divina eclipsa o subsume la voluntad humana, haciéndola básicamente inoperable. (Monofisismo)

2. La voluntad humana fue reemplazada por la voluntad divina (Apolinarismo; Kenoticismo). 1

3. Las voluntades humana y divina se han unido en una nueva voluntad theanthropic (divina-humana). (Eutiquianismo)

4. Cristo posee dos voluntades distintas que trabajan conjuntamente entre sí. (Nestorianismo incipiente)

5. En Cristo, Dios quiere exclusivamente como hombre a través de su naturaleza humana asumida (cirílico).

La primera solución es que incluso si se reconoce que Cristo posee una voluntad humana a nivel ontológico, funcional y epistemológicamente la humanidad de esa voluntad se hizo inoperable por el dominio de la persona divina.

Al final, esta imagen de Cristo se acerca al error de la segunda solución; es decir, Cristo está privado de una voluntad humana por completo. Si la voluntad de Cristo no es humana, sino divina, la encarnación se convierte en una farsa en la que Dios solo pretende ser un hombre genuino, pero no lo es. El retrato bíblico de Cristo como luchando por cumplir la voluntad de Dios se convierte en una farsa.

La tercera solución se equivoca en que las naturalezas divina y humana de Cristo se unen compositivamente, formando una nueva sustancia que no es ni completamente Dios ni completamente hombre (y, por lo tanto, una voluntad que no es ni la de Dios ni la del hombre), sino un híbrido de los dos. Si es así, Jesús no podría identificarse con los hijos de Adán, ni podría identificarse con la Deidad. Él estaría en una clase propia, no apto para ser el mediador entre Dios y los hombres (I Timoteo 2:15).

La cuarta solución es errónea, ya que sugiere dos centros de conciencia en Cristo, cada uno trabajando juntos simultáneamente entre sí. Decir que Jesús posee dos voluntades erróneamente ve a Jesús como un conglomerado de partes.

El "lado divino" de Jesús se percibe como dispuesto a una cosa, mientras que su "lado humano" quiere otra. Siempre es Dios dispuesto como Dios, hombre dispuesto como hombre, o Dios y hombre dispuestos en conjunto, pero nunca Jesús como Jesús dispuesto.

Las dos naturalezas de Cristo no son dos partes, una divina y una humana, simplemente unidas en un lugar y una apariencia externa, cada una dispuesta independientemente de la otra. Jesús es una persona que quiere de una manera a través de su modo humano 2 de existencia. Cuando reducimos la voluntad de Cristo a su naturaleza en lugar de a su persona, perdemos la unidad de su persona y terminamos con un Cristo nestoriano.

La cristiandad ortodoxa está de acuerdo en que Jesucristo es una persona que subsiste en dos naturalezas. Además, se reconoce que la capacidad de voluntad es inherente a una naturaleza. Deseando afirmar la realidad de la naturaleza dual de Cristo, entonces, algunos han sentido necesario afirmar que Cristo tiene dos voluntades.

Cualquier negación de la enseñanza de las "dos voluntades" se interpreta como una negación de la realidad y la integridad de las dos naturalezas de Cristo. Este fue el corazón de la controversia monotelita en el siglo VII. (Ver el apéndice para una breve discusión de este debate).

La teoría de las "dos voluntades" es atractiva porque afirma la humanidad completa y la deidad de Cristo, y evita cualquier interpretación monofisita de la unión hipostática en la que la deidad de Cristo subsume su humanidad.

Al final, sin embargo, esta visión tiende hacia una visión nestoriana de Cristo, en donde Él tiene voluntad tanto como Dios como hombre, cada uno trabajará simultáneamente y en conjunto con el otro. El problema con tal explicación es triple:

1. Separa a Cristo en dos "partes", donde una de sus partes está haciendo una cosa mientras que la otra está haciendo otra cosa (o nada). Ya no es la persona, Jesús, dispuesta, sino cada una de sus dos partes.

2. Le da a la humanidad de Cristo una personalidad independiente de Dios. La naturaleza humana de Jesús se confunde con una persona humana distinta. Jesús, en lugar de ser Dios existente como hombre, se reduce a Dios existente como Dios y a un hombre existente como hombre en un cuerpo, ambos dispuestos en conjunto entre sí.

3. Fundamenta el funcionamiento de la voluntad en la naturaleza.en lugar de la persona , afirmando que cada una de las naturalezas de Cristo ejecutó su propia voluntad peculiar. Confunde la capacidad de voluntad con la actualización de la voluntad.

Solo las personas tienen la capacidad de actualizar la voluntad inherente a una naturaleza. Las dos naturalezas de Jesús no lo hacen, pero Dios, la persona, utiliza la voluntad inherente a la naturaleza para querer de la manera peculiar de esa naturaleza.

