Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

RELACIÓN DE LA RAZÓN CON LA REVELACIÓN


Por: Jason Dulle

RAZÓN Y REVELACIÓN

 

Para muchos cristianos, los dos términos parecen contradictorios. La palabra "razón"envía escalofríos arriba y abajo de algunas espinas porque se ve que se opone a la fe y lo milagroso. Otros cristianos dan la bienvenida a la razón y la tratan como un regalo de Dios para ser utilizada en toda su extensión

(También te puede interesar: Pentecostales y Anti intelectualismo)

El hecho es que los cristianos tienen varios puntos de vista sobre la relación entre revelación y razón. Algunos eliminan completamente uno u otro de su sistema de creencias, otros tienden a inclinarse más hacia uno sobre el otro, mientras que otros tratan a ambos con igual énfasis. 

Podríamos denominar las diferentes posiciones como "Solo revelación", "Solo razón", "Revelación sobre razón", "Razón sobre revelación" o "Revelación y razón". 1

El primer obstáculo a superar en cualquier discusión es la definición de términos. La "razón" es la capacidad natural de la mente humana para descubrir y procesar la verdad. "Revelación" es la revelación sobrenatural de la verdad, por Dios, que de otra manera no podría ser descubierta por los poderes sin ayuda de la razón humana. 

(Si gustas puedes leer: La Fe Tiene Sus Razones)

Examinemos y evaluamos los cinco puntos de vista de la relación de la revelación con la razón.

SOLO REVELACIÓN


Soren Kierkegard argumentó que dado que el hombre está caído y en un estado de rebelión y aislamiento de Dios, no puede entender la verdad de Dios sin revelación. Dios es trascendente Como tal, Sus caminos son más altos que nuestros caminos y Su pensamiento es más alto que nuestros pensamientos (Isaías 55: 9). 

Los caminos de Dios han quedado atrás (Romanos 11:33). Dios es completamente distinto del hombre, por lo que intentar comprender la verdad de Dios con la capacidad de razonamiento del hombre es inútil. Dios no es irracional, sino supraracional y está más allá del escrutinio o la capacidad de prueba de la razón humana.

(Te puede interesar: Ejemplos de Apologética)

Sostuvo además que la razón solo puede rechazar lo absurdo o irracional, pero no puede ser de ningún beneficio positivo descubrir la verdad divina. Necesitamos dar un "salto de fe" más allá de la racionalidad para creer en la revelación divina. 

Es por eso que cualquier intento de ofrecer pruebas de la existencia de Dios es un insulto a Dios. Nadie necesita pruebas de quién cree, y los que no creen no serán convencidos.

Este punto de vista es cierto en la medida en que toda la verdad fluye de Dios, y debe ser revelada a los hombres de alguna manera. Sin embargo, parece inadecuado, ya que no permite que los hombres usen sus mentes dadas por Dios para descubrir y contemplar la verdad de Dios

Convierte a la humanidad en nada más que una computadora que solo puede procesar los datos que se le ingresan. Estamos hechos a la imagen de Dios, que incluye la capacidad de razonar. Negar este aspecto esencial de nuestra humanidad es negar la imagen de Dios en nosotros. Dios nos dio mentes para un propósito. Aunque nuestras mentes no deben usarse para contradecir la revelación de Dios, nuestras mentes deben usarse para comprenderla.

SOLO MOTIVO


Este punto de vista establece que no se sabe nada de la revelación divina, pero todas las verdades son descubiertas por la razón humana. Immanuel Kant mantuvo esta opinión. Él creía que debemos filtrar las Escrituras a través de la razón. Esto requirió su negación de milagros, posesión de demonios, la resurrección de Cristo, etc.


Este punto de vista es bueno en la medida en que enfatiza la necesidad del hombre de usar Su mente dada por Dios para descubrir las verdades del universo que Dios creó y descubrir las verdades acerca de Dios. Sin embargo, es muy deficiente, ya que la razón humana sin ayuda de la revelación divina tiene un alcance limitado

Incluso aparte de los efectos del pecado en nuestra capacidad de razonar hacia la verdad, hay muchas cosas que nunca podrían conocerse aparte de la revelación. No sabríamos de Jesucristo, la resurrección o el futuro reino de Dios sin la revelación divina. La razón humana nunca podría descubrir tales verdades.

