Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA RELACIÓN HIJO-ESPÍRITU SANTO EN JUAN 16:12-15


Por: Jason Dulle

¿EL ESPÍRITU HABLARÁ EN NOMBRE DEL HIJO?

La relación Hijo-Espíritu Santo, Biblia cerrada

Juan 16: 12-15 “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber”.

(También te puede interesar: Jesús es el Padre)

Los trinitarios suelen utilizar este pasaje como evidencia de que el Espíritu es una persona divina distinta del Hijo. De hecho, a primera vista, esto es lo que parece implicar el texto. Si Jesús y el Espíritu Santo son la misma persona que sostiene la teología de la Unicidad, ¿Por qué se describe al Espíritu Santo transmitiendo información de Jesús?, pues el texto dice tomará de lo mío, y os lo hará saber. 

¿Por qué habría un proceso de dos pasos para comunicar esta revelación a los creyentes (Jesús> Espíritu> creyentes) si Jesús y el Espíritu Santo son la misma persona? ¿Cómo podría Jesús ser el agente activo y el Espíritu Santo ser el agente pasivo ("no hablar de su propia autoridad") si Jesús y el Espíritu Santo son, en realidad, el mismo agente? ¿Cómo puede ser que el Espíritu Santo glorifique a Jesús si Jesús es el Espíritu Santo? 

PARALELO A LA RELACIÓN PADRE-HIJO


El Espíritu sería el portavoz de Jesús


Una observación clave que debe hacerse con respecto a este pasaje es que Jesús habla de su relación entonces futura con el Espíritu de una manera que recuerda cómo describió su relación entonces presente con el Padre. 

(También puedes leer: Jesús es Dios)

Por ejemplo, Jesús dijo que no habló nada por su propia autoridad, sino sólo lo que el Padre le dijo que hablara (Juan 12: 49-50). Mientras Jesús era actualmente el portavoz del Padre, Jesús estaba informando a sus discípulos que en un futuro cercano el Espíritu sería el portavoz de Jesús.

Este paralelo entre el Padre y el Hijo y entre el Hijo y el Espíritu sugiere que la forma en que entendemos una relación puede informar la forma en que entendemos la otra. La forma en que explicamos cómo Jesús, aunque idéntico en persona al Padre, no podía hablar nada por su propia autoridad o iniciativa, sino solo lo que le fue revelado primero por el Padre, es la misma forma en que podemos explicar cómo el Espíritu Santo, aunque era idéntico en persona a Jesús, no hablaba nada de Su propia autoridad, sino sólo lo que Jesús le autorizaba a hablar.

*EXPLICANDO LA RELACIÓN PADRE-HIJO


Hay muchos textos que describen la relación de Jesús con el Padre de maneras que sugieren que Jesús es personalmente distinto del Padre. Jesús a menudo hablaba del Padre como si el Padre fuera alguien más que Él mismo. 

En otras ocasiones, Jesús ora al Padre, lo que implica una distinción entre la mente del Padre y la mente de Jesús. En otros casos se hace una distinción entre la actividad del Padre y la actividad del Hijo (el Padre está haciendo X, mientras que Jesús está haciendo Y). 

(Podría interesarte: La unión hipostática de Cristo)

Por ejemplo, el Padre testificó acerca de Jesús cuando habló desde el cielo durante el bautismo y la transfiguración de Jesús. Jesús no estaba testificando sobre sí mismo. Estaba sentado en silencio en el agua. "Alguien" más estaba testificando acerca de Él. Y similar a cómo Jesús describe el papel futuro del Espíritu, el Padre no estaba diciendo algo sobre sí mismo, sino más bien diciendo algo sobre Jesús

De hecho, Jesús incluso consideró el testimonio del Padre como un segundo testimonio además del suyo: “En tu ley también está escrito que el testimonio de dos hombres es verdadero. Yo soy el que da testimonio de mí mismo, y el Padre que me envió da testimonio de mí ”. (Juan 8: 17-18) ¿Cómo podemos explicar esto desde la perspectiva de la Unicidad?