Cualquier confesión de que Cristo tiene dos voluntades debe ser capaz de explicar adecuadamente cómo Jesús podría poseer dos voluntades sin ser dos personas.

Como se demostrará en el resto de este artículo, solo la quinta opción puede mantener la unidad de la persona de Cristo y ser fiel a una encarnación real de Dios en la existencia humana. Jesús nos ama como hombre a veces, y lo hará como Dios en otros momentos. Debido a que Jesús es Dios existente como hombre, en Cristo Dios siempre ama como ser humano.

Si bien reconocemos la existencia de una voluntad divina y humana, la dualidad de voluntades no es interna a Cristo entre sus dos naturalezas, sino externa a Cristo entre los dos modos de existencia de Dios.

En la manera divina de la existencia de Dios como el Padre, Dios quiere exclusivamente de una manera divina, mientras que en la forma humana de la existencia de Dios como el Hijo, Dios quiere exclusivamente de una manera humana.

Cristo tiene una sola voluntad, una voluntad humana, porque Cristo es el modo humano de existencia de Dios, y en ese modo de existencia Dios quiere exclusivamente de acuerdo con lo que Él es; es decir, hombre.

Jesús no es consciente de la voluntad divina porque en su existencia humana Dios eligió existir como hombre, y así ser consciente de sí mismo como hombre. La voluntad de Dios fue algo revelado a Cristo (ver Juan 3:32; 5: 19-20; 7:16; 8:26, 28, 38, 40; 12: 48-50; 17: 8), no se conoce intuitivamente por el.

Había alguna información en la mente y voluntad de Dios de la que Jesús no estaba al tanto (Marcos 13:32). Jesús intuitivamente conocía su propia voluntad humana, pero solo conocía la voluntad del Padre por revelación.

El conocimiento de la voluntad del Padre es externo a Cristo, no interno. Esto no quiere decir que Jesús tenía un conocimiento imperfecto de la voluntad de Dios, sino que tenía un conocimiento incompleto de la voluntad de Dios. No estaba al tanto de la voluntad del Padre, aparte de la revelación divina.

LA NATURALEZA DE LA ENCARNACIÓN: SOLO HAY UNA PERSONA EN CRISTO


El número de voluntades en Cristo se vuelve claro cuando entendemos la naturaleza de la encarnación. La encarnación no es una mera morada de Dios en un hombre, sino que Dios viene a ser hombre. 3

La encarnación no trajo a la existencia una persona humana separada, sino que fue Dios mismo tomando una nueva forma de existencia como hombre. 4 (Ver mi artículo titulado Evitar el talón de Aquiles del trinitarismo, el monarquianismo modalista y el nestorianismo: el reconocimiento y la ubicación adecuada de la distinción entre padre e hijo )

La diferencia entre Jesús y todos los demás hombres radica en el hecho de que el hombre existe como hombre, mientras que Jesús es Dios como hombre, no Dios como Dios y el hombre como hombre unido en unión. Decir que Jesús es Dios que existe como hombre y que el hombre existe como hombre en unión crea dos sujetos personales y dos centros de conciencia en Cristo.

Tal confesión cae en el mismo error inherente al nestorianismo y al adopcionismo; es decir, confiesa la existencia de una persona humana distinta de la persona divina en Cristo. Dios se hizo hombre; Dios no se convirtió en un hombre. La humanidad de Dios no era la de una persona humana distinta, sino una naturaleza humana genuina (hecho personal) por Dios mismo. Solo hay un sujeto personal en Cristo, Dios, no dos.

Decir que Jesús como Jesús tiene dos voluntades sugiere que hay dos personas en Cristo, una que es Dios y otra que es hombre. Esto es imposible a la luz de una verdadera encarnación de Dios. Jesús es Dios existiendo como hombre, no Dios y un hombre existiendo juntos en un lugar geográfico; no una persona divina y una persona humana coexistiendo lado a lado.

Debido a que Jesús es Dios existiendo como hombre, necesariamente solo puede haber un sujeto personal en Cristo, no dos. Dios es ese sujeto personal. Así como somos el sujeto de todos nuestros actos, Dios también es el sujeto de todos los actos de Cristo. Sin embargo, en Cristo Dios no está actuando como Dios 5.

Todo lo que Cristo hace lo hace como hombre porque en Cristo Dios ha llegado a ser hombre. Jesús no está dispuesto a Dios como Dios, y el hombre dispuesto como hombre en conjunto, sino Dios dispuesto como hombre a través de su modo de existencia humano.

UNA NATURALEZA NO ES UNA PERSONA


La Cristología ortodoxa confiesa que Cristo es completamente Dios y completamente hombre, reconociendo una distinción divina / humana genuina dentro de la unidad de Su persona. Sin embargo, cómo entendemos el origen de esta distinción divina / humana es la diferencia entre herejía y ortodoxia.

