¿Cómo es que "los Cielos Declaran la Gloria de Dios"?. Reflexión.

El cielo por la noche con muchas estrellas y árboles. Los cielos cuentan la gloria de Dios

Versículo: Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos, Salmo 19:1


El Salmo 19 está lleno de sorprendentes verdades y hermosas alabanzas al Señor. Las palabras de este pasaje cautivan y consuelan a sus lectores. Meditemos en el primer versículo el cual dice que "los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos" (Salmo 19:1)

(Puede que te interese: La parábola de los talentos)

Este versículo, Salmo 19:1, es realmente profundo, pero ¿Qué significa exactamente? El rey David escribió las poderosas palabras que se encuentran en este capítulo; contiene palabras que hacen que nuestra mente se pregunte y que nuestro corazón considere lo que realmente llegamos a saber acerca de Dios a través de este Salmo.

Cuando David escribió el comienzo de este Salmo, puedo imaginarlo mirando a su alrededor, admirando la grandiosidad de la naturaleza: el cielo azul claro, la variedad de colores y el vasto cielo nocturno lleno de cientos y cientos de estrellas brillantes. Lo que David quiso decir en este versículo es que la creación de Dios, la belleza y el asombro de la naturaleza, nos muestra la obra de Dios y la existencia de Dios

La naturaleza proclama descaradamente que Dios es real y que Él es nuestro Creador. Por este motivo el salmista escribe que los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

Podemos conocer a Dios por medio de su creación, porque los cielos cuentan la gloria de Dios


El Salmo en sí no da ninguna razón particular de por qué David lo escribió. Sin embargo, vemos surgir tres secciones distintas: Dios se revela a través de la creación (versículos 1-6), la palabra y la ley del Señor son buenas y perfectas (versículos 7-11) y el deseo de una relación con Dios (versículos 12). -14).

(También puedes leer: Lo que significa la cruz invertida)

En esta oración, David nos ayuda a ver que Dios nos acerca a Él. Podemos conocer a Dios en Su creación, podemos obtener una comprensión más profunda de Dios a través de Su palabra y sus leyes, y lo más inspirador es que podemos tener una conexión personal con Dios basada en el amor, el perdón y la relación.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, ¿Cómo es posible?


Cuando miramos una obra de arte o leemos una gran obra, vislumbramos al artista o al escritor. Si tienes hijos, es posible que incluso puedas adivinar quién de tus hijos creó cada dibujo. Lo que creamos seguramente representará partes de quiénes somos.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, porque vislumbramos a nuestro creador en lo que ha creado


Lo mismo se puede entender del mundo natural en el que vivimos; vislumbramos a nuestro Creador en lo que ha creado. Dado que Dios es el Creador de todas las cosas (el cielo, los mares, todas las criaturas, los seres humanos y todo lo demás), sabemos que cada parte de la creación declara que Dios existe y cuando miramos todo y a todos los que nos rodean, sabemos que toda la vida vibrante que vemos son indicaciones del Creador.

(Puede que te interese: Los diez mandamientos)

¿Qué significa que los cielos cuentan la gloria de Dios?


La naturaleza muestra la grandeza de Dios, pues los cielos cuentan la gloria de Dios


Los cielos cuentan la gloria de Dios es una de las declaraciones bíblicas más claras de que la naturaleza misma está destinada a mostrar la grandeza de Dios. Estas palabras están en tiempo presente. Es decir, los cielos “están declarando” y el cielo “está proclamando” la obra creativa de Dios. Es una exhibición continua. Lo que vemos en la naturaleza tiene como objetivo mostrarnos constantemente que Dios existe y decirnos cuán maravilloso Creador es realmente.

(También te puede interesar: Citas bíblicas de agradecimiento)

Uno de los argumentos más fuertes a favor de la existencia de Dios es el argumento teleológico, o el "argumento del diseño". Este enfoque afirma que las observaciones del diseño en la naturaleza se explican mejor mediante un acto de creación deliberado e inteligente y no mediante el azar o la suerte. 

La transmisión de información es un aspecto clave de esto. La información siempre se considera producto de la inteligencia. Algunos patrones son complejos pero aleatorios. Otros pueden estar bien definidos pero no contienen información. Pero cada vez que vemos una disposición específica y compleja que muestra información, reconocemos que fue obra de una mente, no mera casualidad.

Mientras más aprendemos del universo, más vemos la obra de Dios; porque los cielos cuentan la gloria de Dios


El Salmo 19:1 conecta esta idea con las Escrituras. Cuanto más aprendemos sobre el universo, más claramente podemos ver la obra de Dios. Un ejemplo perfecto de esto es la cosmología moderna del “Big Bang”. Antes de esta teoría, los científicos y ateos asumían que el universo era eterno. 