En la encarnación, Dios unió la naturaleza humana con su persona divina. Dios mismo llegó a existir y funcionar personalmente como hombre a través de los atributos inherentes a esa naturaleza humana. Aunque Dios se había hecho hombre, conservó Su naturaleza divina y, por lo tanto, continuó existiendo y funcionando como Dios más allá de la encarnación

Después de la encarnación, entonces, tenemos una sola persona divina que existe y funciona de dos maneras distintas simultáneamente: como hombre a través de Su naturaleza humana (Jesús / Hijo), y como Dios a través de Su naturaleza divina (Padre).

Si Jesús y el Padre son idénticos en persona, ¿Por qué Jesús habló del Padre como si el Padre fuera alguien más que Él mismo? ¿Por qué Jesús afirmó ser inferior al Padre y comunicarse con el Padre? Es porque cuando Dios asumió una existencia humana, eligió limitarse a los confines funcionales de esa existencia

(También puedes visitar la sección de Doctrina)

Jesús, aunque Dios por identidad personal, funcionó como un ser humano común en todo momento y en todos los sentidos, incluso cognitivamente. En Cristo, Dios estaba verdaderamente consciente de sí mismo como hombre. Pensaba como un hombre y estaba consciente de sí mismo como hombre. Pero Dios también continuó existiendo más allá de la encarnación, y en ese modo cósmico de existencia continuó siendo consciente de sí mismo como Dios

Tenemos, entonces, una situación muy singular en la que una persona no solo existe de dos formas distintas, sino que también es consciente de sí mismo de dos formas distintas … simultáneamente. Esta distinción cognitiva y experiencial entre los modos de existencia cósmico y humano de Dios requiere que Jesús piense y hable de / al Padre como si el Padre fuera “otro”, aunque la persona de Jesús es idéntica al Padre.

EXPLICANDO LA RELACIÓN HIJO-ESPÍRITU SANTO


¿Cómo se relaciona esto con la relación de Jesús con el Espíritu Santo? Dado que la encarnación es permanente, incluso después de la resurrección de Jesús, la distinción entre los modos de existencia cósmico y humano de Dios permaneció. 

Dado que entendemos que el Espíritu Santo es idéntico en persona al Padre (un término que se usa para hablar de la actividad de Dios entre la creación), esperaríamos que las Escrituras distingan a Jesús del Espíritu Santo tal como distingue a Jesús del Padre. Así como existe una distinción modal y cognitiva entre el Padre y el Hijo, existe una distinción modal y cognitiva entre el Hijo y el Espíritu.

La única diferencia en la relación de Jesús antes de la resurrección con el Padre en comparación con Su relación posterior a la resurrección con el Espíritu Santo es el flujo direccional de la revelación. Antes de la resurrección y exaltación de Cristo, Jesús actuó como portavoz del Padre, pero después de la resurrección, el Espíritu Santo actuará como portavoz de Jesús

(Te puede interesar: La Deidad de Cristo)

De la misma manera que Jesús dio testimonio y glorificó al Padre antes de la resurrección, el Espíritu daría testimonio y glorificaría a Jesús después de la resurrección. Esta inversión de roles entre los modos de existencia cósmico y humano de Dios parece ser un resultado directo de la glorificación, exaltación y ascensión de Jesús. Dado que Jesús ya no estaría presente en la Tierra para transmitir la voluntad del Padre, existe una necesidad práctica de que el Espíritu transmita la información a los creyentes.

CONCLUSIÓN SOBRE LA RELACIÓN HIJO-ESPÍRITU SANTO


No necesitamos entender que Juan 16: 12-15 implica una distinción personal entre Jesús y el Espíritu Santo. Hay una distinción entre la actividad de Jesús y la actividad del Espíritu, pero es el mismo tipo de distinción que vemos entre Jesús y el Padre. Esa distinción se puede explicar en términos de la encarnación sin necesidad de invocar a personas divinas adicionales.