La distinción divino / humano es una distinción de naturalezas, no una distinción de personas. La única forma en que podríamos concebir que Cristo tenga dos voluntades es si adoptamos la segunda, malinterpretando la encarnación como la asunción de Dios de una persona humana en lugar de la asunción de Dios de la naturaleza humana.

Dios llegó a existir como hombre uniendo la naturaleza humana a Su persona divina, adquiriendo una existencia humana completa con todas las propiedades inherentes a la naturaleza humana (alma humana, espíritu, mente, conciencia, etc.), no asumiendo una persona humana.

Debido a que asumió una naturaleza humana y no una persona humana, la humanidad de Jesús no es una persona individual en sí misma, sino que es una naturaleza humana individualizada ( hipostática ) por la persona divina.

Decir que Cristo tiene dos voluntades asume falsamente que su naturaleza humana es una persona humana separada. Sin embargo, no puede haber equívocos de naturaleza y persona. 6 Una naturaleza son las propiedades o atributos esenciales que marcan qué tipo de cosa es un individuo. 7

La naturaleza humana ( physis ) es una sustancia abstracta y genérica común a toda la humanidad. Sin embargo, una persona es una sustancia concreta, inmaterialmente consciente, una personalidad; un individuo que consiste en una cierta naturaleza; La particularización de una sustancia genérica.

Una persona es el yo consciente concreto, el ego, que define quién es de una sustancia particular.8 Se necesita una persona concreta ( hipóstasis ) para actualizar la naturaleza genérica. 9 En el caso de Cristo, la persona que actualiza la naturaleza humana es Dios, no una persona humana separada.

Debería ser bastante obvio que las naturalezas no pueden querer, las personas lo harán. La capacidad de voluntad de una manera humana es inherente a la naturaleza humana, pero la capacidad de actualizar esa voluntad es la función de la persona. Se requiere un sujeto personal para querer algo. El único sujeto personal en Cristo es Dios.

Sería imposible para Cristo tener dos voluntades para asumir que la naturaleza humana de Cristo tiene una personalidad individual aparte de Dios, capaz de realizar las funciones de una persona. 

Cuando podamos comprender el hecho de que solo hay un sujeto personal en Cristo, Dios, y que la humanidad que Dios asumió no es una persona sino una naturaleza, entenderemos por qué es imposible para Cristo 10 tener dos voluntades, dispuesto como Dios a veces, como hombre en otras ocasiones, o como Dios y hombre simultáneamente.

DOS MEDIAS, UNA CAUSA


Mientras que un acto (como el ejercicio de la voluntad) es el trabajo de una persona, no una naturaleza, la naturaleza es la causa / medio de actualización, ejecución o implementación de la acción. Normalmente hay una hipóstasis para cada physis .

En el caso de Cristo, sin embargo, hay dos physeis (naturalezas) para una hipóstasis (persona). Hay dos medios distintos de implementación para todos los actos de Cristo, pero solo una persona para actualizarlos.

Dado que las naturalezas siguen siendo distintas, los medios para los actos de Dios siguen siendo distintos y, sin embargo, debido a la unión de las naturalezas en una sola persona, todos los actos de Cristo son actualizados por esa única persona, y deben ser considerados como los 11 hechos. 12 

Todas las actividades de Cristo deben "atribuirse al yo que las comete". Las acciones, pensamientos y pensamientos de Cristo tendrán a Dios como sujeto, porque en Cristo Dios mismo existe como hombre. 13

Los actos de Cristo no fluyen de su naturaleza, sino de su persona. 14 Dios puso a la naturaleza humana en unión consigo mismo, actualizando la naturaleza como su sujeto personal ( hipóstasis ) y utilizando los atributos inherentes a la naturaleza para existir personalmente como hombre.

La persona divina utiliza cada naturaleza para realizar las funciones propias de cada uno, pero finalmente debemos confesar que ambas naturalezas están motivadas por la misma persona y por la misma voluntad. 15

Las naturalezas no actúan; la persona actúa, llevando a cabo sus actividades en, a través y con ambas naturalezas. 16 La única persona divina "hace por medio de cada naturaleza los actos que le son apropiados", 17 decidiendo las acciones que las naturalezas hicieron posibles. 18

Debemos confesar que las experiencias de Cristo tienen una dualidad de origen debido a su dualidad de naturalezas, pero todas sus experiencias emanan de una sola persona. No podría dormir, por ejemplo, si no fuera por su naturaleza humana, dándole la capacidad de experimentar fatiga y descanso.

