Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA JUSTICIA RECHAZADA POR LOS JUDÍOS


LA JUSTICIA RECHAZADA POR LOS JUDIOS (Romanos Capítulos 9-16)

Hombre leyendo Biblia

Romanos 9-11

1. Porque Israel fue puesto a un lado:


Pablo expresó su gran tristeza por la condición en que se hallaba Israel por causa de su rechazo a Cristo. Después él enumeró los privilegios especiales que Israel había gozado. En los versículos 4 y 5 se mencionan ocho: Adopción, gloria, pacto, ley, culto, promesas, patriarcas y Cristo.

(También te puede interesar: Pasado, presente y futuro de Israel)

Israel tenía una elección espiritual. Pablo les mostró que no fueron justificados por decir que Dios fue injusto porque había dado la salvación a los gentiles también. Ellos culparon a Dios, diciendo que El les había puesto a un lado, reemplazándolos por los gentiles. 

Pablo les enseñó que Dios es un Dios de justicia. Siempre había tenido interés en todas las razas, pero los judíos habían pensado en Él como un Dios nacional, interesado sólo en ellos. Este no había sido el caso. Ninguna nación o individuo puede ser justificado si no cree Su Palabra.

Abraham fue el antecesor natural de un linaje carnal o terrenal; él era el padre en la fe de todos los que creen, sean miembros de este linaje carnal o no. Siendo que la simiente en quien Dios escogió realizar Su Pacto Abrahámico es Cristo (Gálatas 3:16), Israel no puede tener estas promesas cumplidas hasta que las acepten en Cristo.

Dios, siendo el creador de todo, tiene el derecho de hacer como le agrada con lo que Él ha creado. Sin embargo, aunque Él es soberano, la voluntad divina nunca es irracional o injusta. Moisés y Faraón fueron dados como ejemplos de la justicia del método divino de Dios con Israel. Los mensajes y juicios no fueron la causa sino la ocasión de endurecer el corazón de Faraón. Los mismos mensajes y juicios que endurecieron el corazón de Faraón causaron que otros se rindieran a Dios.

(Te puede interesar: La Fe es el único camino)

Los profetas habían predicho la ceguera de Israel y la misericordia a los gentiles y, excepto por la misericordia de Dios, Israel habría sido destruida completamente. Los gentiles habían obtenido la justicia porque la buscaron según como agradaba a Dios, por la fe. Los israelitas no la habían obtenido porque la buscaron según como les agradaba a ellos, por la obras de la Ley.

2. Israel en el Presente: Romanos 10


Israel necesitaba ser salvo. Por buscar establecer su propia justicia, ignoraron la justicia de Dios. Eran celosos pero ignorantes y por tanto, fallaron en entender que la Ley fue cumplida en Cristo, y que la justicia era por la fe

La condición de Israel fue señalada por tres elementos: a) Ignorancia; b) Esfuerzo; c) Fracaso. La condición actual de Israel se debe a su pecado de incredulidad y su falta de voluntad de rendirse a la justicia de Dios. Era solamente por la gracia divina que los gentiles fueron aceptados, mientras que el rechazo de Israel fue causado por negar la gracia y confianza en sus propias obras.

La salvación es universal en su alcance, siendo propuesta por toda la humanidad. El mismo Señor es Señor de todos y es rico para con todos los que le invocan. Está listo a derramar la abundancia de su gracia sobre cualquiera que le invoca. 


Una proclamación universal del evangelio fue absolutamente, necesaria. Dios ha puesto la palabra de de fe en la boca de todos. Esa palabra es “confesar” (versículos 9-11).

Invocar al Señor (versículos 12, 13). La salvación esta disponible para ambos, judíos y gentiles. El judío no se goza de la salvación hoy día porque se negó a obedecer la regla para alcanzarla.

3. El futuro de Israel: Romanos 11


La ceguera parcial de Israel sucedió a causa de su incredulidad. La nación había sido advertida pero fueron oídos sordos a todos los profetas de Dios. Son llamados “ramas del buen olivo.” Pablo les explicó que Dios había injertado la “rama del olivo silvestre” los gentiles, en la raíz del buen olivo. 

Así, los gentiles no podían jactarse contra los judíos porque, como él dijo a los gentiles: “No sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.” Es claro que si Dios no perdonó a las ramas naturales, pero las echó, no tendrá paciencia para siempre con la rama silvestre si llegara a ser culpable de la misma ofensa (versículos 17-24). 

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

Israel todavía será salvo. Dios guardará Su Pacto (versículos 27-29). Su misericordia será manifestada (versículos 30-32). Su gloria será magnificada (versículos 33-36).

Note la advertencia dada por Pablo. El advirtió a los gentiles contra: Jactancia, orgullo, presunción. Los judíos eran el canal de bendición a los gentiles, y no los gentiles a los judíos. Sobre este punto, los gentiles deben tener un sentido de respeto profundo por Israel.