RAZÓN SOBRE REVELACIÓN


La "razón sobre la revelación" afirma tanto la razón como la importancia de la revelación en la vida del creyente, pero a la razón se le da más importancia que a la revelación. Justino Mártir dijo que aquellos que vivían razonablemente eran cristianos, incluso si no tenían fe en Cristo. 

Comenzando con la idea de que toda verdad es la verdad de Dios, Justino creía que los filósofos griegos eran cristianos porque su razonamiento provocó el descubrimiento de la verdad de Dios. Clemente de Alejandría incluso comparó la filosofía griega con la ley judía. Dijo que ambos estaban destinados a guiar a uno a Cristo.

(También puedes visitar la sección de Enseñanzas Bíblicas)

Los deístas de los siglos XVII y XVIII se aferraron a tal punto de vista. De hecho, Thomas Jefferson revisó la Biblia y literalmente recortó cada evento sobrenatural e imprimió el resto como la "Biblia de Jefferson". La razón sobre la revelación concluye que si la enseñanza de la Biblia no se alinea con una buena razón, debe ser rechazada.

El mejor ejemplo moderno de aquellos que sostienen la razón sobre la revelación son los críticos superiores de la Biblia que determinan por razón qué partes de la Escritura son verdaderamente la revelación de Dios al hombre y cuáles no.

La verdad de este punto de vista se encuentra en el hecho de que la revelación debe ser examinada por la razón humana. Examinamos la revelación, no para determinar si realmente es revelación, sino para comprender, y aplicar esa revelación a nuestras vidas. Esta visión es débil, ya que puede llevar a la idea de que la razón humana puede juzgar si algo es revelación, como la resurrección de Cristo y los milagros en general.

REVELACIÓN SOBRE LA RAZÓN


Tertuliano dijo: "Creo porque es absurdo". No quiso decir que cree en lo que no tiene sentido. La palabra latina traducida como "absurda" significa "necedad". No estaba en contra de la razón porque habló en contra de aquellos que estaban "contentos con simplemente haber creído, sin un examen completo de los fundamentos de las tradiciones" que creían. Pero su comentario muestra la superioridad que la revelación tenía sobre su capacidad de razonar a través de esa revelación y que tiene sentido para la mente humana.

Una de sus declaraciones más famosas es: "¿Qué tiene que ver realmente Atenas con Jerusalén? ¿Qué concordia hay entre la academia y la iglesia?" Él denunció la filosofía griega y el razonamiento que rechazó la revelación de Dios. Nuevamente dijo: "Es más lo que se puede creer si la maravilla es la razón por la que no se cree".

Este punto de vista sostiene que el creyente razona sobre la revelación, pero nunca en contra de ella. Kant sostuvo la "revelación dentro de los límites de la razón", pero Tertuliano sostuvo la "razón dentro de los límites de la revelación". 2

Cornelius Van Til dijo que la razón depende de la revelación. Demasiados cristianos fundamentan a Dios en razón en lugar de razón en Dios. Dios es el creador de la raza humana, por lo tanto, toda razón debe ser su sirviente. La razón está bajo el juicio de Dios pero nunca en el juicio de Dios.

Esta visión es correcta en un sentido ontológico. La revelación es previa a la razón ontológicamente. Antes de poder razonar sobre la revelación y la verdad, deben saberlo. Seguramente no se puede razonar sobre algo que no saben. 

Además de que Dios nos da revelación, la razón humana como incitada por la naturaleza caída, naturalmente conducirá al error. Dios es superior a todas las cosas, incluida la razón humana. La debilidad de este punto de vista es que tiende a menospreciar la razón humana, viéndola comúnmente como un enemigo de Dios

No presta suficiente atención a la razón del hombre como parte de la imagen de Dios en nosotros, y algo que debe utilizarse en toda su extensión, pero dentro de los límites de la revelación.