Del mismo modo, Cristo no podría querer como hombre si no fuera por su naturaleza humana dándole la capacidad de querer de una manera humana. La voluntad humana de Cristo pertenece propiamente a la humanidad "según su naturaleza, pero a Dios según la persona" 19 porque en Cristo la única persona se ha convertido en hombre de manera personal.

Dios quiso como hombre en y a través de su existencia humana, a través de las propiedades humanas que eran suyas en virtud de la unión hipostática de su persona divina con la naturaleza humana. 20 Jesús puede experimentar ciertas experiencias debido a su identidad divina, y otras debido a su identidad humana, "pero finalmente es Él mismo y no cualquiera de sus naturalezas, quien tiene la experiencia y es el sujeto de ellas". 21

Todas las acciones humanas de Cristo deben ser predicadas del sujeto personal en Cristo: Dios. Como solo hay un sujeto personal en Cristo, Dios es el sujeto de todos los actos y atributos divinos y humanos.

Nestorio cometió un error al plantear un sujeto humano que realizaba acciones humanas y un sujeto divino que realizaba acciones divinas conjuntamente. Las experiencias humanas de Cristo no fueron predicadas de Dios, sino de la persona humana asumida. Esto es una negación de una verdadera encarnación y similar al adopcionismo.

Cirilo entendió correctamente que Dios se hizo hombre, no que Dios y un hombre estaban unidos en una "persona común", como lo llamó Nestorio. Jesús es una persona que subsiste en dos naturalezas, no dos personas que subsisten en dos naturalezas unidas en una apariencia externa y una conjunción funcional. Debido a que Dios llevó a la naturaleza humana a la unión consigo mismo, utilizando los atributos inherentes a la naturaleza para existir personalmente como hombre.

¿PUEDE HABER UNA VOLUNTAD HUMANA SIN UNA PERSONA HUMANA?


La voluntad de Cristo es verdaderamente humana, pero no es la voluntad de una persona humana. La humanidad de la voluntad de Cristo no requiere que sea una persona humana separada, sino solo que posee una naturaleza humana genuina.

Al ver que Dios adquirió una verdadera naturaleza / identidad humana en la encarnación, también adquirió una voluntad humana, porque la capacidad de querer como hombre es inherente a la naturaleza humana.

Cuando Dios asumió una existencia humana, asumió todo lo relacionado con la existencia humana. Llegó a existir como hombre, y por lo tanto llegó a pensar como hombre, conocer como hombre, estar limitado como hombre, y sí, incluso lo hará como hombre.

¿Pero quién estaba dispuesto en Cristo? ¿Era una persona humana separada? No. Era Dios mismo dispuesto de una manera humana. En Cristo, Dios estaba dispuesto como hombre a través de su naturaleza humana asumida, no a través de una persona humana.

SIEMPRE UNA VOLUNTAD HUMANA


Los actos de uno siempre estarán de acuerdo con su forma de existencia. Las personas humanas, por ejemplo, existen de manera humana y, por lo tanto, sus actos son necesariamente humanos. Cuando nos referimos a Jesucristo, nos estamos refiriendo a la forma humana de existencia de Dios.

Al ver que Dios se encuentra a sí mismo como un ser humano en Cristo, los actos de Cristo son necesariamente humanos ... siempre. Esto incluye el acto de querer.

Si bien encontramos al Padre dispuesto y al Hijo dispuesto, y reconocemos que estas voluntades son distintas, sería incorrecto decir que Cristo como Cristo tiene dos voluntades. Debido a que el Padre y el Hijo no son dos personas distintas, sino la misma persona en dos modos distintos de existencia, es más exacto decir que la única persona divina está dispuesta de dos maneras distintas: como Dios (Padre), como hombre (Hijo , Jesús).

Sin embargo, las dos formas en que Dios ha llegado a la voluntad no son internas a Cristo, sino externas entre los dos modos de existencia de Dios: como Dios (Padre), como hombre (Hijo, Jesús). La única persona divina está actualizando la voluntad de Cristo y la voluntad de Dios desde sus dos modos distintos de existencia.

En su forma divina de existencia, la única persona divina quiere exclusivamente de manera divina; En su forma de existencia humana, la misma persona divina quiere exclusivamente de manera humana (actualizando la voluntad humana heredará a la naturaleza humana), porque en Cristo Dios es el hombre. Cristo no tiene dos voluntades, una de Dios y otra de un hombre, operando en Él simultáneamente, pero una lo hará porque Cristo es una persona.

Debido a que Cristo es la forma humana de existencia de Dios, en Cristo Dios quiere exclusivamente de una manera humana. Los actos de Jesús son los actos de Dios, pero hechos de manera humana a través de los atributos de la naturaleza humana.

