Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA SANA DOCTRINA APOSTÓLICA PENTECOSTAL


LA SANA DOCTRINA

La Sana Doctrina Apostólica

Base escritural: 

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirá la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír se amontonaran maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartaran de la verdad el oído y se volverán a las fabulas” (2 Timoteo 4:3) 

Al pasar de los tiempos muchas cosas y elementos han sufrido cambios aun en la sociedad en que vivimos como seres humanos nos adaptamos a ellos y en algunas ocasiones de nuestra vida las aceptamos sin ninguna reserva.

(También te puede interesar: La Importancia de la Doctrina)

Mas por eso vino Cristo el salvador a enseñarnos que sí hay un camino mejor y es el de conocer y experimentar la Sana Doctrina como dice su Palabra

En esta meditación nos introduciremos en parte al conocimiento de la sana doctrina, esperando alcanzar esta dimensión espiritual con Cristo nuestro Señor.

LA IMPORTANCIA DE LA SANA DOCTRINA 


“Escudriñad las escrituras porque os parece que en ellas encontráis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mi” Juan 5:39

(Quizás quieras leer: Ten Cuidado de la Doctrina)

“Porque tenemos la palabra profética mas segura en la cual hacéis bien en estar atentos porque es como antorcha que alumbra en lugar obscuro hasta que el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” 2Pedro 1:19

“Porque el fruto del Espíritu Santo es en toda bondad justicia y verdad. Aprobando lo que es agradable al Señor”

Lo que NO era la sana Doctrina 


En el tiempo de los apóstoles había diferentes doctrinas, algunas de ellas eran creencias de más de un dios. En Atenas por ejemplo, San Pablo encontró un gran número de altares dedicado a los dioses de las diferentes naciones, en otro lugar era la diosa Diana de los efesios, otros tenían como doctrina mitología griega, y otros solamente en filosofías y argumentos que no tenían nada que ver con la Sana Doctrina. 

Lo que NO es la Sana Doctrina 


En nuestro tiempo la confusión más grande es creer que tienen o enseñan la Sana Doctrina. 

Primeramente en aquellos pastores que por su razonamiento humano, quieren ayudarle a Dios interpretando algunos pasajes bíblicos o textos sacados de contexto, para cambiar o argumentar aquel fundamento de los apóstoles y profeta dando rienda suelta a sus propias palabras y concupiscencias de la carne tratando de justificar acciones por medio de estas frases que son común en el mayoría de ellos, “Dios me habló”, “Dios me ha revelado”, cuando solamente están dando a conocer su estado de rebeldía a la AUTORIDAD ESPIRITUAL DE DIOS Y DE SU IGLESIA. 

(También te invito a visitar la sección de Doctrina Pentecostal)

Mas la palabra de Dios dice 1Pedro 4:10-11 

“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a la palabra de Dios, si alguno ministra ministre conforme al poder que Dios da, PARA QUE EN TODO SEA DIOS GLORIFICADO POR JESUCRISTO, a quien pertenece la gloria y el imperio por los siglos AMEN”

(Quizás te pueda interesar: Doctrina de Justificación y Santificación)

La sana doctrina es la enseñanza que está basada 100% sin reserva alguna en la Santa Palabra de Dios, el texto Bíblico también dice “Edificados sobre el fundamento de los Apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” Efesios 2:20 

En la sana doctrina no hay similitudes de ninguna cosa o palabra que quiera el hombre en su razonamiento humano querer desarrollar, es de gran importancia reconocer y experimentar en nuestra vida de Fe, si es por el razonamiento de nuestra mente o es solo y exclusivo por la obediencia a su palabra viva y eficaz que vivimos de acuerdo a la sana doctrina. Porque es como una antorcha que alumbra en lo más obscuro de nuestra alma. 

Preguntémonos: ¿Dónde vivimos hoy?, ya que no hay ninguna posibilidad de asociar la razón con la obediencia. Una vez más la palabra de Dios nos dice que “por fe andamos y no por vista” o sea el razonamiento humano. 

San Pablo al perseguir a los hermanos en camino a Damasco fue cegado por la luz de Dios. Y desde entonces ya no confió más en su razonamiento. Sino que se entregó a los pies de Cristo diciendo: “¿Qué quieres que yo haga?” 

Todos tenemos razones y argumentos. Pastores, ministros, diáconos, miembros, aun nuestros hijos, sin embargo el consejo de Dios es que vivimos en obediencia y sujeción a su palabra y autoridades que están delante de nosotros. Los siervos de Dios tienen que liberarse de la vida de la razón.

LA VERDADERA SANA DOCTRINA 


Si la sana y verdadera doctrina dice y enseña que debemos ser santos porque él es Santo, entonces nos conviene abrazar y amar con el corazón estos mandamientos de su palabra. 

“Escudriñad las escrituras porque os parece que en ella encontráis la vida eterna, y estas son las que dan testimonio de mi dice el Señor” Juan 5:39

(También te puede interesar: La Doctrina de la Salvación y La Doctrina del Pecado)

Escudriñar no es razonar cuestiones o razonamientos de palabras vanas en la sabiduría humana, sino como dice San Pablo en su carta a Timoteo (1 Timoteo 6:3-6) “Si alguno enseña otra cosa, y no se CONFORMA a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la DOCTRINA que es conforme a la piedad. Esta envanecido, nada sabe y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad… pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento.” 

“Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.” Efesios 5:6

ENSEÑANZA DE LA SANA DOCTRINA 


Pero tu habla lo que esté de ACUERDO a la Sana Doctrina” Tito 2:1-10

Los ancianos – Hombres de edad madura 
                         Sean sobrios, respetuosos, prudentes, sanos en la fe, en amor, en la paciencia.

Las ancianas – Mujeres de edad madura 
                        Reverentes en su porte (su manera de vestir, modo de andar, comportamiento) 
                        No calumniadoras (acusadoras falsas) 
                        No esclavas del vino (tengan un balance de espiritualidad) 
                        Maestras del bien (el estimulo al amor y a las bunas obras) 
                        Que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos. 
                       A ser prudentes (hablar cuando debe hablar) 
                       Castas (puras o limpias) 
                       Cuidadosas de su casa 
                       Buenas, sujetas a sus maridos, “para que la palabra de Dios no sea blasfemada” 

Los Jóvenes – Que sean prudentes 
                       Acometidos, obedientes 
                      Presentándote tú como ejemplo de buenas obras 
                     En la enseñanza mostrando integridad, seriedad 
                    De modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros.

Conclusión: 

La palabra de Dios nos dice como debemos vivir nuestra vida cristiana de acuerdo a la sana doctrina. A través de la existencia del ser humano, en la palabra de Dios encontramos que siempre ha habido aquello quienes se han negado a amar los mandamientos y ordenanzas de Dios. En ellos se cumple su palabra dice: “… vendrá tiempos cuando no sufrirá la sana doctrina”. Porque su conciencia a quedado cerrado a la verdad de Dios. 

“Mas tu hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual así mismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos” 

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ellos, pues haciendo esto, te salvaras a ti mismo y a los que te oyeren” 1 Timoteo 4:16