REVELACIÓN Y RAZÓN


Agustín sostuvo que uno puede ser motivo de revelación, pero nunca en contra. El cristiano pensante debe intentar hacer que lo creíble sea inteligible. Dijo que "la fe es el paso del entendimiento". 

Sin fe, uno nunca llegaría a una comprensión completa de la verdad de Dios. Él basó esto en la lectura de la Septuaginta de Isaías 7: 9 que dice: "A menos que creas, no entenderás". También se aferró al hecho de que nadie cree sin antes haber comprendido lo que debe creer. Nadie debe creer una revelación que no haya juzgado primero por razón como digna de creer.

Agustín también enseñó que "la comprensión es la recompensa de la fe". Debido a que uno acepta la revelación de Dios, es recompensado con una comprensión más completa de lo que podría haber tenido de otra manera. 

Una comprensión parcial es necesaria para que uno sepa por la razón para creer, pero después de creer, llegará una comprensión más completa. Finalmente, el hombre debe aceptar por fe lo que puede ser probado por la razón y lo que no.

Tomás de Aquino creía en la depravación total del hombre, pero aún creía que nuestra racionalidad humana no había sido destruida por completo. Si fuera destruido por completo, razonó, ya no seríamos capaces de pecar, o al menos ser responsables de nuestros pecados.

Lo mejor que la razón puede hacer por nosotros es demostrar que Dios existe, pero la revelación divina es la única base para creer en Dios. La razón lleva a nuestra creencia de que algo es verdad, mientras que la revelación es la única base para creer en esa verdad. Incluso la Escritura dice que los demonios creen que Dios existe, pero no creen en Dios (Santiago 2:19).

Aunque uno no puede razonar para creer en Dios, puede encontrar razones para ello. El creyente encuentra un apoyo razonable para su fe en evidencias experimentales e históricas y milagros y filosofía

La fe es anterior a la razón filosóficamente, porque ningún no cristiano ofreció pruebas de la existencia de Dios. Sin embargo, la razón es anterior a la fe personalmente; porque uno no cree en Dios o en su supuesta Palabra si no tiene evidencia de que sea ​​verdad.

La fortaleza de este punto de vista se encuentra en que le da el énfasis apropiado tanto a la razón como a la revelación, entendiendo que cada uno trabaja en conjunto para traer al creyente la verdad y el entendimiento. 

Sin razón, el concepto de fe se menosprecia a una mera confesión o compromiso dogmático con una lista de "hechos" no inteligibles. Solo cuando razonamos acerca de la revelación podemos entenderla verdaderamente, y solo entonces podemos tener fe en esa revelación.

CONCLUSIÓN SOBRE LA RELACIÓN DE LA RAZÓN Y LA REVELACIÓN


Al ver que Dios tiene la capacidad de razonar, y estamos hechos a Su imagen, se deduce que Dios ha querido que usemos nuestra capacidad de razonamiento para descubrir y contemplar la verdad. Sin embargo, muchas verdades solo pueden venir a través de la revelación

La revelación y la razón no pueden separarse de la vida del cristiano. Que no podemos separar la razón de nuestras vidas a favor de 'solo revelación' es evidente por el hecho de que aquellos que mantienen una visión de 'solo revelación' deben dar argumentos lógicos y razonables para su posición. Recurren a nuestras habilidades de razonamiento para demostrar que su punto de vista es correcto. 

Por otro lado, cualquier intento de racionalismo puro divorciado de la revelación también es inútil porque no todo se puede probar. Siempre se presupone algo o simplemente se cree detrás de cada creencia comprobable. Justificación, que viene por la razón,

Esa razón está necesariamente relacionada con la revelación se evidencia por el hecho de que estamos llamados a decidir la verdadera revelación de la falsa revelación (probando los espíritus — 1 Juan 4: 1-2). ¿Cómo podemos hacer tal discernimiento aparte de la razón, incluso si es un razonamiento de las Escrituras

Debe recordarse que hay una diferencia entre razonar para ver si algo es revelación o para determinar qué en la Biblia es revelación. El primero es un esfuerzo noble (Hechos 17:11), mientras que el segundo no lo es. La creencia es ciega e indigna a menos que pruebe si algo es revelación o no. 