La voluntad de Jesús es la manera humana de querer de Dios. Jesús no tiene dos voluntades operando dentro de él. Él tiene una voluntad, y solo es consciente de una voluntad; es decir, su propia voluntad humana. 22

Los actos personales de Dios fueron elaborados exclusivamente a través de su naturaleza humana, eligiendo voluntariamente no actuar a través de su naturaleza divina para que Él realmente pudiera existir y funcionar como hombre en Cristo.

De ninguna manera se trata de una negación de la capacidad natural de la naturaleza humana de Cristo para querer de una manera humana, sino más bien una afirmación de que la voluntad humana inherente a la naturaleza humana nunca podría actualizarse aparte de la persona divina. 23

Decir que Cristo quiere exclusivamente de manera humana no es negar la existencia de una voluntad divina; es solo para ubicarlo dentro del modo divino de existencia de Dios (Padre), en lugar de Su modo humano de existencia (Hijo).

La persona divina en Cristo continúa existiendo más allá de la encarnación de la misma manera divina que siempre ha tenido, y en ese modo de existencia, Él sigue queriendo exclusivamente como Dios.

Cuando podemos entender que en Cristo Dios siempre quiere de una manera humana, se hace completamente innecesario preguntar si Jesús habló o no de acuerdo con su voluntad divina o su voluntad humana al examinar las declaraciones de Jesús. 

Por ejemplo, cuando Jesús le preguntó al Padre: "Si es posible, deja que esta copa pase de mí; sin embargo, no como yo lo haré, sino como tú lo harás" (Mateo 26:39), sabemos que Él habló así desde Su ser humano. Lo haré porque no podía hablar de nadie más. Su voluntad siempre fue humana.

Al ver que no había voluntad divina lado a lado, su voluntad humana (como lo concebiría una concepción nestoriana), no tenía otra opción cuando se trataba de querer. Debido a que Él era Dios existente como hombre, toda la voluntad de Cristo era de naturaleza humana.

NO ES SIMILAR AL APOLINARISMO


Si Dios es el único sujeto personal en Cristo, y solo las personas lo harán, ¿Negará esto a Cristo una voluntad humana? No. Debido a que Dios asumió la naturaleza humana, necesariamente posee todos los atributos de la existencia humana. Debido a que Dios llegó a existir y ser consciente como hombre en la encarnación, la voluntad de Cristo es necesariamente humana.

Dios está dispuesto como hombre a través de su modo de existencia humano. Cuando Dios llegó a existir como un hombre genuino, completo con una conciencia / mente humana genuina, tuvo la capacidad de querer de una manera humana.

La voluntad humana de Dios se basa exclusivamente en su modo de existencia humano , mientras que la voluntad divina de Dios se basa exclusivamente en su modo de existencia divino más allá de la encarnación.

La afirmación de que Cristo posee una naturaleza humana pero no es una persona humana puede sonar apolínea para algunos porque Jesús parece carecer de algo esencialmente humano. Sin embargo, como se dijo anteriormente, la naturaleza humana es la totalidad de lo que significa ser humano, solo le falta el ego (persona) para actualizarlo.

Debido a que Dios llevó a la naturaleza humana a la unión consigo mismo, Cristo posee necesariamente todos los atributos de la humanidad (mente, voluntad, alma, espíritu, psique, conciencia, etc.), pero no tiene un ego humano distinto ( hipóstasis ) para actualizar el atributos de la naturaleza.

La naturaleza humana está hipostática (hecho personal) por Dios mismo. En Cristo, Dios actualizó los atributos humanos inherentes a la naturaleza humana como el sujeto personal de ellos, en lugar de tener un ego (persona) humano separado para actualizarlos. 24

De ninguna manera se trata de una deificación de los atributos humanos de Cristo (como lo hicieron los monofisitas), un truncamiento de los atributos divinos de Cristo al nivel de la humanidad (como lo hicieron los kenoticistas), o un reemplazo de los atributos humanos de Cristo con atributos divinos (como lo hizo Apollinarius ) Más bien, esto es un reconocimiento de que Dios llegó a existir como hombre uniéndose a Sí mismo de una manera hipostática y metafísica, la naturaleza humana, y utilizando esa naturaleza para existir personalmente como hombre.

Dios entró en una existencia humana al tomar para sí todo lo que significa ser humano, unir esos atributos esenciales (naturaleza) a sí mismo y existir a través de ellos como un ser humano genuino.

El cargo de apolinarismo solo es apropiado cuando se niega a Cristo la existencia de una psicología humana genuina. Sin embargo, no se hace tal afirmación aquí. Inherente a la naturaleza humana que Dios asumió es una voluntad humana.

Dios no reemplazó la voluntad humana con una voluntad divina, solo pretendió tener una voluntad humana, sino que utilizó la voluntad humana inherente a la naturaleza humana asumida para que Él mismo lo hiciera de una manera humana, con una voluntad humana genuina. Dios no se hace pasar por la voluntad de una manera humana, pero estaba dispuesto de una manera humana, porque en la encarnación Dios vino a ser hombre.