La combinación de las teorías de Einstein y los avances en física dejó claro que, de hecho, el universo sí tuvo un “comienzo”. Al principio, esta idea fue rechazada por los científicos por considerarla teología, no ciencia. Sin embargo, con el tiempo se volvió imposible negarlo. El hecho de que el universo “comenzó” es algo que podemos ver simplemente observando los cielos y el firmamento, tal como dice el Salmo 19:1.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, porque se Él se ha revelado por medio de las cosas hechas


Romanos 1 también se relaciona con esta idea. Dios ha revelado lo suficiente de sí mismo en la naturaleza como para que nadie tenga excusa para rechazarlo o hacer lo malo. “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Romanos 1:20). Los cielos cuentan la gloria de Dios.

(Podría interesarte: Reflexiones sobre los Salmos)

Debido a que “los cielos cuentan la gloria de Dios”, podemos confiar en utilizar la ciencia para explorar. Cuanto más sabemos sobre el mundo que nos rodea, más gloria le damos a Dios. Cuanto más descubrimos, más evidencia tenemos de que Él es el responsable de la naturaleza y sus leyes. Una persona necesita la Biblia y la fe personal en Cristo para tener una relación adecuada con Dios. Sin embargo, una persona sólo necesita mirar honestamente el mundo que la rodea para darse cuenta de que Dios existe.

Dios se revela a la humanidad a través de la creación, versículos


“Y en efecto, pregunta ahora a las bestias, y ellas te enseñarán; a las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán; o habla a la tierra, y ella te enseñará; los peces del mar te lo declararán también. ¿Qué cosa de todas estas no entiende que la mano de Jehová la hizo?” (Job 12:7-9).


“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Romanos 1:20).

Toda la creación muestra Su majestad...Los cielos cuentan la gloria de Dios


“¿A mí no me temeréis? dice Jehová. ¿No os amedrentaréis ante mí, que puse arena por término al mar, por ordenación eterna la cual no quebrantará? Se levantarán tempestades, mas no prevalecerán; bramarán sus ondas, mas no lo pasarán” (Jeremías 5:22).

“Yo hice la tierra, el hombre y las bestias que están sobre la faz de la tierra, con mi gran poder y con mi brazo extendido, y la di a quien yo quise” (Jeremías 27:5).


“¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. He allí el grande y anchuroso mar, en donde se mueven seres innumerables, seres pequeños y grandes” (Salmo 104:24-25).

Grandes son las obras de Jehová, buscadas de todos los que las quieren” (Salmo 111:2).

Así como los cielos cuentan la gloria de Dios, ¿Cómo podemos declarar nosotros la gloria de Dios?


Así como los cielos creados por Dios declaran Su gloria, así nosotros, los seres humanos creados por Dios, declaramos Su gloria. Dios nos equipa a cada uno de nosotros con dones, talentos y habilidades espirituales. A veces pensamos que nuestros talentos son pequeños, pero verdaderamente, descubrir nuestros dones y usarlos es parte de cómo participamos en declarar la gloria de Dios.

Para algunos, bailar, cantar y adorar es la forma en que glorifican al Señor. Para otros, es usar sus habilidades atléticas para glorificar a Dios. Todo lo que hagamos, lo hacemos para el Señor. Todos nos hemos topado con obras de arte, dibujos, pinturas o representaciones más grandiosas de lo que podríamos haber imaginado. Nos atraen al Señor sabiendo que Él inspiró todo.

(También puedes leer: Bienaventurados los misericordiosos)

A algunas personas se les ha dado lo que parecen cantidades infinitas de compasión, bondad y comprensión. Imagínense que cuando adoramos juntos, cuando tenemos comunión unos con otros, cuando nos apoyamos unos a otros en tiempos de problemas, estamos declarando la gloria de Dios. Nuestra bondad apunta a Su existencia. Qué hermosas maneras de declarar la gloria de Dios a los demás; ya sea usando las manos o el corazón, podemos glorificar al Señor con valentía en lo que hacemos como mayordomos de nuestros dones, talentos y habilidades, las palabras que decimos y cómo vivimos nuestras vidas.

Los cielos cuentan la gloria de Dios, la magnificencia de su creación.


El Salmo 19 es un pasaje asombroso que nos enseña mucho sobre quién es Dios y cómo Su creación declara Su gloria. La Biblia presenta un mensaje consistente de que Dios creó todas las cosas y cuando miramos a nuestro alrededor, vemos el diseño de Dios en la creación. 

(Te puede interesar: ¿Es pecado tatuarse?)

Llevamos la imagen de Dios como seres humanos creados por Él y en quienes Él sopló vida. Dios no se esconde ni dificulta ser conocido. Más bien, Su existencia se conoce a través de la magnificencia de Su creación y en el mensaje del Evangelio de nuestro Rey resucitado, Jesucristo. Recuerda, entonces, lo que significa que los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Bendiciones.