Es tonto creer todo sin aplicar la razón para probar su credibilidad o veracidad, pero de la misma manera es arrogante suponer que todo debe ser aceptado por nuestra razón antes de que pueda ser aceptado como la Palabra de Dios, o la verdad. 3

Parte de la tensión puede resolverse viendo el problema desde dos perspectivas diferentes: epistemológicamente (lo que sabemos) y ontológicamente (cómo lo sabemos). Hay una diferencia entre la forma en que conocemos la realidad y lo que sabemos sobre la realidad. 

Si Dios es la fuente de toda verdad, entonces la verdad debe venir de "arriba abajo" y, por lo tanto, ser conocida por la revelación; sin embargo, epistemológicamente comenzamos desde abajo hacia arriba para determinar si Dios existe o no. 4 

En el sentido epistemológico, entonces, la razón es anterior a la revelación, ya que la razón debe usarse para evaluar si la Biblia es o no una revelación.

La razón precede a la fe como un método para conocer la existencia de Dios. No se puede creer en un Dios del que no tienen conocimiento, y no se puede saber realmente algo sin razonar acerca de lo que se debe saber. 

Una cierta cantidad de conocimiento (y, por lo tanto, razón) debe conocerse de Dios si se quiere tener fe salvadora o experiencial. Uno puede tener conocimiento sin fe, pero no puede tener fe sin conocimiento.

La razón y la revelación trabajan juntas. Dios otorga fe simultáneamente con nuestro entendimiento. No tenemos que crucificar nuestro intelecto para creer. La fe a veces puede ir más allá de nuestra capacidad de saber algo o comprenderlo en toda su extensión, pero la fe no es ilógica. 

Las curaciones pueden parecer ilógicas para algunos, pero sabemos por la Palabra de Dios (revelación) que Él sana, y por lo tanto podemos creer (razonar) que Él sanará.

Todos los demás puntos de vista además de 'revelación y razón' producen complicaciones lógicas con respecto a la salvación. La idea de que uno puede moverse solo de la fe a la comprensión, y nunca de la comprensión a la fe, carece de un apoyo razonable. Michael Bauman lo dijo mejor:


La fe salvadora no está exenta de su contenido teológico previo necesario. Convertirse en cristiano requiere llegar a al menos algunas conclusiones rudimentarias sobre Dios, sobre Cristo, sobre el propio estado espiritual y la necesidad de uno. En otras palabras, requiere teología (correcta) ...

Los adherentes a tal punto de vista ... no parecen darse cuenta de que su posición en realidad elimina la posibilidad de salvar la fe porque afirma que la fe salvadora es la condición sine qua non de la teología. 

La verdad, sin embargo, es todo lo contrario porque la teología correcta de algún tipo (por primitiva y poco sofisticada que sea en el caso de algunos nuevos conversos) es la condición sine qua non de la fe salvadora. 5

Por las razones anteriores, concluimos que tanto la revelación como la razón son dones de Dios para los hombres con el propósito de conocer y comprender la verdad, y posteriormente conocer y comprender al Dios de toda verdad

Al rechazar la revelación o la razón, o subestimar cualquiera de los aspectos, estamos descartando parte del equipo que Dios nos ha dotado para conocerlo. Como resultado, nuestra comprensión de Dios y el crecimiento espiritual que Él quiere para nosotros se atrofian. 

Descartar un aspecto u otro es como cortar con un par de tijeras que tienen una sola cuchilla. Minimizar un aspecto sobre el otro es como cortar con un par de tijeras sin filo. ¡Solo enfatizando tanto la revelación como la razón podemos aclarar la verdad

Notas al pie

1. Este documento está muy en deuda con el material que se encuentra en Norman L. Geisler, Paul D. Feinberg, Introducción a la filosofía: una perspectiva cristiana (Baker Book House: Grand Rapids, 1980), 255-270. 

2. Geisler y Feinberg, 263. 
3. Ibid., 269. 
4. Ibid. 

5. Michael Bauman, Pilgrim Theology (Zondervan: Grand Rapids, 1992), 53.