Conclusión

Debido a que Cristo es una sola persona, Cristo necesariamente tiene una voluntad de acuerdo con las funciones de su persona. Esta afirmación no es una negación de la realidad y la integridad de las dos naturalezas de Cristo, sino más bien una confesión de que la actualización de la voluntad reside en la persona, no en la naturaleza de Cristo. Solo las personas tienen la capacidad de actualizar la capacidad volitiva inherente a una naturaleza.

En Cristo, Dios mismo actualizó los atributos humanos inherentes a la naturaleza humana como el sujeto personal de ellos, en lugar de un ego humano distinto (persona). Las dos naturalezas de Jesús no lo hacen, pero Dios, la persona, utiliza la voluntad inherente a la naturaleza humana para querer de la manera peculiar de esa naturaleza.

Dios quiso como hombre y través de su existencia humana 25 La persona divina quiere, de acuerdo con un ser humano, será hecha posible por el hecho de que Él trajo la naturaleza humana en unión con su persona divina en la encarnación.

Para responder a nuestra pregunta original, entonces, aunque la capacidad de voluntad es inherente a la naturaleza humana y divina, no se sigue que Cristo tenga dos voluntades operativas.

Cristo tiene dos capacidades volitivas debido a la dualidad de su naturaleza, pero una voluntad operativa debido a ser una sola persona. Si bien se necesita a una persona para actualizar la voluntad inherente a una naturaleza, no requiere que una persona humana actualice una voluntad humana.

La persona divina, habiendo asumido una naturaleza humana, puede ser el sujeto personal de la humanidad, queriendo de manera humana a través de la naturaleza. En Cristo, Dios estaba dispuesto como hombre a través de su naturaleza humana asumida, no a través de una persona humana. Jesús no está dispuesto a Dios como Dios, y el hombre dispuesto como hombre en conjunto,

Si bien reconocemos la existencia de una voluntad divina y humana, la dualidad de voluntades no es interna a Cristo entre sus dos naturalezas, sino externa a Cristo entre los dos modos de existencia de Dios: como Dios (Padre), como hombre (Hijo, Jesús )

Solo hay una persona divina, pero esa persona divina está dispuesta tanto de manera divina (como Padre) como de manera humana (como Hijo). En la manera divina de la existencia de Dios como el Padre, Dios quiere exclusivamente de una manera divina, mientras que en la forma humana de la existencia de Dios como el Hijo, Dios quiere exclusivamente de una manera humana.

Cristo es la forma de existencia humana de Dios, y en ese modo de existencia Dios quiere exclusivamente según lo que es; es decir, hombre.

Apéndice

La controversia monotelita


La controversia sobre el número de voluntades de Cristo se remonta a la antigüedad. La controversia se agudizó en el siglo VII en lo que se denominó controversia monotelita. Los monotelitas sostenían que Cristo tenía una sola voluntad.

Los dotelitas sostenían que Cristo tenía dos voluntades. El primer grupo tendió hacia el monofisismo mientras que el segundo grupo tendió hacia el nestorianismo. Gran parte del debate fue simplemente un resurgimiento público de la larga y continua batalla que existió entre las escuelas de cristología alejandrina (monofisita) y antioquena (nestoriana) desde finales del siglo IV y principios del quinto siglo.

El preludio de la controversia monotelita no se refería al número de voluntades de Cristo, sino al lugar de sus acciones ( energeia ). ¿Fueron sus acciones realizadas por su naturaleza ( physeis ) o por la persona ( hipóstasis )?

También hubo confusión sobre lo que se entiende por energía. Si se refería a la capacidad volitiva detrás de las acciones de Cristo, entonces se prefería una dualidad para salvaguardar contra el monofisismo en el que Cristo solo tiene una capacidad volitiva; es decir, una divina capacidad volitiva. Si energeiase refirió a los actos resultantes de la capacidad volitiva inherente a las naturalezas, sin embargo, se prefería un modelo unitario o modelo antrópico. 26

Todos estaban de acuerdo en que Cristo solo tenía una voluntad de acuerdo con la función de Su persona, incluidos los nestorianos. "Sin embargo, el asunto parece completamente diferente cuando se considera la capacidad voluntaria como una capacidad de actuar inherente a un ser inteligente en función de su naturaleza.

En este sentido, está claro que la duplicación de la naturaleza requiere la duplicación de la voluntad". 27 Tal fue la conclusión del Tercer Concilio de Constantinopla en 681 DC. Los monotelitas, sin embargo, no solo mantuvieron una voluntad para Cristo de acuerdo con las funciones de su persona, sino que también mantuvieron una fuente de capacidad volitiva en Cristo; es decir, el de la persona divina.

Esencialmente, esto fue una negación de cualquier humanidad real a la voluntad de Cristo. Para los monofisitas / monotelitas Cristo estaba dispuesto como Dios, solo apareciendo a la voluntad como hombre.

Los monotelitas se equivocaron, no porque confesaron una voluntad operativa para Cristo de acuerdo con las funciones de su persona, sino porque confesaron su voluntad como una voluntad divina, excluyendo la voluntad genuinamente humana.

Mirando hacia atrás en retrospectiva, algunos están convencidos de que el Consejo de la Tercera Constantinopla cometió un error porque arraigó el funcionamiento de la mente / voluntad en la naturaleza más que en la persona. 28

Cuando la mente / voluntad está arraigada en la naturaleza, se hace difícil mantener las otras capacidades de una persona que siguen directamente los talones de la mente / voluntad (como la racionalidad, cognición, afecto, deseo, percepción, moralidad), haciendo que concepto de "persona" vacuo.

En su intento de mantener la dualidad de las naturalezas de Cristo como se establece en la Definición de Calcedonia en 451 dC, aquellos en la Tercera Constantinopla sintieron que era necesario mantener dos voluntades operativas en Cristo, una para cada una de sus naturalezas.

Si bien es cierto que la naturaleza contiene la capacidad volitiva de voluntad, la naturaleza no tiene la capacidad de actualizar la voluntad inherente a ella. Se necesita una persona o ego para actualizar la voluntad inherente a la naturaleza.

Además, debido a que Cristo es la forma de existencia humana de Dios, Dios solo quiere como hombre en Cristo, porque en Cristo Dios existe como hombre. ¿Significa esto que Dios no quiere como Dios también? No.

Dios continúa existiendo más allá de la encarnación de la misma manera divina que siempre ha tenido, y en ese modo de existencia Él quiere como Dios. Mientras que la única persona divina quiere tanto como Dios como hombre, estas dos formas de voluntad no son internas a Cristo, sino entre los dos modos de existencia de Dios.

Como existe como Dios, quiere exclusivamente de manera divina, pero como existe como hombre, quiere exclusivamente como hombre, porque en Cristo Dios es hombre.

Notas al pie

1. Dentro del marco kenótico, la voluntad de Cristo es una voluntad divina truncada, adaptada a un nivel humano, no una voluntad humana genuina.

2. Uso "modo" vacilante debido a sus asociaciones negativas. A menudo se percibe que significa un papel ficticio que Dios juega en la encarnación que algún día dejará de jugar después de que se haya cumplido el propósito de la encarnación.

El Hijo no es un papel temporal que Dios jugó para ser descartado en el futuro. El Hijo es un ser humano genuino, un ser ontológico real, y como todos los demás seres humanos genuinos, vivirá por la eternidad como ser humano.

La humanidad de Jesús no es una máscara descartable cuando se ha logrado el drama de la redención humana. Utilizo "modo" para significar "una forma de existencia ontológica, la forma en que se manifiesta una sustancia subyacente", no un rol o dispositivo nominal sin referencia ontológica real.

3. El "llegar a ser hombre" de Dios no implica una transmutación de Dios en un hombre. Dios siguió siendo quien era tanto en como después de la encarnación. Si Dios se hubiera convertido en un hombre, dejaría de ser Dios, o al menos dejaría de ser el mismo Dios que era antes de la encarnación.

Esto quitaría cualquier significado a la noción de que "Jesús es Dios" porque el Dios que se hizo hombre dejó de ser Dios cuando se convirtió en ese hombre, y así el hombre en el que se convirtió ya no es Dios, sino el hombre.

Incluso la humanidad de Jesús no podría considerarse completamente humana, porque habría experimentado un cambio a través de su asociación con la deidad. Cualquier transmutación de Dios en hombre exigiría que Jesús sea un tercero ( tertium quid) que no es completamente Dios ni completamente hombre, sino un híbrido de los dos.

4. Thomas G. Weinandy, ¿Cambia Dios ?: La Palabra se convierte en la encarnación, Studies in Historical Theology , vol. IV (Still River, MA: Publicaciones de St. Bede, 1985).

5. No uso "actuar" para referirme a "fingir", sino más bien "la realización de actos".

6. Nestorio no podía entender esta distinción entre una naturaleza y una persona, pensando que la existencia de dos naturalezas significaba la existencia de dos personas. La razón de esto fue su falsa comprensión de la naturaleza.

Él entendió la naturaleza como "realidad concreta" en lugar de "propiedades abstractas y esenciales comunes a toda la humanidad, definiendo lo que es el hombre". Cuando la naturaleza se concibe de tal manera, es imposible escapar de la conclusión de que Cristo tiene dos temas personales.

7. Melinda Penner, "¿Son compatibles las naturalezas de Jesús?"; disponible en http://www.str.org/free/studies/jesusnat.pdf ; Internet; consultado el 6 de noviembre de 2002.

8. La distinción naturaleza / persona puede compararse con un cortador de galletas y una galleta. Una naturaleza es un cortador de galletas antes de que haya cortado algo (sustancia genérica), mientras que una persona es la galleta que ha sido cortada de la masa por el cortador de galletas (particular).

9. La hipóstasis y la physis juntas expresan tanto la naturaleza esencial de algo como quién es de tal esencia o naturaleza, es decir, la persona. Cuando Calcedonia dijo que Cristo es una hipóstasis en dos frases, decían que Cristo es una persona que tiene los atributos esenciales de la deidad y la humanidad.

10. Insisto en Cristo, refiriéndome específicamente a la forma humana de existencia de Dios. Si bien es cierto que Dios quiere tanto como Dios como hombre, no lo hace en su forma de existencia humana.

En su forma de existencia humana, Dios quiere como hombre, y en su forma de existencia divina más allá de la encarnación, Dios quiere como Dios. Cuando nos referimos a Cristo, solo estamos haciendo referencia a la forma humana de existencia de Dios, y en ese modo de existencia Dios quiere exclusivamente de manera humana.

11. Viniendo de theos = Dios; anthropos = hombre, que significa "divino-humano" o "Dios-hombre".

12. Martin Chemnitz, Las dos naturalezas en Cristo . Traducido por JAO Preus (St. Louis, MO: Concordia Publishing House, 1971), 237.

13. Brian O. McDermott, Word Become Flesh: Dimensions of Christology . New Theology Studies, ed. Peter C. Phan, no. 9 (Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1993), 215.

14. Chemnitz, 163.
15. Athanasius Oratio 3 Contra Arianos .
16. Chemnitz, 217.

17. Millard J. Erickson, La palabra se hizo carne: una cristología de la encarnación contemporánea (Grand Rapids: Baker Books, 1991), 72-3.

18. John Macquarrie, Christology Revisited (Londres: SCM Press Ltd., 1998), 55.
19. Chemnitz, 186.
20. Origen sobre el principio de las cosas , 2.6.3.

21. John McIntyre, The Shape of Christology: Studies in the Doctrine of the Person of Christ . 2da ed. (Edinburg, Inglaterra: T & T Clark, 1998), 103.

22. La única vez que Jesús sería consciente de la voluntad del Padre es cuando el Padre revele específicamente esa voluntad. Esto no es diferente de la forma en que solo somos conscientes de nuestra propia voluntad, y no conocemos la voluntad divina aparte de la revelación divina.

23. Harold OJ Brown, Herejías: Herejía y ortodoxia en la historia de la Iglesia (Peabody, MA: Hendrickson Publishers, Inc., 1988), 189

24. La única otra opción es afirmar que Cristo tiene un ego humano y un ego divino, pero no importa cuán unidos podamos tratar de hacerlos, siempre nos quedamos con un Cristo que es dos personas que coexisten juntas en una ubicación geográfica Tal imagen de Cristo falla en fundamentar su deidad en la realidad, dejándonos con un simple hombre que estaba realmente muy cerca de Dios, pero no Dios mismo de ninguna manera ontológica.

25. Origen, 2.6.3.
26. Erickson, 73.
27. Wolfhart Pannenberg, Jesús - Dios y el hombre . Traducido por Lewis L. Wilkins y Duane (Filadelfia: The Westminster Press, 1968), 293.

28. Melinda Penner, por ejemplo, argumenta que el consejo erró de esta manera en su artículo, "¿Son compatibles las naturalezas de Jesús?"; disponible en http://www.str.org/free/studies/jesusnat.pdf ; Internet; consultado el 6 de noviembre de 2002.

J. Oliver Buswell también cuestionó la validez de las conclusiones de Third Constantinople. En Una teología sistemática de la religión cristiana, Buswell aclara que solo podría aceptar las decisiones del concilio si "voluntad" calificara para significar complejo de comportamiento, en lugar de la realidad sustantiva.

Argumentó que si la voluntad se concibe en el último sentido, sería imposible escapar de una concepción nestoriana de Cristo en la que Jesús tiene dos conciencias. Es por esta razón que le gustaría creer que el concilio utilizó la "voluntad" metafóricamente, aunque admite que parecían haber concebido la "voluntad" como una realidad sustantiva.

Para Buswell, decir que Cristo tiene dos complejos de comportamiento es enfocarse en las formas en que la persona divina en Cristo se comporta / actúa. Es una afirmación de que la única persona divina se comporta de dos maneras distintas (una manera divina, una forma humana) y una negación de dos centros personales de conciencia dentro de Cristo.